ENTREVISTA
Política 26/02/2021

Joan Coscubiela: “La extrema derecha catalana está dentro de Junts y otros partidos”

El sindicalista de CCOO y exdiputado de Catalunya Sí que es Pot publica nuevo libro

3 min
Joan Coscubiela: “La extrema derecha catalana es dentro de Juntos y otros partidos”
Disponible en:

BarcelonaEl sindicalista de CCOO y exdiputado de Catalunya sí que es Pot, Joan Coscubiela (Barcelona, 1954), acaba de publicar La pandemia del capitalismo, en el que analiza cómo la crisis sanitaria ha puesto a cuerpo descubierto las carencias del modelo capitalista.

Apunta que los estados nación ya no son la herramienta para resolver los problemas de la ciudadanía. ¿Por qué?

— El estado nación ha iniciado un proceso de transformación y tenemos que ser capaces de construir espacios de gobernanza que respondan a la interdependencia, que se sitúen con un cierto compromiso de trabajo de cooperación entre sí.

Usted receta la cultura federal. ¿Cómo se implanta?

— España es un país muy descentralizado políticamente, pero no tiene estructuras federales porque no tiene estructuras de cooperación. Esta sería una de las reformas de la Constitución, pero desgraciadamente no existe la idea de una reforma global.

Pone en valor la gestión del gobierno español de la crisis, pero prestaciones como los ERTO y el ingreso mínimo vital no han funcionado al 100%.

— Los ERTO han funcionado francamente bien, han salvado muchos puestos de trabajo. Con el ingreso mínimo se han generado expectativas exageradas. Necesitamos tomar medidas urgentes y, a la vez, poner en marcha reformas estructurales que duren para siempre jamás, como puede ser el ingreso mínimo.

¿Son salvables las diferencias entre el PSOE y Unidas Podemos en el gobierno?

— Estamos ante un gobierno establemente convulso. El tema de los alquileres, por ejemplo, es muy complicado. Existen opiniones diferenciadas entre partidos y dentro de los partidos. Algunos de los conflictos son legítimos y otros se podrían ahorrar.

¿Comparte las palabras de Pablo Iglesias sobre la democracia?

— El debate se tiene que hacer con rigor. ¿La democracia española tiene insuficiencias? Por supuesto, como todas. ¿Vinculándolo con la condición llamada de exilio de Puigdemont? Creo que no, que hay otros elementos de imperfección. En términos de igualdad, España es uno de los países más avanzados de nuestro entorno. Nuestro principal déficit es la democracia económica y social.

¿Y sobre la comparación de Puigdemont con los exiliados republicanos?

— Absolutamente en contra, no lo comparto.

Dice que los presupuestos del 2020 se tenían que coger “con pinzas”. ¿No los tenían que aprobar los comunes?

— El argumento que se dio para negociarlos, que era aprobar presupuestos y convocar elecciones, no se cumplió. Y me quedo aquí.

¿Tendrían que volver a negociarlos?

— Sea cual sea el gobierno que salga, tiene la responsabilidad de atender el mandato transversal de la ciudadanía e intentar construir puentes. Corresponde al gobierno y a la oposición.

Compara el independentismo con la extrema derecha. ¿Es equiparable?

— En la medida en que el independentismo está en un callejón sin salida, aparecen actitudes cada vez más supremacistas, xenófobas. Se ha visto con algunos componentes de Junts. La diferencia es que la extrema derecha catalana está dentro de Junts y otros partidos, y la extrema derecha española ha salido del útero materno del PP. No descartamos que si la cosa acaba con más frustración nos pueda pasar en Catalunya. Ya ha salido el Front Nacional de Catalunya. Más que establecer comparaciones, hago un llamamiento a no infravalorar este riesgo.

Defiende la libertad de los presos como una condición “imprescindible y necesaria”, pero no suficiente para resolver el conflicto. ¿Qué falta?

— Destensar la situación, encontrar soluciones micro donde antes encontrábamos soluciones sistémicas. Necesitamos reencontrarnos en un objetivo común que nos haga sentir cómplices, comunitarios.

¿Ha visto a los presos recientemente?

— La última persona a la que he visto es a Dolors Bassa aprovechando uno de los permisos del tercer grado.

¿Es partidario de eliminar el delito de sedición?

— El indulto daría una solución inmediata de libertad y nos daría más tiempo para pensar en la reforma del Código Penal. Lo mejor sería cambiar incluso el nombre, pero esto no quiere decir que haya posibles comportamientos que se queden sin pena.

¿Ve factible un tripartito?

— Lo deseo. Y quizás no llega en la primera parte del partido, pero hay que trabajar para que sea en la segunda parte.

¿Le molestó que su discurso del 7 de septiembre fuera aplaudido por el bando unionista?

— Me siento tan orgulloso de esa intervención como avergonzados se sienten los protagonistas de ese momento.

stats