Misc 26/02/2016

El Mobile no tiene techo

El primer congreso de telefonía con huelga de transportes supera previsiones y roza los 101.000 visitantes

Júlia Manresa
3 min
El Mobile no té sostre

L'Hospitalet de LlobregatA John Hoffman, el consejero delegado de la GSMA, se le ha pasado el disgusto. Tras dejar plantados a medios y autoridades en la inauguración oficial del Mobile World Congress (MWC), que arrancó con huelga de transporte público, ayer Hoffman hizo público con satisfacción que la undécima edición del congreso mundial de telefonía móvil “ha sido un éxito”. Dos de las entidades organizadoras de este evento anual, la asociación de empresas de telecomunicaciones GSMA y Fira Barcelona, calculan que de lunes a jueves pasaron casi 101.000 visitantes por el recinto ferial de Gran Via, en L'Hospitalet de Llobregat. Esta cifra supone un 6% más de asistentes que en la edición anterior y se eleva muy por encima de las previsiones de la organización hechas públicas semanas antes del evento, que auguraban superar el umbral de los 95.000 visitantes. Por eso, el próximo MWC ya tiene fecha fijada -del 27 de febrero al 2 de marzo de 2017- y Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, ha podido despedirse con un “hasta luego” del consejero delegado de la GSMA y también de todo lo que representa que una feria como esta se celebre en la ciudad.

Pero los conflictos de movilidad, un tema recurrente en los desayunos, cafés y comidas de muchos de los asistentes y expositores, han quedado clavados como una espina entre los organizadores del acto, que, como dijo Constantí Serrallonga, director general de la Fira, deberán hablar de ello "de cara a la próxima edición". Por su parte, Hoffman no hizo ayer ninguna referencia a las huelgas de los trabajadores de los servicios de metro y bus que han atascado el transporte durante el congreso. Serrallonga hizo hincapié en la idea de que “ha sido una edición récord en términos cuantitativos y cualitativos”. Respecto a la polémica sobre la posible fuga del evento de cara al año que viene (incluso a Madrid, tal como dijo Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid), Serrallonga afirmó, contundente, que “la polémica se ha terminado cuando la GSMA ha dicho «Nos vemos en 2017»”.

Después de cuatro días de colas en el metro, reuniones, caminatas arriba y abajo de los 110.000 metros cuadrados que ocupan los ocho pabellones de la feria y unas cuantas fiestas poscongreso, ayer se respiraba satisfacción entre la mayoría de los expositores. “El internet de las cosas se está consolidando y hemos visto mucho más interés que en otras ediciones”, decía ayer, mientras recogía, Josep Cerón, consejero delegado de Intesis, una empresa dedicada a la conexión de objetos.

Al fin y al cabo, el objetivo último del Mobile es hacer negocio y en la mayoría de casos la oportunidad se ha aprovechado. De hecho, a la start-up de motosharing eléctrico Cooltra, que inaugurará su servicio para la ciudad de Barcelona este marzo, la huelga de transporte público le ha servido para impulsar aún más el negocio. “Los problemas para llegar a la feria han hecho que sumáramos muchos usuarios durante estos días y que incluso algunos vinieran con nuestras motos eléctricas”, explica Timo Buetefisch, impulsor de este proyecto.

Albert Isern, consejero delegado de la empresa dedicada a la inteligencia artificial Bismart, decía satisfecho que han cerrado varios acuerdos: “Han venido una empresa de telecomunicaciones de China, un banco sudamericano y muchas firmas de la automoción interesadas en nuestro proyecto ". Es el tercer año que Bismart está en el MWC en el stand de la Generalitat e Isern asegura que esta edición ha sido la mejor. De hecho, la inteligencia artificial, junto con la realidad aumentada, han sido los dos grandes hits del congreso.

En total, esta edición del MWC ha acogido más de 2.100 empresas de todo el mundo y 3.600 medios de comunicación y analistas. Además, se han contado delegaciones de 137 países y 31 organizaciones internacionales. Cabe decir que el 55% de los asistentes eran altos cargos directivos y sólo un 21% de todos los visitantes eran mujeres.

Del laboratorio a las empresas

Hay un sector, además, que cuenta este MWC como su pequeño éxito personal: este ha sido el primer año en el que el congreso mundial de la telefonía móvil ha contado con un pabellón dedicado al grafeno, el primer material de dos dimensiones y de un solo átomo de espesor que prevé revolucionar la industria tecnológica.

En la última jornada del congreso, el premio Nobel de física Konstantin Novoselov lo presentó como uno de los pocos materiales que “determinan nuestro mundo”. En el pabellón del grafeno entidades como el Institut de Ciències Fotòniques de Catalunya (ICFO) o el de Nanociència y Nanotecnologia han presentado a empresas de la talla de Samsung o Intel prototipos de sensores transparentes y flexibles que detectan el pulso, o baterías que se recargan en cinco minutos. “Sólo nos falta eso, pasar del laboratorio a las empresas, y el MWC ha sido una gran oportunidad para hacerlo”, decía Achim Woessner, investigador del ICFO.

stats