Barcelona
Política 12/02/2022

Elsa Artadi: “El decrecimiento de Colau significa una ciudad sin oportunidades, empobrecida”

7 min

BarcelonaElsa Artadi concede al ARA la primera entrevista ya como candidata de Junts en Barcelona. Y se propone presentar batalla a Ada Colau en las municipales de 2023.

En el vídeo en el que anunció que se presentaba a las primarias decía: “Te propongo provocar el cambio". ¿El cambio en qué sentido?

— Echar a Colau. Hay mucha gente en la ciudad de Barcelona que ya ha desconectado y que piensa en una Barcelona post-Colau y espera quién la liderará. La garantía que Junts da a la ciudadanía es que no hay ningun otro partido político con opciones de ganar que pueda decir esto: porque han pactado con ella, están pactando, la han hecho alcaldesa o le están aprobando todos los presupuestos y salvándola de reprobaciones. Este es nuestro compromiso.

También habló de recuperar el orgullo de ser de Barcelona. ¿Colau también se lo ha cargado?

— Evidentmente. Lo vemos cuando vamos a hacer un café al bar o nos encontramos con la familia: hay desaliento porque no funcionan las cosas básicas como la seguridad, la limpieza, la movilidad, la prosperidad económica... Hay un discurso, que arrastramos desde hace casi siete años, de decrecimiento económico, y ahora vemos qué quiere decir: una ciudad sin gente, sin oportunidades, empobrecida. Este discurso lo tenemos que revertir.

En todas las ciudades del mundo les ha ido mal con la pandemia. ¿Todo es culpa del Ayuntamiento ?

— Claro que no, pero los problemas de seguridad son de antes: esto no es pandemia, es mala gestión. Los problemas de movilidad no son culpa de la pandemia. Al contrario, en un momento en el que no hay turistas y mucha gente teletrabaja , la movilidad tendría que ir rapidísima. Y, en cambio, ¿qué vemos? Más congestión, más contaminación y evidentemente más ruido. De esto, el responsable no es el covid , sino quien pinta calles y pone bloques de hormigón. Que las licencias estén encalladas en los distritos y que cueste tirar adelante una actividad económica, esto no es culpa del covid . Que la ciudad esté sucia, por mucho que la alcaldesa nos diga que son percepciones de la ciudadanía –que es un poco insultante –, es culpa del Ayuntamiento .

La Comisión Europea ha advertido a España sobre la alta contaminación en Barcelona.

— La Comisión Europea dice que tenemos que reducir la contaminación del aire, no que tenemos que pintar calles y poner bloques de hormigón.

¿Y como lo hará, si no es quitando coches de la ciudad?

— No hemos visto ni a Colau ni a Collboni ir a Madrid a pedir que se refuercen las Cercanías, que es el primer problema por el cual entran tantos coches a la ciudad. Han decidido que con el mismo número de coches ahora tendríamos menos carriles. ¿Y qué ha pasado? Pues que se ha congestionado la ciudad y que hay más contaminación. No se han puesto suficientes puntos de recarga. El problema de la movilidad en Barcelona no está en los barceloneses y las barcelonesas, sino en los centenares de miles de coches que tienen que entrar para venir a trabajar, para ir al médico, para ir a comprar o para disfrutar de espectáculos. Cortando calles solo generaremos más contaminación, es el mundo a la inversa.

Así pues, ¿qué ha hecho bien Colau?

— Romper el techo de cristal que tenemos las mujeres. Está muy bien tener a una alcaldesa que sea mujer. Mire, a mí me gusta hacerme mía una frase que es de Xavier Trias: de todo lo que pasa en la ciudad, el máximo responsable es el alcalde o la alcaldesa; si no, no te metas, porque la especialidad de Colau –da igual qué tema saques– es que esto es culpa de otro.

¿Con usted de alcaldesa, la Hermitage se habría instalado en el litoral de la ciudad?

— Sí, y además habría complementado el nuevo proyecto, que es una muy buena noticia para la ciudad, de instalar la segunda sede del Liceo donde estaba el Imax.

¿Y con usted, la estrella de la Sagrada Familia estaría encendida?

— Brillaría. La estrella de la Sagrada Familia volvió a poner Barcelona en todos los medios de comunicación internacionales, vimos una oleada ciudadana en las redes de orgullo barcelonés, pero a escala de ciudad no se celebró como un acontecimiento.

¿Qué papel tendría que tener Barcelona en los Juegos de Invierno de 2030?

— El de capital. El de Juegos Barcelona-Pirineos o Pirineos-Barcelona. Acompañar al país en aquello que el país quiera hacer. Si el Pirineo dice que sí a la consulta, Barcelona se tiene que comportar como la capital con la máxima potencia. No hemos visto a Colau, por ejemplo, yendo a visitar a la alcaldesa Madrenas de Girona o reunirse para explorar sinergias.

En la cumbre del clima de Glasgow, la alcaldesa de Barcelona atrajo la atención mundial.

— Sí, sí, pero no hemos visto nunca a la alcaldesa de Barcelona en ninguna misión comercial yendo a buscar inversiones ni a proyectar el nombre y la reputación de Barcelona. La tenemos con sus temas, y cuando tenía como amiga a la alcaldesa de Madrid se iba con ella y no hacía nada más. Pero ni ha ejercido de capital ni está acompañando en la proyección y el reconocimiento internacional que tiene que recuperar nuestra ciudad.

¿Cuando dice "sus temas", hay alguno que sea de Colau y no sea de usted?

