26/11/2021

El fiasco del pasaporte covid

2 min
Primer día pasaporte Covid

BarcelonaHacía muchas semanas que se sabía que, en caso de repunte de la pandemia, la primera medida que se tomaría sería ampliar el uso del pasaporte covid a toda la restauración y a otros tipos de locales. De hecho, desde que se aprobó como requisito para reabrir el ocio nocturno, ha habido tiempo de sobra para prever todas las eventualidades y testear el funcionamiento en un entorno real. Por eso resulta incomprensible que no se hubiera establecido un sistema operativo que permitiera la expedición de millones de pasaportes covid en un lapso reducido de tiempo, si además se preveía que la decisión se podía tomar, como así ha pasado, prácticamente de un día para otro. No hay excusa, pues, para los problemas que se han dado este viernes en la aplicación La Meva Salut, totalmente colapsada por el alud de peticiones de descarga del certificado covid, que ha obligado al Govern a dar marcha atrás y suspender al menos hasta el lunes la obligatoriedad del certificado para acceder a la restauración, los gimnasios y las residencias.

En la gestión de la pandemia ha habido, por parte de la Generalitat y del gobierno español, aciertos y errores. Y del mismo modo que es de justicia remarcar que el proceso de vacunación ha sido ejemplar, incluso dentro del contexto europeo, también lo es señalar los errores como el del pasaporte covid. Lo único que se puede pedir ahora es máxima diligencia para resolver los problemas informáticos y que a partir del lunes se pueda implementar efectivamente una medida que, ante el repunte de contagios y las informaciones preocupantes sobre una nueva variante africana del coronavirus, es más necesaria que nunca para mantener una cierta vida laboral, social y cultural. También hay que hacer un llamamiento a los responsables de los locales afectados para que también sean, a su vez, diligentes en el cumplimiento de la normativa, puesto que está en juego tener que afrontar unas restricciones más severas, como las que ya se aplican en algunos países europeos donde la vacunación no ha sido tan exitosa.

El otro frente de preocupación, en este caso mundial, es el impacto de la nueva variante detectada en el sur del África, que ha provocado que la UE haya suspendido de manera conjunta todos los vuelos con esta zona del planeta. Como ya pasó con la variante delta, esta sería más contagiosa debido a sus múltiples mutaciones, pero no es seguro que sea más letal. La experiencia aconseja ser prudentes, y la UE ha actuado con rapidez después de detectarse un primer caso en Bélgica, pero también se tiene que evitar caer en el alarmismo, puesto que la comunidad científica insiste que la vacunación todavía actúa como un escudo eficaz para evitar los casos más graves de la enfermedad. Ahora bien, como todavía hay muchos países con una vacunación insuficiente, una variante más contagiosa puede disparar las hospitalizaciones y provocar un nuevo frenazo de la economía mundial justo cuando se está recuperando. Esta expectativa es la que ha provocado caídas importantes de la bolsa, sobre todo en Europa. Habrá que estar atento y no repetir los errores del pasado con esta nueva variante. Y esto pasa también por no relajarse ni pensar que la pandemia ya está superada.