Política 28/08/2021

Clara Serra: "Feminismo también es defender que las mujeres no tienen que ser siempre buenas"

5 min
La exdiputada autonómica de Podemos y Més Madrid, Clara Serra

MadridPronto hará dos años que Clara Serra Sánchez (Madrid, 1982) abandonó la Asamblea de Madrid, donde había sido diputada de Podemos primero y de Más Madrid después. Ahora es investigadora de la UB y ha coordinado el libro Alianzas rebeldes. Un feminismo más allá de la identidad. (Edicions Bellaterra, 2021).

¿Cuáles son los peligros del feminismo identitario?

Los últimos años hemos asistido a un auge del identitarismo y no solo en el feminismo. Podríamos decir que forma parte del sentido común considerar que cada lucha social (el antirracismo, el feminismo, el movimiento LGTB, el movimiento trans, etc.) tiene un sujeto al que la lucha le pertenece, y que no es propia de otros sujetos. Ni siquiera se los espera. Las víctimas de las desigualdades tienen que formar parte de las luchas políticas y tener voz. En el debate sobre la prostitución, por ejemplo, las trabajadoras sexuales están ausentes y esto es problemático en términos democráticos. Ahora bien, una cosa es combatir esta exclusión y otra que solo ellas estén legitimadas para hablar de la cuestión. Esta es una deriva identitaria que debilita y empequeñece las posibilidades de los movimientos de implicarnos a todos y transformar la sociedad.

¿Este es el impedimento para conseguir lo que llama un "feminismo del 99%"?

Justamente. Construir muros infranqueables entre unos y otros, enfatizar las diferencias en lugar de pretender sumar a todo el mundo, es un triunfo del poder. No hay nada que deje más tranquilos los viejos líderes de la izquierda que considerar que el feminismo es un asunto parcial al que solo se dedican las mujeres y que la política con mayúsculas es cosa de hombres. Para que el feminismo sea política con mayúsculas tiene que dejar de ser solo una lucha de las mujeres. Hay que escoger: o el feminismo del 50% o el feminismo del 99%.

¿Por qué no se tiene que negar que haya mujeres que ponen denuncias falsas, tal y como critica Vox?

Convertir las víctimas en sujeto político va acompañado de sacralizarlas y santificarlas: siempre son buenas y tienen la verdad. En la cultura patriarcal las mujeres han sido definidas como malvadas, falsas y mentirosas y esto es lo que intenta decir Vox, que las mujeres que denuncian a sus parejas siempre mienten o casi siempre. Ante esta acusación falsa, creo que el feminismo no tiene que caer en la trampa de ponerse a negar la posibilidad de que existan algunas denuncias falsas en los delitos que denuncian las mujeres. ¿Por qué no tendría que haber denuncias falsas si existen en todos los delitos? En una sociedad patriarcal los hombres tienen el derecho de ser individuos diferenciados, mientras que las mujeres son un conjunto de idénticas. Lo que desactiva Vox es defender nuestro derecho a ser protegidas de la violencia sin que tengamos que demostrar nuestra excelencia, santidad y virtud. Feminismo también es aceptar que las mujeres no tienen que ser siempre buenas.

¿Cómo tiene que seducir el feminismo para atraer más adeptos?

Toda política que quiera ser revolucionaria tiene que hacer dos movimientos a la vez: por un lado, ampliar su capacidad para llegar a todo el mundo. Por el otro, dotar de contenido la lucha y densificarla ideológicamente. En el feminismo tiene que caber todo el mundo, pero no puede caber cualquier proyecto político. Cuando incluso la derecha quiere abanderarlo es cuando acontece más importante saber qué feminismo es el que la izquierda quiere defender, en qué consiste un feminismo transformador.

Ha hecho charlas con Mónica Oltra, dirigentes de BComú y próximamente en la escuela de verano de la CUP. ¿Con qué objetivo?

Hay una ausencia preocupante de debate ideológico en la izquierda. Los líderes de los nuevos partidos no siempre han entendido que existe un feminismo posible alternativo al del PSOE y, por lo tanto, se trata de imaginar políticas fuera de los marcos abolicionistas, mujeristas y a veces punitivos y paternalistas. En el contexto catalán, las formaciones de izquierdas tienen un proyecto más próximo al feminismo pro derechos, al movimiento LGTB y al anticapitalismo.