— No, absolutamente no, es que mis temas son todos, el problema es que los de ella no. Cuando hayamos ganado las elecciones quiero ser la alcaldesa de toda la ciudadanía. El modelo Barcelona, que era el del diálogo, de la colaboración público-privada, se ha roto porque vivimos en una ciudad que se ha transformado entre este es bueno y este es malo, y esto no hace comunidad.

¿Con qué otros grupos gobernaría?

— Nuestra prioridad evidentemente es con ERC. Creemos que ERC ha ido en una dirección que no es la correcta, pero también sabemos que hay gente en su casa que tiene posicionamientos quizás más próximos a nosotros. Nuestra prioridad es pactar con ERC, que es con quien gobernamos desde hace diez años en la Generalitat, y podemos tener bastante fuerza para sacar adelante un gobierno que deje atrás los errores que se han cometido en los últimos siete años.

¿Qué le hace pensar que en mayo de 2023 irá mejor que en 2019, cuando ganó Esquerra?

— Primero, porque ya hemos recuperado en las últimas elecciones en el Parlament los resultados en Barcelona, y también ya se ha visto el trabajo que hemos hecho. Segundo, porque la volatilidad en los resultados electorales en Barcelona son espectaculares. ERC tenía cinco regidores y acabó ganando las elecciones. Ya ha pasado otras veces y estamos convencidos de que pasará. Nos queremos erigir en la opción de todo este descontento de Barcelona que es responsabilidad de Colau, pero también de ERC, el PSC y de todos estos Pareres y Ciutadans que al final, cuando llega el momento, siempre la salvan.

¿Cómo lo ha hecho la presidenta del Parlament, Laura Borràs, en el caso Juvillà?

— Creo que la presidenta del Parlamento ha tenido toda la convicción de hacer las cosas de manera diferente respecto al caso del escaño del presidente Torra, e intentó tirar adelante una opción conjunta de los tres partidos independentistas que al final no ha podido ser posible. Por lo tanto, al final hemos acabado con un resultado que no ha gustado a nadie.

Lo mismo que con Torra .

— Con un resultado que no gusta a nadie. Si esta situación tiene que servir para matarnos entre nosotros, nos equivocamos todos.

¿Usted conocía el plan ambicioso de Borràs?

— Lo conocía toda la ejecutiva del partido. La presidenta se reunió con la ejecutiva del partido, lo conocíamos todos y, por lo tanto, estaba socializado perfectamente.

¿Y les parecía viable?

— Nosotros lo apoyamos. Ahora bien, si como resultado de esto tenemos que hacer las heridas más grandes, nos equivocamos todos. Si no aprendemos de las lecciones, no podremos continuar avanzando. Por lo tanto, mi objetivo no es criticar a unos u otros, porque el fracaso es colectivo.

¿La gestión de la presidenta Borràs ha sido un ejemplo de confrontación inteligente?

— Que el president Puigdemont sea diputado en el Parlamento Europeo es un ejemplo de confrontación inteligente. Que no hemos tenido éxito porque no hemos sido capaces de mantener la unidad es una realidad y es un problema compartido del independentismo.

Ustedes crearon la expectativa que serían más valientes que ERC.

— Que propondríamos cosas para tirar adelante y que miraríamos de hacer los caminos diferentes. Creo que nunca he usado la expresión de quién es más valiente, porque esto me parecería ofensivo para compañeros de viaje que son igual de independentistas que nosotros.

¿Pero entonces hay margen para la desobediencia?

— Hay margen para hacer muchas cosas si las hacemos juntos. Si las hacemos por separado es muy difícil tirar adelante, y creo que esta es la lección que nos da la gente cada día. Lo podemos hacer mejor y estoy convencida de que todo el mundo quiere la unidad, y cuando hay momentos difíciles tenemos que ser muy cuidadosos precisamente porque no sirvan para romper cosas.

Ahora hará un año de las elecciones en el Govern: ¿qué balance hace de lo que ha pasado en Catalunya este año?

— Continuamos un poco en una rotonda y nos falta acabar de marcar un objetivo compartido para tirar adelante.

Ahora hace un año usted empezó la negociación del Govern y, cuando todo el mundo daba por hecho que entraría en este, decidió que no. ¿Continúa encantada de la vida de haber tomado aquella decisión?

— Mucho.

Ve al presidente Puigdemont volviendo a Catalunya?

— Sempre ha sido el objetivo. Todo se ha trabajado para conseguir poder volver en condiciones. Si su objetivo hubiera sido una solución personal, no estaría haciendo política ni él, ni los consellers al exilio ni Marta Rovira ni Anna Gabriel. Nosotros trabajamos por eso, es evidente, lo hemos explicado siempre y trabajamos con todos los escenarios abiertos. Y hasta aquí puedo leer, porque tenemos delante a un estado español que juega con todas las cartas marcadas. Y ya estamos viendo que Pedro Sánchez no es diferente del resto.

Con el indulto fue diferente del resto.

— Pero el indulto viene marcado por todo el trabajo que se ha hecho en Europa a través de los presos políticos y de los exiliados. Es una imposición europea como otras muchas cosas que han acabado pasando en el estado español, no es la magnanimidad de Pedro Sánchez, que hemos visto de sobra que no tiene ningún interés. Yo ya no sé que más tiene que pasar para que todo el mundo sea consciente de la mesa del diálogo: dos años y dos meses, dos reuniones que son dos fotografías, y ya hace tiempo que ha pasado la línea del ninguneo a la ciudadanía catalana. Está muy bien ponerte la etiqueta y hacer ver que eres más guapo que el anterior presidente, pero a la hora de la verdad la ciudadanía catalana no lo nota.

stats