Política 05/03/2022

Jordi Borràs: “Odio el fascismo, el antifascismo es una obligación de todo ciudadano”

7 min

Jordi Borràs y Abelló (Barcelona, 1981) tiene el aire resuelto de los combatientes antifascistas que hemos visto mil veces en blanco y negro en los libros de historia, con aquella barbilla ligeramente levantada, la mirada aguda y pícara, aquella gestualidad resuelta y la expresión sonriente, como si se estuviera subiendo a un tren en dirección al frente. Ya hace años que se ha convertido en uno de los principales fotoperiodistas de nuestro país y en una referencia internacional del antifascismo. Para confirmarlo, ha estado tres años escribiendo Tots els colors del negre (Ara Llibres), una monografía cuidadosamente editada sobre la extrema derecha en la Europa del siglo XXI en forma de páginas vividas, incluidas las amenazas que todavía recibe porque ha perdido el anonimato y le obligan a seguir consejos como por ejemplo el de no meterse nunca en un lugar del que no pueda escapar. Borràs estudió dibujo en la escuela Massana y dice que llegó a la fotografía más por azar que por cálculo. Hoy es el documentalista de la extrema derecha por imperativo ético.

¿Hay nazis en Ucrania?

— En Ucrania hay neonazis y neofascistas, pero los encontraremos en los lados de la trinchera. Es verdad que en el ejército de Ucrania hay una unidad militar de extrema derecha, el batallón Azov, pero esto no tiene que permitir decir a una cierta izquierda estropeada que es una guerra de fascistas y antifascistas. Es una guerra imperialista. Fascistas y antifascistas hay en los dos bandos. En el ucraniano incluso hay anarquistas. Cuando Putin habla de desnazificar Ucrania se aprovecha de una memoria histórica compartida por los rusos, sobre todo los más mayores, de cuando resistieron y expulsaron a los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

Y la extrema derecha española, ¿con quién va?

— En Vox de Catalunya hay gente que no ha escondido nunca las simpatías por Putin. Abascal no, porque viene del PP y es otanista. En Francia, Marine Le Pen acaba de eliminar más de un millón de folletos electorales donde salía dándole la mano a Putin. Viktor Orbán, húngaro pro-Putin, ahora no quiere saber nada de él. Y el italiano Salvini se hizo fotos con la camiseta de Putin. A mí lo que me hace sufrir son los llamamientos a combatientes internacionales para ayudar a Ucrania. Cuidado, porque los servicios secretos europeos han detectado grupos neonazis que irán a Ucrania a aprender a usar armas de fuego y pueden acabar montando grupos armados ultraderechistas en los respectivos países, como los combatientes que se marcharon a Siria.

Su libro es una mezcla de ensayo y dietario. Empieza con el asesinato de Roger Albert, en 2004, en Gràcia.

— Lo apuñalaron dos neonazis la vigilia de las fiestas de Gràcia en 2004 y estuvo cuatro meses en coma. Roger y yo nos conocíamos desde que habíamos ido al 'cau' juntos, y ahora me doy cuenta de que a partir de aquel momento me quedó algo adentro, porque el hecho de que unos neonazis asesinen a alguien con quien has jugado te marca. Encima, el proceso judicial quería que quedara como una pelea de bandas, que es un patrón que hemos visto repetido.

¿A usted qué lo mueve? ¿Esto suyo es personal o profesional?

— Buena pregunta. No estoy afiliado a ningún partido y considero que todos, de una manera u otra, hacemos política. Hay una máxima del feminismo que dice que aquello personal es político. Seguramente, todo va empezar en casa, soy nieto de un combatiente republicano en la batalla del Ebro. A mí me mueven motivaciones personales, una escala de valores e ideología, y entender el antifascismo como una consecuencia de ser demócrata, como una obligación de todo ciudadano.

Entonces, ¿a los fascistas les aplica el derecho a la libertad de expresión?

— Es que esto es una trampa, es la paradoja de la tolerancia de Karl Popper, que dice que los intolerantes pueden utilizar tu tolerancia para eliminar tus libertades. Es lo que estamos viendo en esta nueva ola de la derecha radical populista en Hungría y en Polonia, hasta tal punto que en Polonia hablar públicamente de los polacos que colaboraron con el Holocausto es un delito penal. Para mí hay un límite: cuestionar los derechos fundamentales, y el fascismo y la derecha radical los cuestionan y, por lo tanto, aquí tenemos un problema. De hecho, este libro es la demostración de un fracaso colectivo.

¿Qué fracaso?

— Pues que la extrema derecha ya estaba. La Transición española también sirvió para garantizar la impunidad de una dictadura de extrema derecha, de inspiración fascista, con dirigentes que se disolvieron en grandes partidos políticos democráticos. Suárez creó la UCD y fue ministro secretario general del Movimiento, o “los siete magníficos” que fundaron Alianza Popular, siete exministros franquistas incluido Manuel Fraga Iribarne, presidente vitalicio de AP hasta su muerte, en 2012.

O sea que este hilo negro no ha desaparecido nunca.

— Removiendo el archivo de Xavier Vinader encontré la ficha de afiliado en Fuerza Nueva de un alto responsable de la Guardia Urbana que se jubiló en 2016. Por eso no compro que el independentismo despertó el fascismo, como dijo Pablo Iglesias. ¿Despertarlo? Como mucho debía de estar haciendo la siesta, porque ya estaba, en la policía y en la judicatura. Votaba al Partido Popular, después a Ciudadanos y finalmente tuvo un referente que era Vox, porque el discurso de Vox empezó a ser central.

¿Qué discurso?

