Política 07/02/2022

Meritxell Borràs defiende su idoneidad para dirigir la Autoridad Catalana de Protección de Datos

La CUP, los 'comuns', Cs y Vox critican el pacto de ERC y Junts con el PSC para renovar estos órganos

3 min
Meritxell Borràs
 Consejera  de Gobernación

La ex consellera de Gobernación en el Govern del 1-O, Meritxell Borràs, que ha sido propuesta como directora de la Autoridad Catalana de Protección de Datos, ha defendido en el Parlament su candidatura por su "capacidad de liderazgo" y por sus conocimientos de este ámbito de actuación. Después de cumplir los veinte meses de inhabilitación que le impuso el Tribunal Supremo en el juicio del 1-O por el delito de desobediencia, Borràs ha dicho que es "un honor volver a estar en el Parlament" y que encara este nuevo reto profesional con la máxima ilusión. Durante su intervención ante la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament, Borràs ha explicado que "ser el más experto en la materia no significa que sea la persona más adecuada, sino que tener capacidad de escucha y de trabajo con los profesionales también es un tema muy relevante” y ha subrayado su conocimiento de la administración pública.

La designación de Borràs, así como el nombramiento de otros miembros en órganos con el mandato caducado, fruto del acuerdo entre ERC y Junts con el PSC, ha suscitado las críticas del resto de partidos de la oposición. Tanto Vox como los comuns, Cs y la CUP han denunciado el pacto entre los tres grandes partidos catalanes en la asignación de los cargos pendientes y lo han calificado de "intercambio de sillas".

El diputado de los comuns Lucas Ferro ha criticado que "el reparto de cargos haya sido según criterios de afinidad política" y ha sentenciado que los nombramientos son "una falta de respeto" a la ciudadanía. En esta misma línea, Anna Grau (Cs) ha tildado de "cambio de cromos" el nombramiento de estos cargos institucionales. También le ha reprochado su papel en el 1-O y ha recordado el censo electoral universal que hubo para esta votación con datos de la ciudadanía catalana, por lo que la ex consellera fue condenada.

Más contundente ha sido Vox. "¿Velará por el cumplimiento de la ley una persona que no la ha cumplido y que ha hecho gala de ello?", ha denunciado Andrés Bello, que ha concluido que, con Borràs al frente, este órgano "no tendrá ningún tipo de independencia". “Se trata simplemente de dar un retiro dorado a una persona leal al golpista señor Puigdemont a expensas de los contribuyentes catalanes", ha añadido.

La líder de la CUP en la cámara, Dolors Sabater, también se ha posicionado "en contra de cómo se ha hecho toda la adjudicación de cargos" y ha dicho que es una mala práctica que pone en entredicho los nombramientos. El socialista Òscar Ordeig, en cambio, ha validado la designación y simplemente le ha pedido "garantizar la autonomía y la independencia" del órgano y la ha exhortado a ejercer el cargo "sin injerencias ni vacilaciones". Unas demandas que la candidata se ha comprometido a cumplir en el turno de réplica.

Desde las filas del Govern, la diputada de ERC Jordina Freixanet ha criticado el retraso en la renovación de los cargos y ha afirmado que si ahora se hacen "es porque la fuerza principal del Govern y la principal fuerza de la oposición tienen voluntad de avanzar", y Glòria Freixa (Junts) ha puesto en valor la experiencia y las habilidades de la ex consellera y ha destacado su “capacidad de liderazgo, conocimiento del mundo local y conocimiento en materia de protección de datos”.

stats