Internacional 16/04/2022

Rusia vuelve a atacar Kiev después de ver cómo se hunde uno de sus barcos insignia

Los bombardeos se intensifican en el Donbás y las tropas ucranianas se aferran a una planta metalúrgica de Mariupol

3 min
Fábrica de misiles a la región de Kíiv que este viernes de madrugada ha golpeado Rusia con misiles

BarcelonaEn poco más de 24 horas, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha visto cómo se hundía en el mar Negro uno de sus barcos de guerra insignia, el Moscova, y también como Bélgorod, ciudad rusa fronteriza con Ucrania, era de nuevo golpeada por varios misiles, según la agencia Tass. Y la respuesta de Putin ha sido una advertencia al Gobierno ucraniano con un bombardeo en Kiev después de días de tregua en la región. El presidente ruso ha avanzado que los misiles sobre la capital aumentarán si hay más acciones "de sabotaje" en territorio ruso. El aviso de Putin ha sido en forma de cohete de alta precisión contra una planta industrial de Kiev que precisamente fabricaba misiles antibuques. Aun así, el Kremlin sigue sin aceptar que el Moscova fue golpeado por un misil ucraniano tal como afirma Kiev -y también fuentes militares de Estados Unidos-, sino que solo ha reconocido que se hundió mientras lo remolcaban de vuelta al puerto de Sebastopol en medio de una tormenta, después de un incendio causado por una explosión, que no ha detallado qué la provocó. Ucrania reivindica la autoría y ha afirmado que en el ataque al barco murió el capitán, Anton Kuprin.

Las fuerzas ucranianas centran sus esfuerzos en el este, donde temen que ya haya empezado la ofensiva rusa definitiva. Este viernes, las autoridades han reportado fuertes bombardeos en el Donbás y el jefe de la administración de Donetsk, Pavló Kirilenko, ha asegurado que casi todos los pueblos de la zona han sufrido ataques, unas acciones que han dejado al menos 11 civiles muertos, entre los que hay un niño. Los ataques, según Kirilenko, han afectado a tres escuelas, un hogar de niños, tres edificios administrativos, trece bloques residenciales, 322 casas y 26 empresas. También ha habido ataques en Mykolaiv, que han provocado al menos cinco muertos por el impacto de una bomba de dispersión, según ha denunciado el gobernador de la región, Vitali Kim. En Járkov tampoco cesan los intercambios y este viernes ha habido siete civiles muertos y 34 heridos. Ante esto, el gobernador de Lugansk, Serhí Gaidai, ha instado de nuevo a la población a huir: "No lo dudes y vete. Opta por la vida". De hecho, este viernes 2.864 personas han podido ser evacuadas de los principales frentes, 370 de las cuales de Lugansk y 363 de Mariupol.

De la ciudad portuaria asediada todavía solo se puede salir en coche privado. Al asedio ruso se suma que ahora el Kremlin también está atacando Mariupol con misiles de largo alcance, según el Gobierno ucraniano. Los combates se centran en un punto clave: la planta siderúrgica de Azovstal, que es una de las más grandes de Europa y tiene más de 11 kilómetros. Las fuerzas de Kiev están repartidas por la planta mientras las tropas rusas intentan acceder.

Destrucción en Mariupol

Escalada verbal entre Rusia y EE.UU.

La escalada verbal entre Rusia y Estados Unidos ha subido un escalón después de que el Kremlin haya advertido en una nota diplomática que habrá "consecuencias imprevisibles" si EE.UU. sigue armando a Ucrania, según ha informado The Washington Post. El presidente norteamericano, Joe Biden, ha dicho, en cambio, que está "preparado" para visitar Ucrania, una forma de estrechar lazos con Volodímir Zelenski. Tampoco Alemania ha hecho caso de la advertencia, puesto que, según Reuters, está preparando un paquete de 2.000 millones de euros destinado a equipación militar para Ucrania.

Aun así, el director de la CIA, Wiliam Burns, ha afirmado que "no se puede tomar a la ligera" la posibilidad de que Rusia use armas nucleares en Ucrania. Lo ha dicho al día siguiente de que el vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev, amenazara con desplegar armas nucleares en el Báltico si Suecia y Finlandia ingresan a la OTAN. Además de las amenazas, Moscú ha expulsado a 18 empleados de la delegación de la Unión Europea en Rusia como represalia.

Zelenski: "50 días de defensa es un éxito"
stats