Misc 12/03/2021

El análisis de Antoni Bassas: 'Nuevo Parlament, viejas anomalías, gran discurso de Borràs'

Borràs podrá hacer lo que hace siempre con naturalidad: marcar perfil propio, incluso dentro de su mismo partido. Por lo que Borràs ha mostrado hasta ahora, es seguro que la presidencia del Parlament estará encarnada por una mujer con una fuerte personalidad

3 min

El nuevo Parlament de Catalunya ya está constituido, desde este mediodía. Ha puesto una gran emoción la presencia de una diputada, la de Meritxell Serret, que justo ayer volvió de un exilio de más de tres años en Bruselas. A la entrada del Palau del Parlament, en el Parc de la Ciutadella, Serret se ha encontrado con la presidenta Forcadell. Las lágrimas de los presentes han contrastado con la frialdad glacial con la que los diputados del PSC, capitaneados por Salvador Illa, han saludado a Meritxell Serret cuando Ernest Maragall, presidente de la mesa de edad, ha dado la bienvenida a su escaño a la diputada de Esquerra.

Y como ya pasó en enero del 2018, Ernest Maragall ha querido aprovechar los minutos de presidencia de los que disfrutaba gracias al hecho de que es el diputado con más edad (nacido en 1943). A su lado, un diputado del PSC y uno de Vox, los más jóvenes. Maragall ha hablado de lo que hoy es Catalunya y de lo que podría ser, y ha dicho el nombre de cada cosa de manera categórica: 

Aún así, Maragall se ha quedado en minoría ante sus compañeros de mesa de edad, que no ha aceptado que Lluís Puig, conseller en el exilio y diputado, pudiera votar.

En la primera votación, Laura Borràs no ha logrado la condición de presidenta, porque había que obtener la mayoría absoluta y la CUP se ha abstenido, de forma que Borràs solo ha tenido los votos favorables de Esquerra y Junts. A la segunda sí, Laura Borràs, con una mascarilla con un poema impreso de Joan Margarit, ha subido hasta la parte más alta del Parlament, constituido hoy en otra sala por las normas contra el covid-19, y visiblemente emocionada se ha dirigido a la cámara. Borràs ha hablado largamente de los presos y exiliados, de la represión del Estado e, incluso, de la guerra sucia. Y ha dibujado así como será su presidencia:

Laura Borràs: "La legislatura que comenzamos tiene que marcar un adelanto hacia la independencia de Catalunya porque así lo han querido más de la mitad de los catalanes. Aun así sabemos que lo que el Estado no consigue ganar en las urnas lo hace en los tribunales. La judicialización de la política que España ha convertido en única respuesta desde hace años es la mayor demostración de impotencia. Si no hay diálogo no puede haber política. Y el estado español ha renunciado a dialogar y está dispuesto a decidir sobre qué pueden y no pueden dialogar los otros, y está dispuesto a decidir sobre qué se puede y no se puede dialogar en esta cámara. Y quiero dejar bien claro que mientras sea presidenta del Parlament esto no pasará, los diputados del Parlament no tendrán otras limitaciones que las que imponen los principios democráticos".

Laura Borràs ya es, pues, la segunda autoridad de este país (a la espera de que el procedimiento judicial que tiene abierto pueda desposeerla o no de la condición de presidenta del Parlament). Políticamente, Borràs ha elegido, ha preferido ser la líder del legislativo y no la vicepresidenta del ejecutivo, una posición que probablemente recaerá en Elsa Artadi. De este modo, Borràs queda a resguardo de las contradicciones de un gobierno que continuará sometido a las tensiones de la prisión, el exilio, la falta de diálogo del Estado y la competencia de siempre entre Esquerra y el espacio soberanista que tiene a su derecha. Borràs podrá hacer lo que hace siempre con naturalidad: marcar perfil propio, incluso dentro de su mismo partido. Por lo que Borràs ha mostrado hasta ahora, es seguro que la presidencia del Parlament estará encarnada por una mujer con una fuerte personalidad. Muchos aciertos.

Ahora viene la formación de gobierno. De hoy en quince, el viernes 26, se producirá la primera votación de investidura de Pere Aragonès. Quedan dos semanas para terminarla. Manos a la obra, que Catalunya necesita un gobierno fuerte y activo.

Nuestro reconocimiento a los que trabajan en primera línea y un recuerdo para los que sufren, para los presos políticos, para los exiliados, y que tengamos un buen día.

stats