África
Internacional 06/07/2022

El expresidente de Angola, en muerte cerebral en Barcelona entre denuncias de un complot para asesinarlo

Mientras Eduardo dos Santos agoniza en una clínica privada, su hija asegura que quieren silenciar su apoyo a la oposición

Jaume Portell
3 min
El expresidente de Angola Eduardo dos Santos, en una imagen de archivo

Barcelona“José Eduardo dos Santos, padre mío, harán lo que sea para hundirte porque saben que eres más grande que ellos. Te amo sin límites". Este es uno de los últimos mensajes en Instagram de Tchizé dos Santos, hija del expresidente de Angola José Eduardo dos Santos. Dos Santos, de 79 años, se encuentra ingresado en la clínica Teknon de Barcelona, y su hija considera que es víctima de un intento de asesinato por parte del actual gobierno de Angola. A principios de esta semana, Tchizé denunció a los Mossos d'Esquadra el médico personal de su padre, Joao Afonso, y la segunda mujer del exmandatario, Ana Paula dos Santos. Fuentes del gobierno de Angola, consultadas por el ARA, declaran que no quieren polemizar en medio del “momento más delicado” para el exjefe de estado del país: “La noticia en este momento es la salud delicadísima de José Eduardo dos Santos”, dicen. Todo esto sucede pocas semanas antes de las elecciones en el país sudafricano el próximo 24 de agosto: el partido que gobierna desde la independencia de Portugal en 1975, el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), llega dividido a unos comicios donde su rival histórico, la Unión Nacional para la Independencia Total de Angola (UNITA), se presenta como la principal fuerza opositora.

Según ha podido saber el ARA, Dos Santos está en muerte cerebral, pero la familia no lo quiere desconectar. Inicialmente, fue ingresado en el Hospital Clínic después de sufrir un paro cardiaco en su casa.

Una historia de poder y corrupción

Cuando José Eduardo dos Santos cedió el poder a su delfín, Joao Lourenço, la transición parecía la forma más sencilla de garantizar que Dos Santos y su entorno continuarían mandando. Después de 38 años en el poder, y habiendo vencido en una guerra civil larguísima (1975-2002), el viejo marxista había consolidado su dominio a través de su familia, colocada en las empresas estatales del país. Sonangol, la empresa nacional de petróleo, o el fondo de inversión soberano, edificado sobre los ingresos de este recurso natural, garantizaban una fuente de influencia a sus descendentes. Lourenço, una vez convertido en presidente en 2017, quiso marcar perfil propio: en su lucha contra la corrupción, el nuevo mandatario echó de Sonangol a Isabel dos Santos, la mujer más rica de África e hija del ya expresidente, y persiguió judicialmente a su hermano Filomeno, que a estas alturas tiene prohibido salir de Angola.

Tchizé dos Santos, la hija del expresidente, acusa al gobierno actual de intentar asesinar a su padre por un motivo claro: evitar que diga abiertamente que en el mes de agosto hay que votar a la UNITA. Si finalmente muere, quiere evitar que el funeral sea en Angola, puesto que teme que el gobierno actual utilice la figura de su padre para reforzarse de cara a las elecciones. En Angola, la salud del expresidente ha ocupado el primer plano mediático estos días, según explica el analista angoleño Claudio Silva. Silva considera que las acusaciones de Tchizé dos Santos están fuera de lugar: “A pesar de que el actual presidente tiene un poder ilimitado, sería ridículo sugerir que está intentando asesinar a José Eduardo dos Santos. Dos Santos está enfermo desde hace tiempo y el deterioro de su salud no es ningún secreto”.

Silva explica que hay una gran diferencia entre los medios públicos y los privados. Mientras en los públicos hay censura y básicamente se dedican a seguir el día a día de Joao Lourenço, en los privados se ha podido seguir el choque entre la familia Dos Santos y el gobierno actual: “Como nación, todo ello ha sido muy vergonzoso, pero refleja como de mal se comunican el MPLA y los Dos Santos con el país.” A pesar de que se ha presentado como un presidente anticorrupción que quiere acabar con las malas prácticas del pasado, Lourenço ha tapado los casos de algunos de los miembros de su propio gabinete, según Silva. El analista duda que el lugar donde se entierre a Dos Santos sea decisivo de cara a las elecciones: “Con funeral de estado o sin, creo que lo que queremos es pasar página. Los angoleños quieren una sanidad y una educación mejores, y menos dependencia del petróleo”.

El peso del petróleo

Angola es uno de los países que el gobierno español ha señalado como clave en su último Plan África, que marca las prioridades de España en el continente. Pedro Sánchez visitó el país el abril del año pasado, y su homólogo visitó Madrid cinco meses más tarde. España es el principal socio de Angola en Europa, con exportaciones que se basan principalmente en el petróleo. Un tercio de las importaciones de petróleo en España vienen del continente africano, con un especial protagonismo de Nigeria y Argelia. Angola, situada al suroeste del continente, es útil para diversificar el suministro. En este sentido, la vía judicial abierta por Tchizé dos Santos es un obstáculo en las relaciones crecientes entre los dos países.

stats