Política 20/10/2021

Rosa Lluch: "Por fin el mundo abertzale ya no mira hacia otro lado"

3 min
Rosa Lluch

MadridRosa Lluch es hija del exministro socialista asesinado por ETA Ernest Lluch, y fue una de las primeras víctimas que habló con representantes de la izquierda abertzale después de que la organización terrorista abandonara las armas.

¿Qué suponen las palabras de Otegi del lunes?

— La izquierda abertzale está cambiando y trabaja hacia un ecosistema, como dicen ellos, diferente. Lo que hicieron el lunes fue un paso adelante muy importante. El gesto supone que, diez años después de que ETA dejara las armas, reconozcan que no se habrían tenido que coger nunca, que la violencia no habría tenido que existir nunca y que produjeron un dolor y un sufrimiento que no se habría tenido que producir.

Hay víctimas del terrorismo que no lo ven suficiente. ¿Lo es?

— Las víctimas del terrorismo somos y éramos personas diferentes antes de que nos afectara el terrorismo y, por lo tanto, seguimos pensando diferente. Para algunas víctimas con esto no es suficiente y no será suficiente. Para mí quizás tampoco, pero tengo tendencia a ser optimista. ¿Es suficiente? No, nunca será suficiente, porque nadie nos resarcirá del mal que sufrimos, pero en general lo veo como una noticia positiva y un paso adelante.

¿Cómo valora la reacción de la derecha?

— Me sorprende poco. Algunos dirigentes de la derecha están generando mucho malestar entre algunos colectivos de víctimas. Lo que no puede hacer la derecha ahora es incrementar el dolor que ya hemos sufrido, sino dejarnos en paz. Dejar de hablar en nuestro nombre.

¿Cómo ve la situación diez años después de que ETA dejara las armas?

— Se ha avanzado mucho: hace diez años que no hay víctimas provocadas por ETA. No puedo entender que haya gente que diga que esto no es un avance. Que el lunes la izquierda abertzale reconociera que todos los grupos del espacio están por vías democráticas y pacíficas es un gesto muy importante.

¿Por qué decide reunirse con Pernando Barrena después de la declaración de Aiete?

— Porque me lo pidieron, a pesar de que me costó tomar la decisión. No me lo había planteado, ni lo había necesitado ni había considerado que fuera importante para mí. Pero sí que pensé que en un momento en el cual se estaba intentando trabajar para que ETA dejara las armas de manera definitiva, como cualquier demócrata tenía que hacer el máximo que pudiera para conseguirlo.

¿Cómo fue el primer encuentro?

— Muy complicada desde el punto de vista personal. Te encuentras con alguien de quien no tienes a priori una gran opinión ni una gran simpatía, que además sabes que te removerá alguno de los sentimientos que llevas dentro. Pero es de esas situaciones que cuando empiezas a hablar ves que hay algunos puntos en común y voluntad de entenderse, y te enganchas.

¿Qué le dijo?

— “Ellos mataban, pero vosotros callabais”. Y se hizo como un silencio, porque, claro, qué puedes decir? Esta es la diferencia con el comunicado del lunes: ya no calláis, han pasado muchos años, pero ya no calláis. 

También se reunió con Otegi.

— Fue después de que saliera de prisión. Fue una conversación al principio violenta y un poco complicada, pero partía de la base de que si ellos me pedían mi opinión, yo se la daría tranquilamente. Le dije que habían disimulado, que habían mirado hacia otro lado, que habían participado. Y que algún día tenían que reconocer este papel. Siempre encontré receptividad. Por fin el mundo abertzale ya no mira hacia otro lado.

¿Sin estos encuentros la izquierda abertzale habría dado estos pasos?

— Desde el mundo abertzale hace tiempo que se han hecho movimientos a varios niveles. Entre todo el mundo se está consiguiendo que no consideren la violencia como una herramienta para lograr ningún objetivo político.

stats