Sucesos
Sociedad 03/03/2021

La madre que mató a su hija en Girona alega que lo hizo porque “no quería que ella sufriera”

Está previsto que mañana jueves el jurado popular se retire a deliberar el veredicto

2 min
Imagen del juicio de la mujer que mató su hija ahogándola a la bañera

GironaRecta final del juicio a la madre que ahogó en la bañera a su hija de 10 años en Girona. La acusada ha declarado este miércoles y, a la pregunta de “Por qué lo hizo” de su abogado, ella ha respondido: “Lo veía todo negro y no quería que ella sufriera”. En un interrogatorio breve, la mujer ha expuesto que quería a la niña y que tenían una “buena” relación; y ha negado que hubiera planificado el crimen antes de cometerlo. 

Durante la declaración, la mujer se ha acogido a su derecho a no responder a las preguntas de la Fiscalía y de la acusación particular –ejercida por el padre de la víctima– y solo ha respondido a las preguntas de su abogado. 

La mujer también ha reconocido que dejó de tomarse la medicación que tenía prescrita cuando le dieron el alta en el último internamiento psiquiátrico. La acusada estuvo ingresada en el parque hospitalario Martí i Julià de Salt desde el 18 hasta el 24 de diciembre y, seis días después, el 30, mató a su hija. Primero le dio unas 80 pastillas benzodiazepinas, que dejaron inconsciente a la menor, y después la sumergió en el agua. La niña murió horas después en el hospital.  

Prisión permanente revisable

El fiscal mantiene la petición de prisión permanente revisable por el asesinato de una persona especialmente vulnerable y pide que se indemnice al padre de la niña con 200.000 euros por el daño moral.

La acusación particular, en cambio, pide 20 años de prisión y 300.000 euros de indemnización. Además, los abogados del padre consideran que el Instituto de Asistencia Sanitaria (IAS) también tendría que responder como responsable civil, puesto que, cuando le dieron la última alta el 24 de diciembre, no informaron a ningún familiar cercano del riesgo que podía suponer y, “a pesar de saber que estaba divorciada y tenía una hija menor de edad, tampoco le preguntaron si la niña estaba a su cargo”, reprochan los letrados en su escrito. 

Por el contrario, el abogado de la acusada, David Muñoz, sostiene que la mujer tenía las capacidades volitivas y cognitivas totalmente anuladas por el trastorno mental y que no puede ser responsable penal de lo que hizo por la falta de imputabilidad. Por eso solicita que le apliquen un eximente completo de alteración psíquica y que la absuelvan previendo la medida de seguridad de internamiento en un centro psiquiátrico para continuar el tratamiento.

Está previsto que mañana jueves acabe el juicio y que el jurado popular se retire a deliberar hasta llegar al veredicto.

stats