Partidos políticos
Política 05/05/2022

Presión a Borràs para que descarte la secretaría general de Junts

Contactos entre la presidenta del Parlamento y Turull para explorar si hay opciones de tándem

3 min
Laura Borràs, presidenciable  de JxCat, en una conferencia en la Llotja de Mar

Barcelona"La libertad no es hacer lo que quieras, es no tener que hacer aquello que quieren los otros". Con esta cita de Manuel de Pedrolo, la presidenta del Parlament, Laura Borràs, reaccionaba en un tuit el miércoles de madrugada al manifiesto que una mayoría de cargos del partido firmaron para pedir que Jordi Turull sea secretario general de Junts y ella la presidenta del partido. El tuit evidenciaba el malestar de la presidenta del Parlament y su entorno ante este movimiento: es presión para hacer una candidatura común y que se olvide de la posibilidad de optar a la secretaría general, un cargo que, a pesar de estar por debajo del presidente, tiene amplios poderes ejecutivos y hasta ahora ha marcado el rumbo de Junts. Según varias fuentes consultadas, Borràs y Turull han mantenido conversaciones este miércoles precisamente para abordar esta cuestión. El exconseller está dispuesto a dar un paso adelante para comandar la formación, pero la presidenta del Parlament tiene que decidir si acepta el tándem u opta por confrontarse en otra candidatura.

El plan de Jordi Turull cuenta con el apoyo de buena parte del Govern y del grupo parlamentario –tal como indican las firmas del manifiesto– y varios partidarios del exconseller consideran que no se entendería que Borràs plantara batalla contra él en un congreso; y menos cuando se le reserva el rol de la presidencia de la formación, hasta ahora ocupada por el expresidente Carles Puigdemont. Afirman, a la hora de imaginar un enfrentamiento entre ellos, que no pasaría lo mismo que con las primarias por el 14-F con Damià Calvet. Turull tiene más ascendencia en el partido y es más "popular" –ha pasado por prisión por el 1-O– y, por otro lado, consideran que Borràs se ha desgastado con la gestión en el Parlament.

Una perspectiva que no comparten los dirigentes más próximos a la presidenta de la cámara: mantienen que, ante la militancia, pierde Turull. Fuentes próximas a la presidenta dejan claro que solo pactará con el exconseller si comparten el "rumbo" que tiene que tomar la formación: es decir, si comparten proyecto y lo que tiene que ser Junts en un futuro. "Esto no va de cargos, sino sobre qué se tiene que hacer", mantienen, quitando hierro al hecho de que acabe habiendo dos candidaturas diferentes. Las mismas fuentes insisten, sin embargo, en que Borràs es la cabeza de lista y tiene que tener un peso similar en la ejecutiva del partido: es decir, quiere que Turull pacte con ella en la dirección o que se amplíen las competencias de la presidencia en la gestión del día a día. Borràs quiere ser quien, a partir de ahora, marque el camino de la formación.

Con estas cartas encima de la mesa –los dos creyendo que las suyas son mejores que las del otro– y con un calendario que presiona, se sientan a negociar Laura Borràs y Jordi Turull: el martes se acaba el plazo para presentar la nueva cúpula de Junts.

Puigneró se desmarca

A pesar de que el manifiesto favorable a la secretaría general de Jordi Turull y a la presidencia de Borràs lo firmaron más de un centenar de miembros del partido, hubo caras visibles que no lo hicieron, como Jordi Puigneró. Este miércoles el vicepresidente del Govern –que es el único conseller junto con Gemma Geis que no lo firma– se ha justificado en una entrevista en El matí de Catalunya Ràdio: ha afirmado que quería mantener su "posición institucional" de cara al congreso y que su trabajo es coordinar JxCat en el Govern y no firmar "este tipo de manifiesto". En cualquier caso, se ha mostrado favorable que los aspirantes a responsabilidades orgánicas "hablen" para llegar a "acuerdos".

En cuanto al grupo parlamentario, también ha habido ausencias destacadas como Jaume Alonso Cuevillas –que tuiteó que "el debate no tendría que ser sobre nombres, sino sobre políticas", como salir del pacto de la Diputación con el PSC–, Francesc Dalmases y Aurora Madaula, que son los dirigentes más próximos a Laura Borràs, así como la jefa de filas en Barcelona, Elsa Artadi, y el portavoz, Josep Rius, que en los últimos meses –sobre todo Artadi– se han acercado a Borràs.

Aun así, del grupo de Junts en el Parlament lo subscribieron más de una veintena de diputados –de los 32 que tiene–, incluidos el presidente, Albert Batet, y la portavoz, Mònica Sales, así como parlamentarios que a menudo forman parte del sector más duro retóricamente como Joan Canadell. Esto fue así a pesar de que el entorno de la presidenta del Parlament –antes de que se hiciera público el manifiesto– había trasladado a los diputados que no presionaran en ningún sentido porque había que respetar el tempo de todo el mundo. Aun así, avalaron el manifiesto.

stats