Próximo Oriente
Internacional  /  Oriente Próximo 23/11/2022

Primer ataque mortal con explosivos en Israel desde la Segunda Intifada

Un doble ataque con mochilas bomba cerca de Jerusalén deja un muerto y 22 heridos

3 min
Un experto en desactivación de bombas y la policía israelí trabajan junto a un autobús dañado después de una explosión a una parada de autobús en Jerusalén

JerusalénA primera hora de la mañana de este miércoles, en plena hora punta, se han producido dos explosiones consecutivas en dos puntos diferentes de la carretera que une Tel-Aviv con Jerusalén, muy cerca de esta ciudad. Hay al menos un muerto y 22 heridos, según la policía israelí. Las autoridades han informado que se trata de un "ataque combinado" con mochilas bomba, que iban llenas de llaves para maximizar el daño, y que se han detonado a distancia.

Se trata de una técnica casi inédita desde la Segunda Intifada (2000-2005). El único ataque con bomba desde entonces se produjo en 2016 en un autobús, a pesar de que en aquella ocasión dejó 21 heridos pero ninguna víctima mortal. El atentado todavía no ha sido reivindicado, a pesar de que Hamás ya ha celebrado la acción. La Yihad Islámica Palestina tampoco ha reclamado la autoría del ataque, pero ha defendido que se trata de una "respuesta natural a la ocupación". 

La primera explosión se ha producido a las siete de la mañana en la parada de autobús de Givat Shaul, dentro del término municipal de Jerusalén, un escenario que remite a los atentados contra autobuses de la Segunda Intifada. 17 personas que estaban en la estación en el momento de la deflagración han resultado heridas, dos de ellas de gravedad, y una ha muerto según fuentes sanitarias. El segundo explosivo ha sido detonado treinta minutos después en el cruce de Ramot, a menos de seis kilómetros del primer ataque, y ha dejado cinco heridos.

El comisario de policía Kobi Shabtai ha informado de que podría haber dos autores diferentes. "Esta es una estrategia de ataque que hacía muchos años que no veíamos", ha dicho Shabtai, que ha pedido a los ciudadanos que estén alerta por la presencia de paquetes sospechosos y ha informado de que la policía está registrando la zona y todo Jerusalén en busca de otros dispositivos.

La víctima ha sido identificada como Aryeh Shechopek, un canadiense de 16 años que estudiaba en una escuela religiosa, según la televisión israelí Kan. Con Shechopek ya son 29 los israelíes muertos en Israel y Cisjordania este año debido a atentados palestinos. El futuro primero ministro, Benjamin Netanyahu , ha dicho en un mensaje en Twitter que reza "por la salud de las personas heridas" y ha enviado su apoyo "a las fuerzas de seguridad que están operando sobre el terreno". En declaraciones a Army Radio, el alcalde de Jerusalén, Moshe Lion, se ha mostrado firme: "No dejaremos que [el terrorismo] perturbe nuestra forma de vida". También ha señalado que hay que invertir "miles de millones" de séquels para mejorar las condiciones de vida de los residentes de Jerusalén Este y así luchar contra las vías que conducen al terror. 

"Recuperar los asesinatos selectivos"

Por su parte, el líder de Poder Judío, el ultraderechista Itamar Ben Gvir, ha ido hasta el lugar de la explosión, donde ha dicho que "el terror tiene que pagar un precio muy, muy, muy alto" por estos atentados. Ben Gvir, que reclama convertirse en el próximo ministro de Seguridad Pública –responsable de la policía–, ha sostenido que Israel tiene que "recuperar los asesinatos selectivos" de objetivos militares y miembros de grupos terroristas.

También ha pedido imponer más restricciones a los presos condenados por crímenes de seguridad, bloquear los subsidios de la Autoridad Palestina a las familias de terroristas e "ir casa por casa" para encontrar a los autores de atentados, después de ataques combinados como el de este miércoles por la mañana. "La política tiene que cambiar", ha dicho, y ha añadido: "Debemos formar gobierno cuanto antes, mejor; el terror no espera".

Un adolescente muerto en Nablus

Los atentados de este miércoles se han producido pocas horas después de la muerte de un adolescente palestino, la noche del martes, durante enfrentamientos entre milicianos y el ejército israelí a Nablus. El joven ha sido identificado como Ahmad Shehada, de 16 años, y es la víctima palestina número 200 en Cisjordania en choques con las fuerzas de seguridad israelíes: la cifra más alta desde 2006.

Paralelamente, un ciudadano israelí murió la noche del martes en un accidente de tráfico cerca de la ciudad palestina de Yenín. El hombre, que pertenecía a la minoría drusa israelí, fue trasladado a un hospital local, donde milicianos de la Yihad Islámica secuestraron el cuerpo. El grupo podría querer el cadáver para intercambiarlo por presos palestinos o por cuerpos de milicianos muertos a manos israelíes que no se han entregado a sus familias. En declaraciones a medios israelíes, el padre del muerto ha asegurado que su hijo fue secuestrado "por 20 enmascarados" cuando todavía tenía polvo. "No pudimos hacer nada para evitarlo", ha dicho.

stats