Mossos
Sociedad 17/10/2022

Estela, cesado como comisario jefe de los Mossos

Interior sitúa a Sellent como máximo responsable del cuerpo en funciones

5 min
El consejero Joan Ignasi Elena y el comisario en ninguno de los mossos Josep Maria Estela el día de las Escuadras

BarcelonaEl comisario Josep Maria Estela entraba este lunes en la sede del departamento de Interior, junto a la Plaça Tetuan de Barcelona, sabiendo que muy probablemente saldría sin ser el jefe de los Mossos d'Esquadra. Lo esperaba en su despacho el conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, con una idea clara en la cabeza: cesarlo como comisario jefe. La situación, después de meses de crisis interna y las confianzas mutuas por los suelos, era irreconducible. Tanto que Estela ya había puesto antes del verano el cargo a disposición del conseller y ahora volvía a pensar en dimitir. Pero este lunes no lo ha hecho. La reunión ha sido breve, de unos 20 minutos, y Elena le ha comunicado, cuando hacía 300 días que lo nombró, que sería destituido. Y reubicado. Estela, que cada día va y viene de Alcarràs en coche, será el nuevo jefe de la Región Policial de Ponent.

Así ha acabado el enésimo episodio de inestabilidad de los Mossos, que han visto pasar seis comisarios jefe en cinco años. El cargo lo ocupará el actual número dos del cuerpo, Eduard Sellent, con el que Estela tenía una mala relación. Una ruptura personal y profesional que en buena parte explica el desenlace actual. De momento, será jefe del cuerpo en funciones, a pesar de que el departamento evita hablar de temporalidad o interinidad. Los planes de la conselleria en una posible etapa post-Estela pasaban por una dirección de transición hasta diciembre, cuando llega una nueva hornada de comisarias. Entre ellas, Interior ve la próxima (y primera) jefa de los Mossos. Pero que no se quiera hablar de temporalidad en el mandato de Sellent, que ya lideró el cuerpo en 2020, deja todos los escenarios abiertos, y más en un momento de tanta inestabilidad. Sellent, que es el miembro con más rango de la jefatura, podría acabar ratificado como jefe del cuerpo con un decreto de nombramiento, o bien aguantar en funciones solo hasta Navidad. De momento, la jefatura está formada por el propio Sellent, la intendente Rosa Bosch y la inspectora Montserrat Escudé.

En una carta interna a la que ha tenido acceso el ARA, Estela se despide del cuerpo elogiando la labor de los Mossos, pero también enviando unos cuantos dardos. Uno de los motivos que lo llevó a plantearse su dimisión fue un exceso de intromisiones políticas, y ahora en la misiva avisa: "No solo tenemos que mantener intactos nuestros valores de servicio público, sino que lo tenemos que hacer con la máxima y radical neutralidad política". Además, Estela emplaza a los Mossos no distraerse por el "ruido mediático" y la "mezquindad": "Todo esto pasará y no tiene que afectar a nuestros objetivos de mejora continua", concluye el comisario.

Carta interna de Josep Maria Estela después de su cese como comisario en ninguno

El mandato de Estela al frente de los Mossos ha durado 300 días y ha estado marcado por un malestar interno que recibió en herencia por el polémico cese del mayor, Josep Lluís Trapero, como jefe de los Mossos. Según el entorno del hasta ahora comisario jefe, desde un inicio Estela notó una falta de "capacidad de liderar" y de "tomar decisiones en los ámbitos de su responsabilidad". Además, también detectó que su sustituto en funciones, el comisario Eduard Sellent, había establecido una línea directa con el poder político que "sobrepasaba sus funciones", una sensación que ahora plasma en la carta interna que ha enviado. Esto llevó a Estela a entrar en un pulso con Sellent que perdió. El conseller no aceptó apartar al número dos y Estela sufrió la primera crisis de confianza con la dirección política. Esta situación, lejos de reconducirse, solo ha hecho que empeorar. Ahora Estela está fuera de la jefatura y Sellent la lidera.

Según la versión de Interior, Estela no se ha adaptado al cargo. Un hecho que, a parecer suyo, se ha demostrado con la crisis interna con Sellent, pero también con decisiones del día a día, manteniendo una posición contraria a la de la dirección política. Hablan, por ejemplo, de la creación de una nueva unidad de policía marítima, o del último conflicto por la selección de comisarios, que ha sido la gota que ha colmado el vaso. El viernes se reunieron el conseller y el comisario jefe para escoger a los nuevos comisarios, que han pasado un proceso de selección —Interior cuenta con esta nueva hornada para liderar la Jefatura a finales de año—, y mientras que Elena apostó por elegir a cuatro mujeres y dos hombres, Estela quería a cuatro hombres y dos mujeres. Los dos se marcharon contrariados. Elena porque pensaba que con su elección Estela no compartía el objetivo de feminizar el cuerpo y Estela porque, según fuentes de su entorno, hace tiempo que nota una falta de capacidad para decidir. Ha sido el conflicto definitivo de una crisis que hace meses que se arrastra.

El comisario miembro de la jefatura de los Mossos d'Esquadra, Eduard Sellent

Antes de ser destituido, Estela ha recibido el apoyo de los sindicatos de mandos, que mantienen un tono duro contra Interior. Este domingo, el sindicato de mandos SICME ha advertido de que "hace falta estabilidad, continuidad y respeto a la jefatura del cuerpo" y que no tolerará que se ponga en entredicho la profesionalidad del comisario jefe. El sindicato de mandos de la escala intermedia de los Mossos, SEIME, también ha apoyado la "labor" de Estela y ha afirmado que la nueva jefatura "necesita tiempo y estabilidad". Según fondos de Interior, este mediodía, después del anuncio del cese de Estela, el director general de la Policía, Pere Ferrer, se ha reunido con representantes del SICME y el conseller ha mantenido contacto telefónico con ellos.

Comunicado del sindicato de mandos de los Mossos

Más allá de Estela

La tensión no solo se personifica en la figura de Estela, sino que se extiende por una parte del cuerpo. Interior centra las diferencias en la "feminización" de los Mossos que el conseller prometió, pero, en cambio, fuentes internas de la policía hablan de un intento de injerencia política que va más allá de la "razonable sujeción a las políticas públicas". Además, acusan a Interior de esconder tras las palabras feminización y rejuvenecer una voluntad de situar a mandos que acepten intromisiones políticas. Esta sensación se remonta al relevo de Trapero e incluso antes. De hecho, la denuncia del ex jefe de la Comisaría General de Investigación, Toni Rodríguez, ya señala estas injerencias políticas, y acusa a Sellent de intentar obtener información sobre causas judiciales que afectaban a políticos catalanes como Miquel Buch, entonces conseller de Interior, o Laura Borràs, presidenta del Parlament suspendida.

Interior quería que la situación no estallara hasta diciembre, cuando estaba prevista una remodelación de la cúpula del cuerpo con la nueva hornada de comisarios y la aprobación de un decreto de reestructuración. Sobre todo, el departamento piensa en una comisaria al frente de los Mossos. Los últimos acontecimientos, sin embargo, han abocado al final de Estela como jefe de los Mossos. La policía catalana vive una época de inestabilidad: en cinco años ha tenido seis comisarios jefe diferentes.

El 'conseller' Elena y el mayor Trapero en una imagen de cuando el segundo todavía lideraba el cuerpo.
stats