Política 19/02/2021

ERC y JxCat inician negociaciones y se emplazan a aprovechar "la oportunidad" para el independentismo

Los socios de Govern se emplazan a extender el ejecutivo a otras fuerzas, pero discrepan sobre el rol de los comunes

3 min
Junqueras, Aragonès y Vilalta este viernes en el Consejo Nacional de ERC
Disponible en:

El baile de las negociaciones para formar el nuevo Govern va cogiendo ritmo. Este viernes ha habido la primera reunión entre los dos actuales socios del Ejecutivo, ERC y JxCat, para encauzar la investidura del actual vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, según ha podido saber el ARA y después han confirmado las formaciones en un comunicado. Los dos partidos ha coincidido en "la oportunidad histórica" que se abre para el independentismo tras el 14-F, ya que ha aumentado la mayoría en 4 escaños y ha superado la barrera del 50% de los votos. Ambos partidos han calificado este primer encuentro de "positivo", ahora bien, cómo se concretará esto aún es incógnita: ha sido un primer contacto formal entre los equipos negociadores y aún quedan muchos días de conversaciones de antemano.

Ambos partidos se han impuesto la ley del silencio sobre cómo ha ido este primer contacto, pero en los comunicados ha quedado claro que se mantienen las discrepancias sobre cuál debe ser el perímetro del próximo Govern. JxCat reafirma su voluntad de un "acuerdo entre las fuerzas independentistas parlamentarias" -lo que incluye la CUP-, mientras Esquerra quiere "extender la mano a más fuerzas" políticas. Los republicanos han celebrado un consejo nacional del partido tras la reunión y Aragonés ha sido algo más explícito: ha pedido explícitamente que JxCat, la CUP y los comunes trabajen para formar Govern. "No es el momento de excusas. Juntos, la CUP, los comunes y ERC tenemos la responsabilidad de ponernos de acuerdo para dar este paso de gigante", ha defendido. Para Esquerra sería el "Govern del tres 3-O", es decir, más fuerte y amplio que un ejecutivo solo independentista ya que incluiría a todos los partidarios de la amnistía y la autodeterminación. Tendrán muy complicado convencer a JxCat y a los comunes para que esto ocurra.

Pactar la estrategia

Era el primer consejo nacional de ERC tras el 14-F y Aragonès se ha centrado en hacer un discurso político donde ha hablado de impulsar cuatro "revoluciones" -la social, la feminista, la verde y la democrática-, pero con pocos detalles concretos sobre la negociación que dilucidará el futuro de la Generalitat. Quien realmente ha fijado este viernes los límites que fija ERC en las conversaciones para formar Govern ha sido la secretaria general adjunta del partido, Marta Vilalta, que ha rechazado que el próximo ejecutivo vuelva a abonar la vía unilateral. "No es un Govern para volver a la unilateralidad", avisó en una entrevista con La 2 y Radio 4. Los republicanos consideran que haber quedado como primera fuerza independentista les legitima para priorizar ahora la vía del diálogo. "El diálogo no sabemos todavía si servirá, pero lo que seguro que sabemos es que el no-diálogo no sirve", señalan fuentes del partido de Oriol Junqueras.

La estrategia es, de hecho, lo que Junts quiere abordar primero en esta negociación. Antes de hablar de las áreas de Govern, la primera pantalla para los de Carles Puigdemont es acordar una estrategia conjunta con los cupaires y los republicanos sobre cómo seguir con el Procés y también como plantear la recuperación económica. Esto incluye, según JxCat, acordar una estrategia común en el Congreso, donde Esquerra apoya el gobierno del PSOE y Podemos. Es por ello que en el equipo negociador de Junts está la portavoz del grupo en Madrid, Míriam Nogueras, además del secretario general, Jordi Sànchez, los vicepresidentes del partido Elsa Artadi y Josep Rius, además del diputado Francesc Dalmases.

Otros escollos

En todo caso, la estrategia no es el único punto de acuerdo al que deben llegar los independentistas. La estructura del nuevo ejecutivo también será una piedra en el camino de la negociación. Además, el contexto también dificulta la negociación: la respuesta de los Mossos a la movilización para reclamar la libertad del rapero Hasél ha llevado a la CUP ha subir el precio de la investidura de Aragonés.

Este viernes Vilalta dijo que el liderazgo de ERC "puede cambiar las cosas", pero ha admitido que "hay que reconstruir confianzas y rehacer las bases". Ha asegurado que la imputación de Laura Borràs puede ser "un escollo" en las negociaciones para formar el nuevo Govern y que las "complica". También ha abierto la puerta a que JxCat no asuma la presidencia del Parlament como le tocaría por la correlación de fuerzas después de las elecciones. "Queremos que haya más actores, pero es indudable -dijo- que JxCat debe tener un peso importante".

stats