Política 05/04/2022

Zelenski reclama ante el Congreso que las empresas españolas dejen de hacer negocios en Rusia

El presidente ucraniano apela a la empatía de España recordando el bombardeo de Gernika

4 min

MadridPasaban quince minutos de las cinco de la tarde cuando ha aparecido la imagen de Volodímir Zelenski en las pantallas instaladas en el hemiciclo del Congreso de Diputados. El presidente de Ucrania se ha disculpado por el retraso; justo había acabado de intervenir ante el Consejo de Seguridad de la ONU. La espera, sin embargo, no ha evitado que se llevara el aplauso casi unánime de la cámara baja. Solo la CUP y el BNG han evitado sumarse, mientras algunos parlamentarios de EH Bildu y de Unidas Podemos, como el secretario de Estado de la agenda 2030 Enrique Santiago, han aplaudido con poco entusiasmo. Zelenski ha agradecido el apoyo de España ante la invasión de Rusia, pero ha pedido ir algo más allá: que las empresas españolas que tienen negocios con el país que gobierna Vladímir Putin los paren. Y ha apuntado a tres nombres: Porcelanosa, Maxam y Sercobe.

"¿Cómo podemos permitir que los bancos rusos generen beneficios mientras ellos están torturando a gente? ¿Cómo podemos permitir que las compañías rusas tengan beneficios mientras destruyen mi país?", ha preguntado Zelenski ante un hemiciclo más pleno del habitual. El Congreso ha ampliado el aforo y ha sustituido las habituales sillas de los diputados por unas de más estrechas para que quepan senadores, pero también diplomáticos, como los embajadores de los países de la Unión Europea y la OTAN, además de la comunidad ucraniana que vive en el estado español. También han asistido la mayoría de ministras del gobierno español. Y Zelenski ha aprovechado la ocasión para pedir a todos estos representantes públicos "valentía", dejar atrás el "miedo" y hacer frente a Rusia. "Toda Europa tiene que dejar de tener miedo, tiene que ser fuerte. Los valores de la democracia tienen que ir por delante de las amenazas de Rusia", ha insistido.

Por eso, el presidente ucraniano ha celebrado que "muchas compañías españolas" ya hayan parado su actividad en Rusia, como Mango e Inditex, pero ha exigido ampliarlo a más empresas. "Las sanciones tienen que ser contundentes", ha insistido Zelenski. Ha exigido, así, que se sumen empresas como la valenciana Porcelanosa, referente del sector de la cerámica en el Estado. También Maxam, compañía que se dedica a la fabricación de explosivos y a la explotación minera, y Sercobe, una asociación de fabricantes de bienes de equipación. Ahora bien, al poco de la declaración de Zelenski, Porcelanosa ha hecho un comunicado en que ha asegurado que desde que empezó la guerra en Ucrania no han empezado "ningún proceso de venta nuevo" y han bloqueado "la totalidad de transacciones comerciales" con Rusia. En su perfil de Instagram, además, han colgado una imagen a favor de la "paz" en Ucrania. Ha hecho el mismo Sercobe, que también ha desmentido "rotundamente" que esté haciendo negocios con Rusia, sino que respeta el derecho internacional.

La comparación con Gernika

Pese a la petición, lo que ha querido hacer Zelenski durante su intervención es detallar todas las atrocidades que está haciendo el ejército ruso en su país. Precisamente, su comparecencia llega al día siguiente de que se hicieran públicas las imágenes de la matanza en Bucha, a pocos kilómetros de Kiev, tras el repliegue de las tropas rusas. "Son crímenes de guerra", ha insistido. Y en este punto, el presidente ucraniano ha apelado a la empatía de España para entender lo que está sufriendo su país -por ejemplo en Mariupol- con un antecedente: la masacre de Gernika durante la Guerra Civil Española. La legión Cóndor bombardeó indiscriminadamente la ciudad vasca en abril de 1937 y mató a más de un millar de personas. "Estamos en abril de 2022, pero parece que estemos en abril de 1937", ha comparado Zelenski.

Civiles y niños fallecidos, edificios y ciudades arrasadas. El presidente ucraniano ha intentado poner en situación a los representantes públicos españoles: "Imagínense a las madres que escriben con bolígrafo en el hombro de su hijo su nombre y un contacto de alguien cercano porque, si los ocupantes matan a los padres, este niño tenga una pequeña posibilidad de ser salvado". Por eso, Zelenski ha pedido firmeza a España y a toda Europa para que Putin sea juzgado. "Es fundamental que los militares rusos sean juzgados por la corte penal e internacional", ha defendido. La respuesta la ha obtenido del presidente español, Pedro Sánchez, que ha intervenido una vez ha terminado Zelenski a petición de Ucrania. Sánchez ha garantizado que España trabajará para que Putin se siente en el banquillo, avalará la entrada del país en la Unión Europea y seguirá enviando armamento a Ucrania. "Es una guerra ilegal, irracional e injusta", lamentó el presidente español.

El apoyo casi unánime que ha recibido Zelenski se ha resquebrajado tras la intervención de Sánchez. La bancada del PP aplaudió tímidamente al presidente español, pero no lo hicieron grupos como Vox, ERC y EH Bildu. Horas antes, tampoco había existido consenso para sacar adelante una declaración conjunta de apoyo a Ucrania, a propuesta de Ciudadanos. La CUP había pedido cambiar la iniciativa por una proposición no de ley para poder presentar enmiendas. No ha habido declaración conjunta, pero el apoyo del Congreso en Ucrania ha quedado patente.

La CUP y el BNG no aplauden a Zelenski

Los dos diputados de la CUP Mireia Vehí y Albert Botran, así como el diputado del BNG Néstor Rego, han evitado aplaudir a Zelenski. Los tres diputados solo se levantaron antes de empezar la intervención del presidente ucraniano, pero sin sumarse al aplauso unánime del resto del hemiciclo. Fuentes de la CUP argumentan que se han levantado por "respeto" a un presidente elegido democráticamente, pero que han decidido no aplaudir porque Zelenski "está ilegalizando partidos" en Ucrania y por sus discursos situados "a la derecha".

stats