Unión Europea
Internacional 09/05/2021

David Sassoli: “La falta de poderes de la UE en ciertos ámbitos nos ha dejado con las manos atadas”

4 min
David Sassoli: “La falta de poderes de la UE en ciertos ámbitos nos ha dejado con las manos ligadas”

BruselasEn 2019 David Maria Sassoli (Florencia, 1956) tomaba el relevo del también italiano Antonio Tajani como presidente del Parlamento Europeo. Sin embargo, políticamente compartían poco más que la nacionalidad. Sassoli llegó a la Eurocámara por primera vez en 2009 en la familia socialista. Antes de la política había ejercido durante años de periodista. Ahora, desde el otro lado, responde a las preguntas de este diario por correo electrónico y reflexiona sobre los retos de Europa y el rol de la institución que preside en el conflicto entre Catalunya y España.

Visto con la perspectiva de un año, ¿está orgulloso de la gestión que la UE ha hecho de la pandemia?

— La UE ha demostrado que cuando actúa de forma coordinada allá donde tiene competencias, funciona. Hemos llegado a acuerdos inéditos, la respuesta de Europa para paliar los efectos económicos y sociales de la pandemia marcará un antes y un después en nuestra historia. También se han cometido errores y tenemos que aprender, pero hemos visto que allá donde la UE no tiene margen de maniobra es donde hay problemas, como la estrategia de vacunación.

¿Qué errores se han cometido?

— La crisis nos ha recordado una lección que ya tendríamos que haber aprendido: los problemas se incrementan cuando la Unión tiene que actuar en ámbitos donde no tiene plenos poderes, una Europa con más competencias es más eficiente.

¿Qué le dice al europeo decepcionado porque las vacunas y el dinero del fondo de recuperación llegan tarde?

— La UE se está esforzando al máximo para hacer frente a la pandemia. Si miramos fuera de nuestras fronteras, veremos que no somos los únicos con problemas. La falta de poder de la UE en algunos ámbitos nos ha dejado con las manos atadas. No se entiende que la misma Europa capaz de articular una respuesta económica con la flexibilización de las ayudas de estado o la suspensión del Pacto de Estabilidad en tiempo récord no haya dado la misma respuesta en la vacunación.

Dice la presidenta Von der Leyen que la UE es la “farmacia del mundo”, pero se ha quedado atrás en la vacunación. Hay quien puede pensar que se tendría que haber priorizado la vacunación interna y después exportar.

— La exportación de vacunas tiene que funcionar bajo el principio de reciprocidad. Es fundamental que haya colaboración con los países productores. Ahora bien, no podemos hablar de exportaciones de manera genérica, porque también nos referimos a hacer llegar vacunas a países en vías de desarrollo y aquí la actuación de la UE no se puede poner en cuestión.

A pesar estas medidas “inéditas”, parece que Biden haya cogido la bandera de los valores socialdemócratas más propios de la Unión. ¿Se está quedando atrás, Europa?

— Este sábado concluíamos en Oporto la cumbre social europea. Los líderes europeos han debatido con la ciudadanía y con representantes de los diferentes sectores de la sociedad propuestas para mejorar la implementación del pilar social, que siempre será una señal de identidad de la UE.

La Conferencia del Futuro de Europa invita al debate pero no implica reformas. ¿Hay que cambiar los tratados por cuestiones como las listas transnacionales, el papel de la Eurocámara o el Pacto de Estabilidad?

— Europa necesita repensarse. Necesitamos nuevas formas de participación y toma de decisiones. El Parlamento ya ha puesto sobre la mesa ideas como las listas transnacionales en las elecciones europeas, los Spitzenkandidaten, el poder de iniciativa legislativa, el fin del derecho de veto y nuevas competencias europeas como la sanidad. Ahora se abre un debate con la ciudadanía. El objetivo es construir un gran consenso sobre las ideas, para después pasar a la acción, con reformas si hace falta.

La Eurocámara ha sido uno de los escenarios donde el independentismo catalán ha hecho visible su causa. ¿En el debate sobre el futuro de Europa, hay espacio o voluntad para debatir la necesidad de tener en cuenta las especificidades o demandas como las que vienen de Catalunya?

— Si algo significa Europa es diversidad. Recientemente respondí a una carta del presidente de Parlamento de las Islas Baleares sobre el uso del catalán en la Eurocámara con motivo del 30 aniversario de la resolución Reding. La resolución fue aprobada en el pleno sin ningún voto en contra y tuvo como consecuencia lo que ya es un hecho: que los ciudadanos españoles puedan comunicarse con el Parlamento Europeo en cualquiera de las lenguas reconocidas en la Constitución española. Celebro el compromiso del secretario de estado para la UE por el uso de las lenguas cooficiales en España en la plataforma de la Conferencia sobre el Futuro de Europa.

¿Entonces cree que no hay que abrir este debate, a pesar de hablar de la necesidad de “repensar Europa”?

— Miércoles en el Comité de las Regiones dije que las regiones, ciudades y distritos tendrán un papel importante en el camino hacia la recuperación, el crecimiento económico y la ocupación. Además, están jugando un papel fundamental, en la pandemia, muchas veces en la vanguardia, y se tiene que destacar. La Conferencia tiene que ser un espacio sin tabúes y animo a las instituciones y actores sociales de Catalunya a participar activamente.

Desde los partidos independentistas catalanes se ha puesto en entredicho el papel que ha jugado el Parlamento Europeo. ¿Teme que las denuncias presentadas al TJUE prosperen?

— He recibido críticas por mi gestión tanto de actores independentistas como de contrarios a la independencia. Como presidente, mi papel ha sido, es y será siempre institucional, como demostré el 19 de diciembre después de la sentencia del TJUE nombrando eurodiputados a Comín, Junqueras y Puigdemont.

stats