Sociedad  /  Educación 17/02/2022

División total por el calendario escolar: los sindicatos pasarán la noche en la 'conselleria' de Educación

El departamento dice que no está obligado a negociar porque la medida no implica cambios laborales

3 min
Diversos representantes sindicales han entrado en  la sede del departamento

BarcelonaEl malestar de la comunidad educativa con el departamento ha aumentado rápidamente desde el anuncio la semana pasada de los cambios en el calendario escolar. La decisión de que el próximo curso empiece una semana antes y con jornada intensiva durante todo septiembre sin ningún debate previo ha hecho estallar los sindicatos de docentes, que este jueves han ocupado la sede del departamento de Educación y han anunciado que se quedarán hasta que se retire la orden del nuevo calendario escolar o bien los reciba el conseller, Josep Gonzàlez-Cambray. Pero la conselleria ya los ha respondido que, a pesar del adelanto del retorno a la escuela, "no hay un cambio de relaciones laborales que obligue a la negociación".

En un comunicado, la conselleria ha dicho que los cambios en el calendario "no afectan en ningún caso los derechos laborales de los trabajadores, que tendrán las mismas jornadas laborales que hasta ahora". En el mismo texto, el departamento expresa que "está en todo momento abierto al diálogo y a la negociación" pero en los "espacios generados para este fin", y no a través de la ocupación del departamento. Unas palabras, sin embargo, que contrastan con las duras declaraciones del conseller cuando le han preguntado por el debate con los sindicatos. "No escucharemos nunca al inmovilismo", ha dicho, y ha lamentado "la crítica por la crítica". Una vez más, para dejar en evidencia a los sindicatos de los profesores, ha dicho: "Les escuelas no habrían abierto con covid, si fuera por los sindicatos, puesto que nunca habría habido suficientes condiciones". Cambray ha aprovechado su intervención para refirmar el posicionamiento del Govern. "Hay cuatro informes del Consell Escolar de Catalunya que dicen que las vacaciones de verano son demasiado largas", ha destacado, y ha añadido que el cambio hará que "ganen los alumnos". "Se hace en otros territorios y, por lo tanto, se puede hacer en Cataluna. Se hará en Catalunya", ha concluido.

"Cambray, dimisión"

Una cuarentena de sindicalistas siguen a estas alturas ocupando la sede de la conselleria y, en un comunicado, han avisado que no abandonarán el lugar "hasta que el conseller no dé la cara y venga a negociar la retirada de la orden del calendario escolar y se comprometa a abrir una negociación real". USTEC, CCOO, la UGT, Intersindical-CSC y Aspepc dicen que es "absolutamente intolerable" que Cambray "se haya saltado la negociación colectiva" y lo han acusado de "negar la legitimidad de los sindicatos", así como "estigmatizar y desprestigiar" las organizaciones sindicales calificándolas de inmovilistas".

Por la mañana, los sindicatos han leído un manifiesto criticando "la opacidad" del Govern y, más allá de las discrepancias con el cambio en el calendario, se han mostrado molestos por cómo y cuándo se ha anunciado, saltándose los órganos de participación como la mesa sindical o el Consell Escolar de Catalunya (CIEGO). Al grito de "Cambray, dimisión", han entrado en la conselleria, en la Vía Augusta de Barcelona, donde se han acabado reuniendo con representantes del departamento (la secretaria general, Patrícia Gomà; la directora general del profesorado, Dolors Collell, y la secretaria de políticas educativas, Núria Mora, entre otros), pero el encuentro se ha acabado sin ningún acuerdo ni aproximación a los posicionamientos iniciales. Las organizaciones sindicales aseguran que los han emplazado a seguir el lunes la intervención de Cambray en el pleno del Consell Escolar de Catalunya.

Los delegados sindicales reprochan el modo de actuar del departamento por estar alejado del diálogo y se sienten "ninguneado", según CCOO. Además de los problemas "logísticos y organizativos" que auguran que les comportará el adelanto del curso que viene, que ha sido el detonante de la protesta, reprochan a Cambray que otros cambios importantes tampoco los han sabido directamente sino por los medios de comunicación, como por ejemplo que Educación exigirá el nivel C2 de catalán a los futuros docentes o los cambios en los currículums escolares que prepara la conselleria. "Des de inicio de curso los profesionales de la educación hemos sido víctimas de la improvisación, la carencia de liderazgo y la nula voluntad de diálogo", ha dicho Iolanda Segura, la portavoz de USTEC.

Los representantes de los maestros –de los sindicatos USTEC, CCOO, UGT, Intersindical y Aspepc– han asegurado que no volverán a la mesa de negociación con el Govern hasta que el conseller se retracte de sus declaraciones en las que defendía que la decisión sobre el calendario no se había debatido porque si no a estas alturas no estaría tomada. En paralelo, también el Marc Unitari de la Comunitat Educativa (MUCE), una plataforma formada por una quincena de asociaciones de padres y madres, alumnos y sindicatos, prepara algún manifiesto unitario para denunciar la actitud de la conselleria.

stats