Junto con el feminismo, ¿el ecologismo es otra lucha que puede aglutinar a una gran parte de la sociedad?

Creo que el ecologismo será una lucha clave, y espero que así sea, porque necesitamos una movilización de la mayoría de la sociedad para que los gobiernos tomen decisiones drásticas y determinadas. Hoy en día el ecologismo es una etiqueta, un sello de legitimidad que los partidos de izquierdas parece que se pueden poner sin asumir compromisos concretos. Sirva como ejemplo los continuos discursos sobre la grave situación del planeta y la grave crisis medioambiental que tenemos delante mientras los partidos acuerdan la ampliación del aeropuerto de El Prat. El ecologismo incorpora elementos transformadores: por un lado, no puede no ser anticapitalista, y por el otro, tiene menos peligros que otros movimientos de caer en disputas absurdas sobre quienes pueden defenderlo o no.

¿Le sorprendió la victoria de Ayuso? ¿Qué ha hecho mal la izquierda en Madrid?

Qué no hemos hecho mal. El panorama es bastante desilusionante para una gran parte de la ciudadanía después de años de escisiones y luchas. Me incluyo porque también soy parte de este fracaso. La autocrítica es nula porque hay mucha gente que tiene mucho que ganar y perder, que necesita relatos justificativos. En algún momento tendremos que sentarnos a hacer una crítica colectiva. Pero el problema es que la izquierda no tiene proyecto y Ayuso sí. La feminista Wendy Brown dice que lo que ha hecho más daño en las últimas décadas es haber cedido la libertad a la derecha. Hay que recuperar una idea de libertad que represente un proyecto alternativo al neoliberalismo.

¿Se plantea volver a la política institucional?

La dejé porque ya no me creía el proyecto. Nunca he querido hacer de la política institucional una profesión ni mi carrera, yo era profesora de filosofía antes de llegar a Podemos y tanto la docencia como la investigación me gustan mucho. Ahora valoro mucho volver a tener tiempo para leer, pensar, escribir y hacer feminismo desde fuera. Si algún día vuelvo, será porque me creo un proyecto y es posible no repetir muchos de los errores de los últimos años.

“Espero que al espacio del cambio le vayan bien en estas elecciones [10-N de 2019] y, sobre todo, que sepamos cómo hacerlo más fuerte y más grande”, dijo en su carta de dimisión.

Después de sufrir un Podemos verticalista, en Más Madrid estábamos edificando lo mismo. Había una especie de gusto a Podemos, profundamente masculino, para dar lecciones a quienes defendían organizaciones democráticas, como si este ideal fuera ingenuo y la realpolitik fuera asumir que las elecciones se ganan con liderazgos fuertes. Con esta actitud se defendía que los partidos no tienen por qué parecerse a la sociedad o en el país. Y así es como Podemos, mientras decía defender un país republicano y plurinacional, montó una monarquía madrileña. Mi dimisión de Más Madrid tiene que ver con el hecho que se estaba montando otra monarquía igual de vertical y antidemocrática que la anterior, y quería competir contra compañeros en otros territorios como En Comú Podem con listas hechas desde Madrid.

¿Tiene esperanza en el proyecto de Yolanda Díaz?

Efectivamente, hacer más fuerte el espacio del cambio tiene que ver con construir alianzas con partidos existentes y que han sobrevivido a grandes liderazgos. Yolanda Díaz es la mejor ministra de la izquierda y creo que sabe que el fortalecimiento del espacio pasa por dar peso a los territorios y construir un proyecto confederal con todos los partidos posibles. Ahora bien, sería equivocado pensar que los errores de estos años, que entre otras cosas han llevado al vaciado de Podemos, a dinámicas de expulsión de gente, a escisiones dolorosas y derrotas políticas importantes como la pérdida del Ayuntamiento de Madrid, las solucionará un nuevo líder, sea Yolanda Díaz o quien sea. Tendremos que ponerle remedio entre todas y todos.

stats