Internacional 04/01/2021

La población de Corea del Sur decrece por primera vez en la historia

La baja natalidad y el envejecimiento suponen un grave riesgo para la cuarta economía de Asia

Ara
3 min
GettyImages-52209410

BarcelonaSalta la alarma en Corea del Sur al registrarse en 2020 más muertos que nacimientos, un dato sin precedentes en la historia de este país. El envejecimiento de la población es un riesgo para la cuarta economía del continente asiático, con un 40,7% de personas de más de 50 años. Además, se convierte en el país con la tasa de fecundidad más baja de la OCDE, con 0,92 hijos de media.

La baja natalidad ha sido el factor determinante para marcar la cifra más baja desde que se tienen datos: se ha reducido un 10% el último año respecto al 2019, con solo 275.800 nacimientos, mientras que las defunciones han llegado a 307.764. El declive demográfico se produce después de una década en la que la tasa de crecimiento ha experimentado una reducción progresiva, del 1,49% en 2010 al 0,05% en 2019.

La inquietud se explica porque el envejecimiento de la población genera un fuerte aumento en el gasto público por la elevada demanda del sistema sanitario y de las pensiones, a la vez que implica una escasez laboral. Si se mantiene la tendencia actual, el gobierno prevé una caída de la población de los 51 millones actuales a los 39 en 2064.

El ministro de Interior ha avisado sobre la urgencia de actuar ante la tasa de fertilidad en declive y se ha comprometido a “realizar cambios fundamentales en las políticas importantes”. El mes pasado el presidente Moon Jae-in anunció unas cuantas medidas, entre las cuales destaca el incentivo económico a las familias que decidan tener hijos: a partir de 2022, por cada nuevo nacimiento se dará una ayuda de 2 millones de wons (1.500 €) para cubrir los gastos prenatales y unos 225 € mensuales una vez haya nacido el niño.

Ayudas insuficientes

Hay quien cree que estas ayudas no serán suficientes para cambiar la tendencia. Los elevados costes de la educación y la vivienda hacen que muchas parejas no se puedan plantear tener hijos. Además de las dificultades económicas, los expertos han constatado una oposición creciente de las mujeres respecto a las normas sociales establecidas, que las empujan a encargarse del cuidado y la educación de los hijos mientras los maridos trabajan. Es por eso que se piden políticas de conciliación laboral y una retribución económica por los trabajos domésticos.

En el año 2018 solo el 22% de las mujeres solteras surcoreanas consideraban casarse como una parte necesaria de su vida, en comparación con el 47% de la década anterior. Este cambio se ha visto reflejado en el número de matrimonios, que han pasado de 434.900 en 1996 a 257.600 el último año. Los expertos lo relacionan con el declive de la tasa de fecundidad, que se ha reducido a mínimos históricos con 0,92, lejos de los 2,1 hijos necesarios de media para mantener la población estable. La dimensión de esta reducción es drástica si se compara con la de hace 50 años, de 4,53.

Respuesta ejemplar ante el coronavirus

El decrecimiento de la población poco ha tenido que ver con un aumento de defunciones debido al coronavirus, un total de 924. El país del Asia Oriental ha sido, desde el comienzo de la pandemia, un ejemplo de actuación rápida y eficaz. Su sistema exhaustivo de rastreo de contagios, evitando confinamiento y cierre de fronteras, le ha permitido convertirse en uno de los que mejor han controlado la expansión del virus. Aun así, las últimas dos semanas está experimentando un aumento importante de casos que lo ha llevado a prohibir las reuniones de más de cuatro personas hasta el 17 de enero. Corea del Sur suma desde el inicio de la pandemia un total de 62.000 contagiados y 924 defunciones, con una tasa de mortalidad del 1,5%.

stats