Política 06/02/2021

El covid incidirá más en la abstención de los jóvenes que en la de la gente mayor

La participación podría caer por debajo del 60%, según un sondeo del ARA

3 min
La encuesta del ARA  para el 14-F: participación

BarcelonaSi unas elecciones en pandemia ya llevan asociada una farragosa mochila de incertidumbre, el sui generis caso catalán ha demostrado en las últimas semanas que todo todavía puede ser algo más complicado. Un aplazamiento electoral impugnado, una fecha impuesta por un tribunal, un Govern que alega que tendrá que endurecer las restricciones cuando lo que acaba haciendo es relajarlas, miles de personas rechazando estar en las mesas electorales y el virus que sigue condicionando el día a día. Por eso, la abstención es una de las variables que más interés generan. El ARA publicará mañana la encuesta que el Institut Opinòmetre ha elaborado durante esta semana, en la cual destaca un dato preocupante: la participación se podría situar en el 58%, uno de los peores registros de la serie histórica. Es la estimación que hace Opinòmetre de acuerdo con las respuestas de las 830 personas que han participado en el estudio.

Ahora bien, según la demoscopia, la abstención no afectaría, como podría ser previsible, a la gente mayor. El colectivo de más de 64 años es el que más convencido se muestra de ir a votar. Más del 75% dicen que lo harán y solo el 6% lo han hecho ya por correo. Pero, además, solo el 6% aseguran que no irán a votar debido a la situación sanitaria. Un porcentaje que contrasta con el de la gente joven. Entre los encuestados de 18 a 24 años, un 19,7% aseguran que el coronavirus será la causa por la cual no votarán en estas elecciones.

Los abstencionistas que se excusan en la crisis sanitaria también son más entre los de 25 y 34 años (17,2%), entre los de 35 y 49 (16,2%) y entre los de 50 y 64 (13,3%). De hecho, la tendencia es a la baja a medida que avanza la edad del encuestado.

¿Y a quién votan los ciudadanos de la tercera edad? Según la encuesta, sobre todo al PSC, que basa más del 36% de su voto en las personas de más de 64 años. Cs, JxCat, Vox y el PDECat también tienen una gran dependencia del voto de la gente mayor.

En el barómetro que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha publicado esta semana tampoco se detecta un comportamiento más abstencionista de la gente mayor. Al contrario. El único grupo de edad que garantizaba con más seguridad que ejercería el derecho de voto el 14-F era el de 55 a 64 años.

Legitimidad de los comicios

A pesar de que la legitimidad no depende solo de la participación, el Govern había alertado del peligro de que un incremento desaforado de la abstención podría “afectar gravemente” al carácter democrático de los comicios. Si se logra la cifra del 58% de participación, el 14-F estaría cinco puntos por debajo de la media registrada en las doce elecciones anteriores a la cámara catalana. Es cierto que el efecto de los tres comicios del Procés (2012, 2015 y 2017) ha elevado esta media. De hecho, las del 21-D, convocadas por el gobierno español después de la declaración de independencia, son las que más apelaron los catalanes a ir a las urnas: un 79,1% votaron. Esta será la cifra de referencia que se usará la noche del 14 de febrero y, por lo tanto, es posible que signifique la bajada de participación más importante de la historia.

Y eso que, al margen de esta última década, la participación en las catalanas no se ha equiparado nunca a las generales, con una media por encima del 70%. El 54,87% del año 1992 es, hoy por hoy, el mínimo histórico, seguido del 56% del año 2006, en los comicios después del referéndum del Estatut. Este año las peticiones de voto por correo se han triplicado, pero la previsión de voto presencial apunta claramente a la baja.

stats