Política 19/03/2021

El PSC no descarta emprender acciones si Borràs no convoca el pleno de investidura

Esquerra nombra a Josep M. Jové presidente del grupo parlamentario y a Marta Vilalta portavoz

4 min
Illa valorando los resultados la noche electoral.

La posibilidad de que la presidenta del Parlament, Laura Borràs, no convoque el pleno de investidura si no hay un acuerdo de los partidos independentistas ha disparado las alarmas del PSC. Este viernes, el candidato socialista, Salvador Illa, en una entrevista en Catalunya Ràdio recogida por Efe, ha asegurado que Borràs tiene "la obligación" de abrir una ronda de consultas y ha afirmado que tendrá que "justificar sus decisiones" sobre la propuesta o no de un candidato al debate de investidura. Fuentes del grupo parlamentario del PSC señalan que, si los independentistas no se ponen de acuerdo sobre la investidura, es el candidato del PSC el que tiene más apoyos y Borràs "tendría que apoyarle para que se presente". Así se lo trasladarán en la ronda de consultas. En el supuesto de que se negara, los socialistas "no descartan" emprender acciones, que podrían pasar por un recurso al Tribunal Constitucional.

Tal como explica este viernes el ARA, la presidencia de la cámara estudia la posibilidad de evitar el pleno si no hay acuerdo entre Esquerra, Junts per Catalunya y la CUP, puesto que, hoy por hoy, las negociaciones están encalladas. Se acogería a un informe de los letrados del 2020 sobre el caso de la inhabilitación de Quim Torra para justificar que no se presenta ningún candidato porque no hay ninguno con "posibilidades reales" de salir elegido hoy por hoy.

La reunión de ayer jueves entre Esquerra y Junts no fue bien, según fuentes conocedoras, de forma que los partidos independentistas se abocan al límite de la negociación cuando solo queda una semana para el primer debate de investidura. De hecho, este viernes los contactos han sido mínimos entre unos y otros –más allá de la visita de la CUP a la prisión de Lledoners, donde se ha visto con el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, y el líder de ERC, Oriol Junqueras– y no ha habido una reunión formal hasta ahora entre los dos socios de gobierno actuales.

Más allá del mal ambiente entre los partidos independentistas, Illa ya ha advertido que quiere presentarse al debate de investidura. "Me veo de presidente", ha asegurado, a pesar de admitir que solo tiene garantizados los apoyos de su grupo parlamentario y que está "trabajando" para obtener el de los comunes –con los cuales no bastaría–. A su parecer, hace falta una agenda del "reencuentro" con una mesa de diálogo en Catalunya y otra con el Estado. Illa ha opinado que "no sería conveniente" llegar a un escenario en el cual se produzca una investidura fallida el próximo 26 de marzo, la fecha del primer debate para empezar la cuenta atrás de dos meses hasta la convocatoria automática de las elecciones. Los socialistas consideran que Illa se tendría que poder presentar aunque no tenga todos los apoyos garantizados y no descartan acciones jurídicas. Pero tampoco quieren adelantar acontecimientos. "Esperemos a ver como van las reuniones antes de plantear nada más", señalan las mismas fuentes.

Quien también ha dado señales a Borràs para que abra la ronda de contactos es Esquerra. La presidenta del Parlament afirmó ayer jueves, después de ver a los presos políticos a la prisión de Lledoners, que empezaría la ronda de consultas cuando estuvieran constituidos todos los grupos parlamentarios. Este viernes se ha formalizado el nombramiento de los liderazgos de Esquerra: han elegido a Josep Maria Jové de presidente del grupo republicano, en sustitución de Sergi Sabrià, y a Marta Vilalta como portavoz en el Parlament. Los dos dirigentes forman parte del equipo negociador del partido con JxCat y la CUP y son dos pesos pesados de la organización. Jové, sin embargo, tiene la espada de Damocles encima: está procesado por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya por los preparativos del referéndum del 1 de Octubre, junto con Lluís Salvadó, y en cualquier momento pueden ser llamados al juicio oral.

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, con el presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre

Reunión de Borràs con las patronales

A pesar de que la legislatura está parada hasta la constitución del nuevo Govern y las negociaciones van lentas, la presidenta de la cámara, Laura Borràs, ya ha empezado a ejercer su cargo. Este viernes por la mañana se ha reunido con Foment del Treball en el Parlament, que le ha pedido la constitución de un Govern con celeridad. En declaraciones a los medios de comunicación recogidas por la ACN, el presidente de la patronal, Josep Sánchez Llibre, ha subrayado la importancia de que haya un acuerdo y ha aseverado que sería "irresponsable" que no se produjera en la situación de crisis actual. Para encarar la reactivación de la economía, ha recordado que es "fundamental" el principio de lealtad institucional entre las administraciones y ha añadido que Foment tendrá "la mano extendida" en todo momento. Antes de Sánchez Llibre, Borràs también se ha reunido con el presidente de Pimec, Antoni Cañete.

Aparte de activar su agenda institucional, la presidenta de la cámara también ha nombrado a su equipo de confianza a partir de ahora. El hasta ahora jefe de gabinete que tenía como líder de JxCat en Madrid, Salvador Esteve, pasará a serlo ahora de la presidencia del Parlament y Josep Elías, adjunto al jefe del gabinete. También ha nombrado al ex diputado Lluís Guinó, que también había formado parte de la mesa del Parlament durante el 1-O, como técnico asesor de Borràs.

stats