Política 29/04/2021

ERC propone unir Acción Climática y Exteriores dentro de un Govern con 14 'conselleries'

Feminismos será un departamento por sí solo

4 min
Pere Aragonés entrando en  Almeces
Disponible en:

BarcelonaLa reunión del martes en la prisión de Lledoners fue la primera en la que los negociadores de Esquerra y Junts abordaron la estructura del Govern. Concretamente, el vicepresidente, Pere Aragonès, presentó su propuesta para articular el ejecutivo -número de departamentos y los áreas que incluirían- a la cúpula de Junts, encabezada por el secretario general del partido, Jordi Sànchez. Según varias fuentes consultadas por el ARA, los republicanos pusieron sobre la mesa un total de 14 conselleries -a pesar de que habían dicho que habría el mismo número actual, trece, departamentos-; un macrodepartamento de Acción Climática y Exteriores y la creación de una nueva conselleria monotemàtica sobre Feminismos. Consultadas por el ARA, fuentes cercanas a Aragonès descartan hacer valoraciones sobre una propuesta que, subrayan, apenas empieza a negociarse y por lo tanto puede ser modificada: "Lo importante no es qué partido hay en cada departamento, sino hacer una estructura de Govern que sea útil", remarcan.

Esto implica cambios sustanciales en la distribución de competencias actuales y una de las conselleries más afectada es la de Territorio y Sostenibilidad, que actualmente pilota el conseller Damià Calvet. Las facultades que tienen que ver con la sostenibilidad y el medio ambiente pasarían a formar parte de un departamento de Acción Climática -una de las promesas electorales de Aragonès- que se uniría a las competencias de Exteriores, que ahora mismo se encuentra en el mismo paraguas que asuntos institucionales y transparencia. Esto implicaría la creación de un departamento amplio que aglutinaría la proyección de la Generalitat afuera de Catalunya junto con todo lo que tiene que ver con cambio climático, que es uno de los ejes que quiere potenciar Aragonès.

Estas competencias de sostenibilidad se separarían de las de Territorio, que se convertiría en un departamento aparte. La conselleria se parecería más a la antigua conselleria de Política Territorial y Obras Públicas que habían tenido los gobiernos de Jordi Pujol y el tripartito hasta el año 2010 con la llegada de Artur Mas. También se incluirían aquí, como ahora, las políticas de vivienda.

En todo caso, la conselleria que sería de nueva creación y que sumaría hasta 14 departamentos sería la de Feminismos, que también ha sido desde el principio una de las apuestas del líder de Esquerra en campaña electoral. Esto implica que la proporción entre los dos partidos sería diferente que el actual gobierno de coalición. Hasta ahora, Junts tenía seis conselleries y la presidencia de la Generalitat, mientras que Esquerra reunía siete departamentos. En la propuesta republicana, ERC suma una conselleria más y mantendría el mismo número de departamentos que JxCat y la presidencia para Aragonès.

El vicepresidente de JxCat Josep Rius y Elsa Artadi.

Sea como sea, este es solo el esquema de Pere Aragonès y Junts no se ha pronunciado: es decir, todo está sujeto a negociación y lo más probable es que haya cambios a raíz de las conversaciones que se mantengan. El partido de Carles Puigdemont tiene que debatirlo internamente y será a finales de esta semana o a principios de la que viene cuando responderán. Aun así, ya se divisa un punto de conflicto: Exteriores es una conselleria ya en disputa, puesto que Junts aspira a recuperarla mientras que Aragonès quiere mantenerla en sus filas. Otro de los puntos de fricción será la gestión de fondos europeos, puesto que en su propuesta Esquerra mantiene la creación de un comisionado dependiente del president. JxCat admite que esto será un caballo de batalla: consideran que se tienen que mantener dentro de las facultades del departamento de Vicepresidencia y Economía, que les correspondería pilotar.

El esquema que puso Esquerra sobre la mesa el martes en Lledoners varía del documento que el partido había remitido a Junts después de Semana Santa y que abordaba el acuerdo global de legislatura. En el texto solo había algunas pinceladas de distribución de competencias que ERC ha cambiado. Por ejemplo, vivienda, en esa propuesta, la ligaban a las políticas de bienestar social.

Sin entrar todavía en reparto de 'conselleries'

La conversación del martes en Lledoners sirvió para poner encima de la mesa un primer esquema sobre el nuevo ejecutivo, pero no se entró -según varias fuentes conocedoras de la reunión- en el reparto de las conselleries entre Esquerra y Junts. Es decir, la metodología de la negociación de esta carpeta -hay varias- pasa primero por ponerse de acuerdo en la estructura del Govern y, después, repartirse los puestos de decisión.

Hoy por hoy, esta parte de la negociación -junto con la de estrategia del Procés- es la que está menos madura. Esquerra y Junts constataron también en la prisión el martes que siguen encallados en el papel del Consell per la República y la unidad estratégica en el Congreso de los Diputados, cuestiones que discuten desde hace dos meses en las negociaciones. Por otro lado, están más avanzadas la carpeta de coordinación del Govern -han pactado diferentes equipos para evitar la tensión de la pasada legislatura- y la de programa del ejecutivo y políticas públicas.

stats