Política 25/04/2021

Pere Aragonès: "Si el 1 de mayo no hay acuerdo tendremos que explorar vías alternativas con Junts"

7 min

BarcelonaPere Aragonès (Pineda de Mar, 1982) aspira a ser el 132º president de la Generalitat, pero 70 días después del 14-F ERC y Junts todavía no han llegado a un acuerdo de gobierno.

¿Cómo se lo explica? 

— Los resultados del 14 de febrero son claros: hay una amplia mayoría independentista y una amplia mayoría también progresista. Tenemos un acuerdo sólido con la CUP y ahora lo que toca es que se pueda formar gobierno y no creemos que haya obstáculos insalvables para poderlo hacer en los próximos días. 

¿Cuál es el problema?

— Nosotros no identificamos ninguno tan importante como para que no se haya hecho ya la investidura.

¿El problema es que no se reconoce la victoria de ERC?

— Si hubiera un empate tendríamos una presidencia bicéfala del Parlament, ¿no? ERC sacó 30.000 votos más que Junts, pero lo más importante es que hay un claro sesgo hacia la izquierda y un cambio de liderazgos. Somos 74 diputados y sería un error derrochar el 52% a favor de la independencia.

Junts quiere que el Consell per la República dirija la estrategia del Procés. ¿Usted está de acuerdo? 

— No, creo que el Govern es quien tiene que asumir también esta responsabilidad, y lo tiene que hacer con una estrategia acordada con el conjunto del independentismo. Yo lo dije en el debate de investidura: ni sustituciones ni tutelas. 

¿Quiere tutelarlo Carles Puigdemont? 

— No, no, yo tengo una relación excelente con el president Puigdemont. Pero la legitimidad nos viene del Parlament, que es el voto de la ciudadanía y, por lo tanto, la estrategia la tiene que marcar la mayoría independentista del Parlament, evidentemente con el Govern encabezando toda esta tarea.

Por lo tanto, ¿el papel del Consell sería simbólico o consultivo? 

— El Consell per la República es una entidad que respeto, que tiene 90.000 personas asociadas, que tiene sus propias dinámicas y su estrategia. Lo que se tiene que trabajar es para que pueda colaborar con la estrategia que marque el conjunto de la mayoría independentista del Parlament de Catalunya.

Sus socios dicen que vale más tener un acuerdo sólido que rápido. 

— Es cuestión de voluntad. Si la hay, podemos tener Govern la próxima semana.

¿Junts está intentando agotar el tiempo para subir el precio? 

— Esto lo tienen que responder ellos. Sería un error que alguien antepusiera los intereses de partido a los de país en un momento en el que la gente está sufriendo mucho. Necesitamos un Govern con todas las funciones, hacer un presupuesto y tener toda la legitimidad de una investidura y de un gobierno nuevo para ir a defender los proyectos de los fondos Next Generation.

¿Fue un error cerrar un acuerdo antes con la CUP que con sus socios naturales de legislatura? 

— No, porque nosotros empezamos a hablar con los dos a la vez. Con la CUP hicimos grupos de trabajo sectoriales y entraron desde el primer momento y con Junts se ha tardado más.

Jordi Sànchez y Elsa Artadi no descartan quedarse en la oposición. ¿Cree que esto es una posibilidad real? 

— Cuando la gente hace declaraciones públicas dice las cosas porque cree que tienen que ser así. En todo caso es su propuesta, nosotros queremos un acuerdo y un gobierno con Junts y queremos que esto se produzca lo antes posible, durante este mes de abril. 

ERC ha puesto un ultimátum al 1 de mayo. Si no hay acuerdo superada esta fecha, ¿qué harán? 

— Si el 1 de mayo no hay acuerdo, tendremos que explorar otras vías alternativas con Junts para que pueda haber un gobierno independentista y no nos veamos forzados a una repetición electoral que tendríamos que evitar.

¿Un gobierno en minoría con apoyo desde fuera? 

— Otras vías son las otras vías que puede haber. Lo tenemos que trabajar conjuntamente. No somos nosotros los que hemos situado la posibilidad de un gobierno de ERC en minoría.

Hay una parte de JxCat que considera que la gestión de los servicios públicos, como es autonomista, siempre queda corta. 

— Precisamente si lo que queremos es tener todas las responsabilidades, tenemos que ejercer las que ya tenemos. El Estado tiene muy claro cómo acabar con el proceso de construcción nacional: anorrear nuestras instituciones. Por lo tanto, nosotros las tenemos que defender y tener unas instituciones que se dirijan al conjunto del país.

¿Qué diferencia habría entre este gobierno con Junts y el que han tenido hasta ahora?

— Creo que ha habido un aprendizaje de las cosas que tenemos que hacer diferente. Tenemos que romper con los compartimentos estancos. Esto significa que en algunos departamentos puede haber cruces de responsabilidad, de personas propuestas por los dos partidos. Tenemos que sacar adelante nuevos departamentos que pongan en la agenda política los retos que nos señala la ciudadanía, como el de feminismos, acción climática y el de investigación y universidades.

¿Acción Climática podría ir de la mano de Territorio, por ejemplo? 

— Bueno, ahora ya es un poco así con Territorio y Sostenibilidad. En todo caso la propuesta definitiva la tendremos que trabajar conjuntamente con JxCat. El número total de departamentos que tenemos que tener tiene que ser el mismo que ahora, y después se tienen que mejorar los mecanismos de coordinación.

