Internacional 08/02/2022

Los EE.UU. y Alemania anuncian unidad "absoluta" en cuanto a sanciones a Rusia si invade Ucrania

Biden reafirma que en caso de ataque ruso el gasoducto Nord Stream 2 no entrará en funcionamiento

3 min
Olaf Scholz, a la izquierda, y Joe Biden, a la derecha, durante la comparecencia de este lunes.

WashingtonFrente unido del eje Washington-Berlín en la crisis ucraniana. El presidente Joe Biden y el canciller Olaf Scholz han escenificado la comunión entre sus países ante la situación en el oriente europeo anunciando que están totalmente de acuerdo con cómo se tiene que actuar en caso de una invasión rusa de Ucrania, tema principal y casi único de su encuentro en la Casa Blanca.

Scholz llegaba a Washington perseguido por las críticas de "desaparición" e "invisibilidad" ante la crisis ucraniana, un líder que no se había mojado mucho y hacía malabares para no tener que expresarse con contundencia sobre la situación. Unas críticas que habían llegado incluso a la capital de los EE.UU., pero que Biden se ha encargado de disipar. "No hay ningún tipo de duda de que, para América, Alemania es un aliado en el que se puede confiar plenamente y uno de los líderes de la OTAN", ha dicho el líder de los EE.UU. Los dos, en su comparecencia ante la prensa después del encuentro bilateral, se han encargado de demostrar que la coordinación es total, hasta el punto de coincidir en el paquete de sanciones que se tiene que aplicar en caso de que el Kremlin decida pasar al ataque y hacer entrar a su ejército en territorio ucraniano.

En este punto, el tema más candente es el gasoducto Nord Stream 2, uno de los focos de preocupación de la Casa Blanca y un quebradero de cabeza para los alemanes: a través de este gasoducto les llegaría gas ruso para cubrir la mitad de sus necesidades energéticas. De momento el proyecto está parado, pero Alemania se resiste a cancelarlo definitivamente.

Biden no tiene ningún tipo de duda: si hay invasión rusa, "Nord Stream 2 no saldrá adelante". Más cauto, Scholz ha dejado entrever que coincide en la respuesta. "Estarem unidos. Actuaremos conjuntamente. Daremos todos los pasos necesarios", ha dicho, sin decir en ningún momento el nombre del gasoducto. Ni Biden ni Scholz han querido especificar cómo se llevará a cabo este cierre del grifo, ni dar explicaciones sobre los efectos que tendría la medida, solo han dicho que Rusia se dará cuenta de qué significa perder este mercado, y que, quizás, por lo tanto, se lo pensará dos veces antes de atacar Ucrania.

Borrell también está en Washington

La Casa Blanca no ha sido el único lugar donde se ha hablado de las consecuencias energéticas de la crisis ucraniana. En el edificio del departamento de Estado se ha convocado el consejo ministerial de energía entre los EE.UU. y la Unión Europea, un espacio en el que se ha debatido sobre soluciones para una respuesta coordinada en este sector.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, ha confirmado que el tema energético es "central" en la crisis en Ucrania porque Rusia lo utiliza "como carta en la geopolítica". Y esto ya está teniendo consecuencias, con impacto en las facturas de los consumidores.

De aquí la tarea conjunta de la UE y los EE.UU. para conseguir fuentes de suministro estables, con especial atención al gas. "Estamos trabajando conjuntamente para proteger los suministros de energía, incluidos los que podrían verse afectados en caso de una agresión rusa", ha añadido. Un Borrell que ha insistido en que la seguridad europea está en el "momento más peligroso desde el fin de la Guerra Fría", pero que todavía "hay tiempo para un acuerdo que evite lo peor". Sobre la amenaza rusa, el jefe diplomático europeo ha justificado las alertas porque "140.000 soldados rusos no están desplegados en la frontera con Ucrania para tomar el té".

Biden, en este sentido, ha recordado la recomendación de su gobierno a todos los connacionales de que abandonen con urgencia Ucrania. Para el presidente norteamericano, es la decisión más "inteligente" hoy por hoy, y lo ha reafirmado diciendo que no querría ver a norteamericanos en medio de "fuego cruzado".

stats