Sociedad 25/05/2022

Contratos sin concurso público y subvenciones a dedo: los escándalos del Meteocat

Un informe de la Sindicatura de Cuentas denuncia las irregularidades de este organismo el 2018

3 min
El ex director  del Servicio  Catalán de Meteorología Oriol Puig

Las conclusiones a las que ha llegado la Sindicatura de Cuentas después de analizar las cifras del Servei Meteorològic de Catalunya (SMC) se podrían resumir en el hecho de que los responsables de esta empresa pública se saltaban la normativa para poder hacer y deshacer al margen de cualquier control. Así, podían adjudicar contratos públicos o subvenciones a dedo y sin tener que dar explicaciones. Muchas de estas operaciones eran irregulares. El ARA ya publicó una investigación en septiembre del 2018 para denunciar que el organismo, que entonces estaba dirigido por Oriol Puig, había adjudicado diferentes servicios y trabajos de manera irregular. Algunos procesos habían salido adelante con la única firma del director (vulnerando la regulación de este ente público) porque los técnicos no querían autorizar que se pagaran unos precios que consideraban inflados.

El informe de la Sindicatura de Cuentas, que se presentó el martes a la mesa del Parlament, también analiza el 2018 y todavía denuncia más irregularidades. Cogiendo una muestra de 25 contratos adjudicados por el SMC a diferentes empresas, la Sindicatura ha descubierto que hay diez de que en realidad tendrían que ser un solo contrato, pero que se han ido troceando para que el importe final no sea tan alto y así poder adjudicarlo con varios contratos menores sin tener que organizar un concurso público. La normativa obliga a organizar y publicitar los concursos públicos a partir de un importe determinado para intentar garantizar que las adjudicaciones que se hacen desde las administraciones públicas son transparentes y que durante el proceso ha habido una concurrencia entre diferentes empresas. Seis de estos 10 contratos troceados, además, se han acabado adjudicando a empresas que ya no podían asumir más trabajos de este organismo.

Algunas de las subvenciones otorgadas por esta empresa 100% pública también se hicieron "de forma directa" y sin justificar porque no se otorgaban a partir de un concurso público. Los beneficiados por estas subvenciones a dedo son la Asociació Catalana de Meteorologia (ACAM), la Asociació Catalana d'Observadors Meteorològics (ACOM), la Fundació Observatori de l'Ebre y la RACAB. En esta última, la de la Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona, ni siquiera se requirió a la entidad que justificara a qué había destinado el dinero de la subvención. El informe también denuncia que ninguna de estas subvenciones se había inscrito en el Registro de Ayudas y Subvenciones de Catalunya, tal como fija la ley.

Además de estas irregularidades, la Sindicatura de Cuentas también pone de manifiesto que al cierre de aquel año, el 2018, el SMC "mostraba un fondo de maniobra negativo" porque la entidad "no disponía prácticamente de ingresos propios y dependía casi totalmente de la financiación de la Generalitat". Durante aquel año, a pesar de las dificultades económicas, los sueldos y salarios aumentaron un 8,9% y, además, se hizo cargo de la nómina de un técnico de la Oficina Catalana del Cambio Climático, que estaba adscrita a la dirección general de Calidad Ambiental y Cambio Climático de la secretaría de Medio ambiente del departamento de Territorio y Sostenibilidad. El año 2018 el SMC dependía del departamento de Territorio y Sostenibilidad, en manos del conseller Damià Calvet, pero ahora depende del departamento de Acción Climática.

Aquel año 2018 se modificó la ley de contrataciones del sector público para intentar, precisamente, favorecer la competencia entre las empresas y la transparencia. El director del Meteocat, Oriol Puig, acabó siendo sancionado y fue sustituido aquel mismo año por Eliseu Vilaclara, que recientemente dejó el cargo en manos de Sarai Sarroca, la primera directora del Meteocat en 100 años. Fuentes de la conselleria han explicado al ARA que estarán "atentos" a la resolución del Parlament.

stats