Política 04/03/2021

ERC y JxCat intensifican conversaciones para acercar posiciones

Tienen reuniones mañana y tarde para empezar a desencallar los temas que se les acumulan sobre la mesa

3 min
01. Aragonés ayer en el Parlamento .  02. Vilalta y Artadi hablando a los pasillos de la cámara.

BarcelonaDespués de una jornada en el Parlament este miércoles en la que solo hubo contactos informales, Esquerra y Junts per Catalunya han intensificado este jueves los encuentros para intentar acercar posiciones. Según ha podido saber el ARA, hay reuniones previstas tanto por la mañana como la tarde. A ocho días de la primera fecha límite de la negociación –el 12 de marzo se constituye el pleno y tienen que pactar la composición de la mesa–, a los dos partidos se les empiezan a acumular las diferentes carpetas de la negociación.

A pesar de que los dos socios actuales se habían conjurado para conseguir una investidura rápida, las negociaciones están yendo más lentas de lo que estaba previsto, puesto que antes de hablar del reparto de cargos en el gobierno o de la mesa del Parlament, Esquerra y Junts intentan consensuar una estrategia común en el marco del Procés. Hasta ahora no hay ningún acuerdo, pero visto el calendario los dos grupos han decidido intensificar los encuentros para acelerar la negociación.

¿Cuáles son los temas que están encima de la mesa? Las negociaciones están rodeadas de un gran secretismo, pero en términos estratégicos Junts y ERC intentan buscar un consenso sobre el diálogo con el gobierno español –JxCat quiere fijar los parámetros para definir cuándo se podrá considerar agotado–; blindar la soberanía del Parlament, y el ámbito internacional. El partido de Carles Puigdemont también quiere dar un papel destacado al Consell per la República, del que han recelat hasta ahora los republicanos.

Una vez haya un mínimo acuerdo sobre esto, está previsto que los socios actuales aborden al menos el reparto de la mesa del Parlament, puesto que con un acuerdo de la mayoría independentista –con la CUP– conseguirían hasta cinco puestos. El debate se centra, sin embargo, en qué papel desarrollaría cada uno. Los cuperos, tal como avanzó el ARA, pretenden asumir la presidencia del Parlament, pero Junts considera que les toca porque son la segunda fuerza independentista –Laura Borràs podría dar el paso para presidirlo–. Si la CUP no pilota la cámara también está sobre la mesa que tenga la vicepresidencia segunda, lo cual querría decir que Esquerra les ha cedido este lugar.

Conferencia de Aragonès

Esta tarde también habrá un movimiento relevante en clave de investidura. El coordinador nacional de ERC y principal aspirante a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, hará una conferencia para explicar cuáles considera que tienen que ser las líneas de la próxima legislatura. Básicamente, una compilación de propuestas sobre cómo tiene que ser el próximo mandato en clave de lucha contra la pandemia y también en clave nacional. Desde el entorno al vicepresidente aseguran que con su discurso no buscará influir en la negociación, pero será inevitable que su intervención sirva para medir el estado de ánimo de los republicanos ante unas conversaciones que no avanzan al ritmo que querrían.

Nuevos contactos CUP-JxCat

Los tres partidos independentistas han diseñado un esquema de negociación peculiar: no se ven las caras nunca los tres a la vez, a pesar de que para desencallar la investidura los votos de los tres son imprescindibles. Así, hay reuniones ERC-JxCat, ERC-CUP y JxCat-CUP. Del tercer tipo hubo una este miércoles, tal como explicó el ARA. Este jueves los anticapitalistas han hecho un comunicado para explicar su versión. En él destaca que aseguran que con JxCat, igual que con ERC, también han decidido abordar cambios en el modelo policial y trabajar en cuatro cuestiones: una moratoria en el uso de las balas de foam; la retirada de las acusaciones particulares contra manifestantes; el uso del reglamento interno de los Mossos para acabar con "las malas prácticas y la impunidad", y que la Brimo no intervenga en desahucios.

El diputado Vidal Aragonés (CUP) y el 'conseller' Miquel Sàmper.

Son cuatro puntos que los cuperos ya habían puesto encima de la mesa en sus reuniones con ERC. La clave no es tanto que ERC y JxCat acepten este cambios, sino cuándo se tendrían que producir. La CUP ha dado señales de querer que se tomen decisiones inmediatas, mientras que los otros dos partidos no tienen tanta prisa y quieren que sea el Parlament quien lo estudie y envíe las conclusiones a la Generalitat. Este miércoles fue el propio Aragonès quién rebajó la inmediatez de los cambios. Sea como sea, para ser investido, necesitará los votos de la CUP.

stats