Francia
Internacional 04/07/2022

Macron despide a los ministros que no ganaron el escaño después del batacazo en las legislativas

El presidente francés mantiene a la primera ministra y aparta al titular acusado de violación

3 min
El presidente francés Emmanuel Macron a la primera reunión del nuevo gobierno.

ParísDos semanas después de las elecciones legislativas y menos de dos meses después de renovar el gobierno de arriba abajo, Emmanuel Macron ha vuelto a remodelar el ejecutivo para pasar página de la derrota electoral y arrancar una legislatura que se anuncia muy complicada. El presidente de Francia ha cumplido este lunes su promesa de echar del gobierno liderado por la primera ministra, Élisabeth Born, a los ministros que se presentaban a los comicios y que no consiguieron salir elegidos como diputados. Con el argumento de falta de legitimidad, Macron ha cesado a las titulares de Sanidad, Brigitte Bourguignon, y de Transición Ecológica, Amélie de Montchalin. También se va la secretaria de Estado del Mar, Justine Benin.

Por ahora, Macron mantiene a Borne como jefe del gobierno, a pesar de que estaba en la cuerda floja desde que la coalición presidencial no consiguió revalidar la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional. Después del mal resultado en las legislativas, Macron pretende dar una imagen de cambio, con diez caras nuevas en el ejecutivo, que le permita dar un nuevo impulso al quinquenio.

El presidente de la República también ha decidido finalmente echar al ministro de Solidaridades y Personas Discapacitadas, Damien Abad, acusado por tres mujeres de violación y abusos sexuales –el último caso lo ha hecho público este mismo lunes la televisión BFMTV–. En un primer momento, se había negado a apartarlo , pero la apertura de una investigación por parte de la Fiscalía por tentativa de violación había dejado al ministro, exdiputado del partido conservador (Los Republicanos), en una posición muy frágil. En cambio, Macron mantiene a una secretaria de Estado, Chrysoula Zacharopoulou, acusada también por dos mujeres de violación y por otra de violencia obstétrica en el marco de su trabajo como ginecóloga.

"Ayer volví a tener una larga charla con él [con el presidente Macron]. Me parecía preferible, ante las despreciables calumnias de las cuales soy objeto, orquestadas en un calendario muy escogido (…) que me pudiera defender sin entorpecer la acción del gobierno", se ha justificado Abad después de anunciarse su destitución.

Pasar página de la derrota electoral

El inquilino del Elíseo quiere pasar página de la derrota electoral y arrancar una legislatura que se anuncia complicada. Con la remodelación del gobierno, el presidente de la República también intenta tener muy ligado el apoyo parlamentario de los dos partidos –MoDem y Horizontes– que forman parte de la coalición parlamentaria liderada por su partido, hasta hace poco La República en Marcha y ahora rebautizado como Renacimiento. Para hacerlo ha aprovechado la remodelación para nombrar a diferentes ministros delegados –una figura que equivale a un viceministro– y secretarios de estado de MoDem y Horizontes.

No entra en el gobierno ningún político cercano a Los Republicanos ni de ninguno otro partido, un síntoma que por ahora el presidente no ha conseguido negociar con ninguna fuerza parlamentaria una alianza estable en la Asamblea que le permita gobernar con más comodidad. Las elecciones legislativas de junio dejaron un parlamento tan fragmentado, sin mayorías claras, que amenaza de hacer ingobernable Francia. La alianza de Macron solo consiguió 245 escaños, lejos de la mayoría absoluta (289).

En la oposición tampoco hay posibilidades de alianzas que sumen 289 diputados, dado que la segunda y tercera fuerza de la Asamblea son la alianza de las izquierdas y la extrema derecha. El llamamiento a la responsabilidad de los partidos que hizo el presidente no parece que haya tenido éxito: si nada cambia en los próximos días, Macron tendrá que gobernar negociando acuerdos parlamentarios ley por ley, sin un apoyo estable. En un país acostumbrado a las mayorías absolutas en el Parlamento, la nueva situación se prevé complicada. Se podría llegar a un bloqueo político inédito. Está previsto que este lunes por la tarde se celebre el primer consejo de ministros y el miércoles la primera ministra pronuncie el tradicional discurso de apertura de legislatura en la Asamblea.

Fin de la paridad en el gobierno

El presidente de Francia ha rematado la remodelación con cambios de carteras que rompen con la paridad que había hasta ahora en el ejecutivo. Un ejemplo es el cambio de cara de la portavoz: el hasta ahora ministro de Relaciones con el Parlamento, Olivier Véran, sustituye a Olivia Grégoire, que no llevaba ni dos meses en el cargo y había sido muy criticada internamente por su nueva tarea. Grégoire pasa a ocupar el cargo de ministra delegada de Pymes, Comercio y Turismo, que depende del ministerio de Economía. También dos de los ministerios más importantes en el contexto actual, el de Sanidad y el de Transición Ecológica, pasan de estar en manos de dos mujeres a estar ocupados por dos hombres. En el nuevo gobierno, de los 17 ministros solo seis son mujeres. El ejecutivo, sin embargo, asegura que sí que es paritario. La afirmación solo es cierta si se tienen en cuenta los ministros delegados y los secretarios de estado.

stats