Vivienda
Sociedad  /  Barcelona 23/12/2021

El fondo propietario de la Casa Orsola se aviene a negociar con los vecinos

Las 27 familias que habitan el bloque modernista y los 4 locales comerciales se han unido para evitar que los echen

2 min
Los vecinos de la Casa Orsola, al centro de Barcelona, han desplegado pancartas denunciando la especulación

BarcelonaEl fondo de inversión Lioness Inversiones SL, que hace poco más de 30 días compró el bloque de la famosa Casa Orsola, en el centro del Eixample Esquerra de Barcelona, ha anunciado esta tarde a través de un comunicado que "se ha puesto en contacto personalmente con cada uno de los arrendatarios, los contratos de los cuales vencen durante las próximas semanas, para trasladarles tranquilidad y el compromiso de abrir vías de diálogo" y encontrar soluciones de consenso.

Los vecinos de este bloque, una antigua fábrica de baldosas modernista, denunciaron públicamente martes que la nueva propiedad los había comunicado –a través de un burofax– su intención de no renovar ninguno de los contratos. Y a los inquilinos que tienen un contrato indefinido, de renta antigua, les avisaron que empezarían obras de reforma a partir del mes de marzo. "Nos quieren a todos fuera para especular", denunciaban martes los inquilinos, mientras que el portavoz de la empresa admitía al ARA que "la zona tiene mucho potencial". Lejos de aceptar las condiciones, las 27 familias que habitan el bloque y los 4 locales que hay en los bajos se unieron para luchar contra lo que consideran que es una operación "puramente especulativa".

En su comunicado de hoy, en cambio, el fondo ha mostrado un tono muy diferente del que denunciaron los vecinos. Se aviene a negociar, lamenta "los malentendidos que puedan haberse ocasionado" y asegura que su intención no es "expulsar" a los inquilinos. Las familias, sin embargo, pedían una negociación colectiva y de momento Lioness Inversiones SL ofrece hacer un análisis "caso por caso": algunos de los contratos acaban el 31 de diciembre y los vecinos afectados ya dejaron claro que, si el acuerdo no llega a tiempo, se quedarán en sus pisos y seguirán pagando el alquiler hasta que se llegue a un acuerdo.

La empresa también remarca que, como propiedad, tiene el compromiso de llevar a cabo "reformas necesarias" y asegura que comprende la situación de cada uno de los vecinos.

stats