Internacional 22/09/2021

Deportaciones exprés a galope de caballo en los EE.UU.

Washington investigará a los agentes fronterizos que persiguieron a migrantes haitianos en Texas

Mar Sala
3 min
Un agente de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos a caballo intenta impedir que un migrante  haitiano  entre en  un campamento al lado de Rio Grande, cerca del puente internacional Acuna De Rio, a De Rio, Texas, el 19 de septiembre de 2021

La escena no es ningún frame extraído de una película de Tarantino. La imagen fue tomada este domingo en un punto al lado de Río Grande, el caudal del cual dibuja la frontera entre México y el estado de Texas; entre la miseria de la que huyen miles de personas. La foto, que ha escandalizado a una parte de los Estados Unidos y del mundo, muestra la actuación de los agentes fronterizos de Texas a caballo, intentando dispersar agresivamente a los migrantes haitianos que se concentran en la ciudad de Del Río, para que vuelvan a las aguas del río. Algunos la comparan con épocas tan oscuras como la de la esclavitud.

La Casa Blanca ha tildado de "horribles" las imágenes, y el secretario de Seguridad Nacional ha dicho que su departamento abrirá una investigación sobre el caso. A pesar de esto, más allá de las promesas electorales para mejorar las políticas migratorias trumpistas y asegurar que con Joe Biden al frente de la Casa Blanca no se llevarían a cabo más deportaciones, la realidad sobre el terreno está siendo muy diferente. Desde hace semanas, más de 14.000 migrantes, la mayoría haitianos, han llegado al Puente Internacional que une a los Estados Unidos y México, después de que se difundiera el rumor de la posibilidad de acceder al país norteamericano en este punto fronterizo, atravesando el río. Muchas de las personas han vivido antes en ciudades mexicanas, o hace años que recorren la travesía esperando a que se los abra la puerta de acceso. Ahora acampan en lo que los testimonios describen como una pequeña ciudad, sin infraestructuras básicas, escaso acceso a alimentos, agua e higiene, y con condiciones de vida deplorables. El gobierno de los Estados Unidos anunció el sábado que aumentará los vuelos de deportación de miles de estas personas.

Miles de personas refugiándose en el campo bajo el Puente Internacional de Del Río, a la espera de ser procesadas, el 20 de septiembre de 2021

Del Río es uno de los muchos puntos de entrada en la frontera suroeste, donde las autoridades han visto aumentar el número de entradas irregulares durante el año pasado. Según Aduanas y Protección de Fronteras de los Estados Unidos, más de 200.000 travesías tuvieron lugar en el mes de agosto, cosa que elevó el número total durante el último año a 1,5 millones.

Las primeras deportaciones se produjeron el domingo con tres vuelos chárter que transportaron a 320 pasajeros directamente a la capital haitiana de Puerto Príncipe. Muchos de los que llegaron a Haití reconocieron que no se les había informado del destino. "¿Cómo teníamos que pensar que nos volverían a traer aquí?", explicaba Johnson Bordes a The Washington Post. La suya es la historia de un chico de 23 años que, como muchos, huyó de su país cuando solo tenía doce años, después de que el mortal terremoto de 2010 lo dejara a él y su familia sin hogar. Todos ellos huyeron a América del Sur, donde han vivido hasta llegar a la frontera con los Estados Unidos. "Esto es una injusticia. Ni siquiera sé dónde dormiremos esta noche". Según explica el diario norteamericano, al chico en Haití ahora no lo espera ningún familiar; cuando menos, vuelve a un país inmerso en una creciente violencia y la acusada inestabilidad política.

Agentes de la Patrulla Fronterera haciendo presión para que las personas no lleguen a tierra
stats