Política 17/06/2021

El fiscal suizo que investiga al rey emérito llega a Madrid el 30 de junio

El teniente fiscal Juan Ignacio Campos lo recibirá junto con su equipo en el Tribunal Supremo el 1 de julio

4 min
El fiscal Bertossa apunta ahora en la Arabia Saudí  por los 100 millones de Joan Carles I

MadridEl primer fiscal del cantón de Ginebra, Yves Bertossa, que investiga la transferencia de 100 millones de dólares (64,8 millones de euros) de Arabia Saudí a la fundación Lucum del entonces rey de España, Juan Carlos I, el 8 de agosto de 2008, llegará a Madrid el 30 de junio próximo, según ha podido confirmar el ARA. Bertossa se reunirá el 1 de julio con el teniente fiscal Juan Ignacio Campos y su equipo en el Tribunal Supremo.

 El fiscal helvético ya visitó Madrid hace ahora un año y ocho meses. El 29 de octubre de 2019 se reunió en la sede de la Fiscalía Anticorrupción en Madrid con el fiscal jefe, Alejandro Luzón, y su equipo, cónclave en el que participó el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón. La filtración de audios el 11 de julio de 2018 –en la que Corinna zu Sayn-Wittgenstein, ex amante de Juan Carlos I, revelaba el cobro de comisiones en la adjudicación del tren de alta velocidad en el tramo La Meca-Medina, en Arabia Saudí– llevó al fiscal de Ginebra a abrir diligencias de investigación el 4 de agosto de 2018.

La examante nombraba a dos importantes personalidades, muy conocidas por la Fiscalía de Ginebra, en el montaje de la gestión del rey Juan Carlos I: Arturo Giancarlo Fasana, gestor de la firma Rhône Gestion, y Dante Canonica, abogado. En la primera quincena de agosto de 2018, la entrada y registro en las oficinas de Rhône Gestion, en Ginebra, y en el bufete de Canonica, por un lado, y el acceso a toda la información de la cuenta de la fundación Lucum en el banco Mirabaud -que recibió los 100 millones de dólares-, permitió a Bertossa incautarse de datos y documentos relevantes de dos fundaciones con las que operaba Juan Carlos I: Lucum (Panamá) y Zagatka (Liechtenstein).

Comisión rogatoria

En la reunión citada del 29 de octubre de 2019, se trazó la hoja de ruta de los siguientes pasos de la investigación. Bertossa solicitó por comisión rogatoria (cooperación judicial internacional) los audios de las conversaciones entre Corinna zu Sayn-Wittgenstein, ex amante de Juan Carlos I, y el comisario José Manuel Villarejo. A su vez, la Fiscalía solicitó los datos de la investigación suiza para el procedimiento español sobre las comisiones presuntamente pagadas en la adjudicación del llamado AVE del desierto.

La colaboración judicial hispano-helvética ha encontrado en los últimos meses algunas dificultades a medida que la Fiscalía del Tribunal Supremo, que se hizo cargo de la causa el 5 de junio de 2020, hace ahora un año, profundizaba su investigación sobre la fundación Zagatka. A finales de 2020, se solicitaron todos los datos y cuentas bancarias de Zagatka a Suiza. Pero la cumplimentación de esta comisión rogatoria ha encontrado dificultades en su ejecución. Lo cierto es que, según fuentes consultadas por el ARA, la mayor parte de los datos que ha solicitado la Fiscalía del Supremo no han sido enviados a España. “No hay una oposición directa, no te dicen 'no queremos dar esos datos y cuentas' o 'no podemos enviarlos', pero el hecho es que no los han enviado. Y la Fiscalía tiene abierta una investigación sobre Zagatka”, dijo una fuente jurídica familiarizada con el procedimiento al ARA.

Juan Carlos I y Corinna en una imagen de archivo

   Precisamente, Zagatka es relevante por los gastos de Juan Carlos I que asumió a lo largo de varios años. Unos 8 millones de euros en vuelos privados entre 2009 y 2018 fueron cargados a las cuentas abiertas en bancos suizos por Zagatka– fundación en la cual el rey emérito era tercer beneficiario, el entonces príncipe de Asturias Felipe de Borbón, cuarto, y las infantas Elena y Cristina quintas. Los representantes del ahora rey emérito, tras su abdicación en 2014, presentaron a primeros de 2021, por los gastos apuntados en Zagatka, una declaración complementaria por valor de 4,4 millones de euros con el fin de regularizar una situación ocultada a Hacienda. 

Por esta razón, entre otras, es importante conocer las cuentas de Zagatka a fin de calibrar hasta qué punto la regularización presentada refleja la realidad patrimonial o no. La Agencia Tributaria, a su vez, ha abierto un expediente de comprobación de los datos aportados por los asesores de Juan Carlos I. La investigación de Bertossa se ha centrado en la Fundación Lucum, que ya reúne unos 9.000 folios. En febrero pasado, interrogó a Fasana y a Canonica (ambos han sido gestores de Lucum y Zagatka) sobre Zagatka, pero ambos se negaron a declarar. Sus letrados instaron al fiscal a abrir una pieza separada sobre la citada fundación. Sin embargo, según fuentes jurídicas helvéticas consultadas por el ARA, el fiscal Bertossa habría dicho, de manera informal, en abril pasado, que no tiene intención de abrir una pieza separada. Bertossa interrogó a Álvaro de Orleans, primo lejano de Juan Carlos I, y primer beneficiario de Zagatka, en octubre de 2018, tras bloquear fondos de la fundación por valor de 10 millones de euros en el banco Lombard Odier. Pero días después de esa declaración, el fiscal ordenó el desbloqueo de dichos fondos. Sin embargo, en la reunión del 29 de octubre de 2019, en la Fiscalía Anticorrupción de Madrid definió a Orleans como uno de los hombres que movía comisiones para Juan Carlos I. Zagatka, que en ruso significa enigma, se ha convertido en una pieza central de la investigación en España. Y va a ser el tema central de la reunión del 1 de julio entre Juan Ignacio Campos y el fiscal Bertossa.

stats