07/12/2021

Jack Dorsey, ¡desayuna!

2 min

Leemos en el ARA un reportaje sobre el cofundador de Twitter Jack Dorsey . Leemos que “el despertador le suena cada día a las cinco de la madrugada” y empieza el día mandándole un mensaje de texto a su madre, haciendo una meditación y un desayuno consistente en un vaso de agua con sal y limón. Solo hace una comida, por la noche. Va al despacho andando ocho kilómetros. Medita dos horas al día.

Podemos hablar de esta rutina austera pero privilegiada. Levantarse a las cinco a mí no me parecería mal, ir andando al trabajo ocho kilómetros tampoco. Muchos empezamos el día haciendo deporte. Meditar dos horas está bien. Quiere decir que tiene tiempo, que no tiene que ir al súper. Y se entiende, por lo poco que come. Eso de solo hacer una comida por la noche lo entiendo si eres el Dalai Lama o una modelo de los años noventa, pero también entiendo que no todo el mundo tiene que ser Philippe Regol y encontrar un placer máximo en el desayuno de tenedor.

Hay millonarios que son poco dados a los placeres del mundo. O quizás es que ya se han dado a ellos y ahora están de vuelta. Los que no somos millonarios siempre pensamos qué haríamos con mucho dinero. ¿Viajes, restaurantes, conciertos, todos los libros del mundo, servicios, masajes, oenegés? Muy a menudo pensamos en a quién se los repartiríamos. Cuando veo millonarios austeros siempre pienso que, por el mismo precio, si resulta que no se tienen que gastar el dinero en todos estos placeres, podrían repartirlos entre los que hacen una comida al día, pero por pobreza.

De todas maneras, el principal activo que tiene un millonario es el tiempo. Tiene tiempo, porque no tiene que trabajar como un burro. Tiene tiempo porque no tiene que sufrir por si el mes que viene no lo renuevan. Tiene tiempo, como lo demuestra el hecho de que pueda meditar dos horas. Y si tiene tiempo, este millonario que nos ocupa, díganme: ¿cómo es que le manda un mensaje de texto a su madre? ¿Cómo es que no la llama? ¿Cómo es que no la va a visitar para desayunar con ella, si ustedes, que no son millonarios, sí que lo hacen?