— Fíjate en una cosa: antes del referéndum de octubre del 17, cada miércoles se reunían unos pocos militantes de Vox ante la subdelegación del Gobierno español en Barcelona a pedir la aplicación del artículo 155, cuando nadie hablaba de ello. Y resulta que el artículo 155 acabó siendo asumido por el grueso del Parlamento español. Ahora vemos al PSOE y al PSC criticando a Vox, y en otoño del 17 los vimos manifestándose del bracito en las calles de Barcelona bajo las pancartas de Societat Civil Catalana. Hablo de Salvador Illa y de Miquel Iceta. Y en Catalunya, Ciutadans le puso la alfombra roja en el Parlamento a Vox. De hecho, el nivel de histrionismo en el Parlamento era mucho más elevado con Ciutadans que ahora con Vox.

Jordi Borràs es fotoperiodista y autor del libro 'Tots els colors del negre'

El primer éxito electoral de la extrema derecha fue Plataforma per Catalunya. ¿Cómo lo consiguió?

— Con el discurso de que los inmigrantes se están llevando las ayudas públicas. Anglada, que venía de Fuerza Nueva, entendió que levantar la bandera con el águila franquista no le daría réditos. La extrema derecha en Europa hacía muchos años que lo había aprendido. Le Pen echó del partido a su padre por hacer declaraciones negacionistas y en Alternativa por Alemania no se les ocurrirá reivindicar a Hitler.

Y en la extrema derecha española, qué les mueve más, ¿la antiinmigración o el anticatalanismo?

— El anticatalanismo es su motor ideológico. La unidad de España es el catalizador de la extrema derecha, ya desde principios del siglo XX, cuando nació la Liga Patriótica Española, que se enfrentaban a varapalos y con pistolas a los primeros catalanistas, como en el asalto al Cu-Cut. Eran hijos de militares, policías, carlinos, gente que después de la pérdida de Cuba en 1898 tenían la obsesión de la desmembración de España.

¿Y cómo creció Vox?

— La campaña de Vox es la más barata en la historia de la política española, le costó 20.000 euros, que es lo que tuvo que pagar de fianza para presentarse como acusación popular en el juicio del Procés. 20.000 euros que les sirvieron para entrar en todas las casas y ser recibidos en los platós de todas las televisiones del Estado. Porque la unidad de España es compartida por todos los partidos del arco parlamentario. En Vox también está el factor inmigración y la voluntad de derogar las leyes de violencia machista.

¿Qué diferencia hay entre Vox y sus homólogos europeos?

— El nacionalcatolicismo, compartido con países como Polonia, con el Partido Ley y Justicia, que es el que gobierna Polonia, muy similar a Vox, que ve a Franco como un referente. En cambio, en lo que ahora es Rassemblement National, Le Pen parte del laicismo, compartido por la mayoría de franceses, y tiene un tinte obrerista que Vox no tiene. Uno de los grandes días de Le Pen es el Uno de Mayo, aquí no.

En julio de 2018 usted fue agredido en Barcelona por un policía al grito de “¡Viva España! ¡Viva Franco!”. Y dice: “Tuve suerte, porque si no llega a pasar alguien que fotografía a este hombre y me quedo solo diciendo «me ha agredido un policía», ahora quizás estaría en la prisión”.

— Es el caso de los chicos de Altsasu. Yo tuve la suerte de que cinco testigos declararon lo mismo que yo declaré, y de que grabaron al agresor enseñando la placa de policía.

¿Por qué se debía de identificar?

— Esto demuestra los niveles de impunidad que cree que tiene mi agresor: le rompe la cara a un periodista, enseña la placa y se va, y aquí no pasa nada. De hecho, ha continuado trabajando tres años y medio sin que le pasara absolutamente nada. Ahora mi trabajo será intentar que lo expulsen de la policía, no me quedaré aquí. Está condenado, se ha demostrado que fue una agresión por motivos ideológicos y que me puso una denuncia falsa.

¿No ha tenido nunca miedo de convertirse en aquello que odia?

— Sí, precisamente hago lo que hago porque todos llevamos a un fascista dentro. El fascismo es una cuestión muy primaria y si soltáramos los instintos más primarios, no podríamos vivir en sociedad, y el fascismo como tal responde a la ley del más fuerte. Si no nos vestimos con un pacto de respeto a los derechos humanos, todos somos fascistas potenciales.

Pensaba que diría que usted no odia.

— Sí que odio, yo odio el fascismo. E intento odiar de forma constructiva. Por eso hago este libro. Hay gente que se manifiesta y gente que se enrolará con las Brigadas Internacionales.

O sea, es imposible la reconciliación o la paz con la extrema derecha.

— Efectivamente, creo que es imposible, no los veo como un interlocutor válido.

Por lo tanto, ¿tienen que ser ilegalizados?

— Es un buen debate, este, porque está demostrado que el hecho de ilegalizar partidos políticos no hace que desaparezcan. Incluso una derrota militar no hizo que desaparecieran los nazis y los fascistas. Fuera de que Vox es el síntoma, el problema es otro.

¿Qué?

— Lo que ha facilitado el ascenso de esta nueva extrema derecha ha sido el fracaso de la socialdemocracia y el hecho de que muchos votantes de la izquierda se sintieran traicionados. En Francia, primero se hundió el Partido Comunista, después el Partido Socialista, donde Manuel Valls, siendo ministro de Interior, se mostraba orgulloso de haber expulsado a 14.000 gitanos búlgaros y rumanos, es decir, población comunitaria expulsada de su país. Está claro, cuando la izquierda ya no responde a quien le da el voto, sino que asume discursos propios de la extrema derecha, la izquierda se volatilitza.

O sea, cree que esto irá a más.

— Si no hay buen gobierno, desgraciadamente, sí. 

stats