Carrera espacial
Internacional 20/07/2021

Bezos se eleva al espacio e impulsa la carrera por el turismo espacial

El multimillonario hace su primer vuelo con la persona más mayor y la más joven que jamás han viajado al espacio

4 min
eff Bezos, en el centro, con sus compañeros de vuelo: su hermano Mark (izquierda), el joven de 18 años

"¡Increíble!". "¡Alucinante!". "El mejor día de mi vida!". Por los gritos del multimillonario Jeff Bezos y de sus tres acompañantes en el primer vuelo espacial tripulado de su compañía privada, Blue Origin, daba toda la sensación de que habían vivido una aventura irrepetible, como quien sube a un parque de atracciones espacial. Y la intención es claramente esta: ofrecer la experiencia de viajar al espacio a los pocos privilegiados que se puedan pagar el precio del billete. La carrera por el dominio del turismo espacial coge impulso con este primer vuelo de Blue Origin, que este martes se ha completado con éxito y ha llevado al mismo Bezos, propietario de Amazon y el hombre más rico del mundo, hasta el espacio. El hito ha tenido lugar, de hecho, nueve días después del vuelo del multimillonario británico Richard Branson con su compañía Virgin Galactic: la competencia por el turismo espacial está servida.

A las tres en punto de la tarde, hora catalana, un cohete New Shepard de Blue Origin se ha elevado desde el desierto de Texas para llevar a Bezos y tres pasajeros más a 100 kilómetros de la superficie terrestre, justo en su punto donde técnicamente se acaba la atmósfera y empieza el espacio. Era el primero vuelo espacial tripulado de Blue Origin, la compañía de Bezos, que lleva 17 años trabajando para llevar a humanos al espacio y que hasta ahora había hecho 15 vuelos de prueba sin tripulación.

Bezos inauguraba así los vuelos espaciales tripulados de su compañía y lo hacía acompañado de tres personas que también volaban por primera vez al espacio. Wally Funk, una piloto norteamericana de 82 años, se ha convertido en la persona de más edad que hace un vuelo espacial y a la vez ha reparado un agravio sexista: en los 60 superó todas las pruebas para convertirse en astronauta pero nunca fue escogida para volar al espacio por el hecho de ser mujer, a pesar de tener puntuaciones superiores a algunos de sus compañeros. Además de la persona de más edad, también iba el chico más joven que ha salido nunca al espacio: Oliver Daemen, de 18 años, hijo de un multimillonario neerlandés que ha pagado 20 millones de dólares para embarcarlo con Bezos. El cuarto turista espacial era el hermano de Bezos, Mark.

"Go Jeff! Go Mark! Go Wally! Go Oliver!", clamaba la presentadora de la compañía, enumerando los cuatro integrantes de la nave, justo cuando el cohete se elevaba. El vuelo ha durado diez minutos, de los cuales unos dos o tres los han pasado teóricamente flotando sin gravedad a unos 100 kilómetros de la Tierra. Hasta después de tres minutos después del despegue, cuando la cápsula ya se separaba del cohete, a unos 3.000 kilómetros por hora de velocidad, no se han empezado a sentir los gritos de Bezos y sus acompañantes dentro de la nave, emocionados de ver el planeta desde aquella altura. El audio se entrecortaba, pero en algunos momentos se ha podido sentir alguien que gritaba: "Happy, happy, happy!" ("Feliz, feliz, feliz").

La cápsula se ha separado del cohete a unos 75 kilómetros de la Tierra, y al minuto 7 el cohete New Shepard ha aterrizado con éxito en la plataforma de despegue, tal como estaba previsto. Un minuto y medio después la cápsula ha empezado a bajar hacia la superficie de la Tierra.

Bezos se eleva al espacio y da impulso a la carrera por el turismo espacial

Tras 10 minutos y 22 segundos, la cápsula ha tocado tierra con los cuatro turistas espaciales sanos y salvos. Todavía han tardado unos minutos en salir, porque había que reducir toda la carga eléctrica que podía haber cogido la cápsula durante el viaje. "Estoy tan agradecido a todo el mundo que lo ha hecho posible", se oía que decía el hermano de Bezos, y el joven Daemen añadía: "Ha sido increíble, fantástico". Una vez fuera de la nave, y entre abrazos con los familiares, la emoción de los cuatro turistas espaciales se ha desbordado con champán para celebrar el éxito de la misión.

Los cuatro habían llegado poco antes a la plataforma de lanzamiento, situada en la localidad texana de Van Horn, a pocos kilómetros de la frontera con México, con trajes azules de astronauta. El multimillonario lucía su habitual sombrero de cowboy cuando entró y cuando salió de la cápsula. La presentadora de Blue Origin que hacía de maestra de ceremonias en la retransmisión online no ha desaprovechado la ocasión para tratar de vender boletos y ha invitado todo el mundo que quiera vivir la experiencia de ser turista espacial –y tenga la fortuna para serlo, cosa que no ha mencionado – a enviar un correo electrónico a Blue Origin. "Ofrecemos los pasajes para viajar al espacio", decía, mientras todavía esperaban el despegue.

El 11 de julio, Richard Branson, propietario de la empresa espacial Virgin Galactic, subió hasta 86 kilómetros de altitud, en un vuelo que también duró unos once minutos. A pesar de que científicamente se considera que el espacio empieza a partir de los 100 km, la NASA define como astronauta cualquier persona que vuele por encima de los 80.

La carrera de los multimillonarios continuará en septiembre, cuando el propietario de Tesla y fundador de SpaceX, Elon Musk, pretende subir todavía algo más arriba con una de sus naves.

La fecha escogida por Bezos no era casual porque fue un 20 de julio (de 1969) cuando Neil Armstrong se convirtió en el primer ser humano que pisó la Lluna. El vuelo de Bezos y sus tres acompañantes se ha podido seguir en directo a través de la web de Blue Origin. Para seguirlo en las redes sociales estaba la etiqueta #NSFirstHumanFlight.

stats