Gracias al hecho de tener Salud y Educación, ERC gestiona casi el 80% del presupuesto. ¿Esto ahora pasará a manos de Junts? 

— Yo no hablaría tanto de qué color puede ser un departamento porque tenemos que incorporar talento que es fuera de los partidos. Y al final el trabajo es conjunto. Desde ERC hemos asumido desde hace un año las áreas más delicadas para hacer frente a la pandemia, y no tenemos ningún problema en continuarlas asumiendo, pero en un gobierno de coalición se tiene que reflejar el peso parlamentario de cada uno.

¿Los Next Generation dependerán de Economía, probablemente en manos de Junts, o de un comisionado? 

— Yo he defendido, independientemente de quién sea el responsable del departamento de Economía, la figura de un comisionado Next Generation y propuse a la persona de Miquel Puig por tener una visión transversal. En todo caso estoy convencido de que llegaremos a un acuerdo.

¿Qué les dice a los empresarios, a los emprendedores que están preocupados por estos fondos cuando ven que a estas alturas no hay gobierno? 

— Que seguimos trabajando, que este Govern ha hecho el trabajo. Hemos identificado 27 grandes proyectos, pero hay muchos más que tienen que poder optar. Hay mucha confusión por parte del gobierno español. La cogobernanza tiene que ser real, es decir, la Generalitat no tiene que ser una mera ejecutora de una convocatoria de ayudas definidas hasta el último detalle por el gobierno español. Y para hacer una movilización de recursos tan grande habrá que incorporar personal especializado porque la ejecución tiene que ser muy rápida.

¿Y cómo lo haría?

— Modificando las tasas de reposición que nos limitan en la administración para permitir la incorporación extraordinaria de talento que tenemos en la sociedad. Nosotros hicimos un decreto ley que ahora el ministro Iceta quiere llevar al TC.

¿Una de las palancas para conseguirlo es que los grupos soberanistas trabajen juntos en Madrid? 

— Nosotros ya hemos dicho que el no a todo no es nuestra opción, porque en un momento en el que hay tantas necesidades tenemos que aprovechar la oportunidad de poder incidir en decisiones que beneficien a Catalunya. Otros han preferido centrarse solo en el aspecto ideológico y no quieren entrar en esta negociación. Si nos quieren acompañar, perfecto, porque tendremos mucha más fuerza.

Que los quieran acompañar no quiere decir ir juntos.

— Se ha demostrado que en muchos aspectos en el ámbito social y económico hay posiciones diferentes, por eso somos fuerzas políticas diferentes. Pero hay muchos aspectos en los que se puede trabajar conjuntamente: por ejemplo para defender que la planta de baterías esté en Catalunya o proyectos que impulsamos desde el Govern.

¿Se tiene que recuperar institucionalmente el país? 

— Tenemos que hacer un esfuerzo para reducir la distancia que una parte del país ha sentido respecto a las instituciones catalanas. Una distancia que en buena parte ha venido promocionada por un discurso de los contrarios a la independencia. Tenemos que explicar que el proyecto de país que queremos construir es un país para todos.

¿Ha hablado con Pedro Sánchez después de las elecciones? 

— Hemos tenido ocasión de intercambiar algunos mensajes, básicamente por temas relacionados con los fondos europeos.

¿Espera usted todavía los indultos? 

— Yo lo que espero es la amnistía, y es lo que defenderemos y también hemos dicho que no nos opondremos a cualquier medida que sirva para poder facilitar la salida de la prisión de personas que están encarceladas injustamente. 

¿El ambiente en Madrid complica la capacidad de diálogo con Catalunya? 

— En cualquier adelanto que pueda haber con Catalunya habrá presión de los sectores más reaccionarios del Estado.

¿Reactivar la mesa de diálogo es una prioridad? 

— No tenemos que abandonar esta oportunidad de situar en la agenda el derecho a la autodeterminación y la amnistía. Sería un error histórico. En todo caso que sea el Estado quien lo abandone. Desde un punto de vista internacional, cuando el gobierno de un estado admite que hay un conflicto político con un territorio y que lo quiere resolver políticamente, es un conflicto de soberanía.

En el acuerdo con la CUP, le dan dos años a esta mesa de diálogo. 

— Lo que decimos es que en el plazo de dos años se evaluarán los resultados y, a partir de aquí, se verá qué es lo que hay que hacer. 

Y en ese momento, además, usted se podría someter a una cuestión de confianza. 

— Evidentmente el hecho de evaluar al cabo de dos años cómo ha funcionado la estabilidad del Govern tiene como condición que se haya garantizado la estabilidad durante estos dos años.

¿Es útil poner un nuevo plazo? 

— La mesa de negociación no tiene que ser una excusa para que vaya pasando el tiempo; por lo tanto, hay que presionar para avanzar.

¿Y si fracasa el diálogo? 

— Esto acabará con una negociación, un proceso de independencia, la formación de un nuevo estado para Catalunya. Será esta mesa de negociación o será otro espacio que pueda venir más adelante, esto no lo sabemos. En todo caso, nos acercaremos en la medida que seamos más fuertes. Por primera vez hemos superado el 50% de los votos en estas elecciones, pero el independentismo todavía tiene una representación muy baja respecto a la que queremos tener en el área metropolitana de Barcelona y en otras realidades metropolitanas.

El ex president Torra no ocupó el despacho de president de la Generalitat. ¿Usted lo ocupará? 

— Sí.

stats