MEDIO AMBIENTE
Sociedad 24/01/2022

Alexandra Cousteau, activista y nieta de Jacques Cousteau: “La mitad de la vida marina que mi abuelo vio ya ha desaparecido”

4 min
Alexandra Cousteau visitó Barcelona para participar en la cumbre Future of Tourism World Summit.

BarcelonaSu primera expedición marina fue a los cuatro meses de edad. Es la tercera generación de exploradores del mar y activistas por la protección de los océanos que arrancó con su abuelo, Jacques Cousteau. Alexandra Cousteau estuvo en Barcelona para participar en la cumbre Future of Tourism World Summit. Y ahí nos explicó también su iniciativa Oceans 2050. Ya no se trata solo de proteger o conservar; lo que hace falta, dice, es regenerar y reconstruir.

¿Qué opina del turismo de cruceros?

— Está claro que crecerá, no mengua. Ciudades como Barcelona o las pequeñas islas nación tienen que pensar bien qué tipo de turismo beneficiará a sus ciudadanos y el medio ambiente, porque el dinero de los cruceros no se traduce en mejoras en la economía local. Los pasajeros que salen del barco para visitar la ciudad continúan comprándolo todo en el barco. Pero antes de mirar el impacto en la economía local hay muchas más cosas en la lista de la industria de los cruceros: llegar a las emisiones cero limpias, asegurar que la comida que se sirve a bordo es sostenible, que no abocan agua contaminada al mar...

¿Está de acuerdo con la prohibición?

— En Venecia ya lo han hecho y lo apoyo totalmente. Hay lugares que no tienen que ser destinos de cruceros. Pero no es una decisión mía sino de la población local, que es quien lo tiene que decidir. Los cruceros modulan el lugar de destino, como cuando arrastran los corales para crear puertos en aguas profundas. Por eso creo que prohibirlos es perfectamente legítimo si es decisión de la gente, pero a menudo los gobiernos no escuchan la opinión de la gente.

¿Cómo de arriba están los cruceros en la lista de riesgos ambientales oceánicos?

— La amenaza número 1 para los océanos es el cambio climático. Todo el resto está al mismo nivel por debajo de esta. La navegación en general no es buena. Y los cruceros son grandes contaminantes en cuanto a la crisis climática.

El mayor riesgo es la crisis climática.

— El aumento de temperaturas, la subida del nivel del mar, la desoxigenación que afecta a la vida marina, la acidificación: hay muchos impactos de la crisis climática en los océanos. Pero en cumbres como la de Glasgow no se habla de los océanos, que ya han absorbido el 30% de las emisiones humanas de CO2 desde la Revolución Industrial. 

Se está negociando un tratado internacional para proteger el 30% de la superficie terrestre y de los océanos.

— Sí, la iniciativa 30 para el 30 es muy importante. Es necesario que haya partes del océano que no se puedan tocar para que sean cunas de vida. Yo he crecido con la herencia de la conservación que impulsó mi abuelo y después mi padre. Pero en el transcurso de mi vida he visto la pérdida constante de vida azul: ya hemos perdido la mitad de los océanos. La mitad de la vida marina que había cuando mi abuelo empezó a hacer submarinismo ha desaparecido. Y cuando has perdido la mitad de una cosa, hablar de proteger la parte que queda es insuficiente. Hay que reconstruir.

¿Y esto es posible?

— Para saberlo hablé con Carlos Duarte, un científico marino español de gran prestigio internacional que había hecho un estudio publicado en [la revista] Nature sobre esto. Le pregunté si era inevitable que mis hijos fueran la generación de la familia que escribiría el obituario de los océanos. Me dijo que era posible reconstruir toda la abundancia perdida en los océanos en 2050 si hacíamos una serie de cosas. Y así surgió Océanos 2050.

¿En qué consiste?

— El objetivo es restaurar la abundancia de los océanos en una sola generación. El estudio de Duarte nos da el plan de ruta con 9 áreas donde actuar, y lo que haremos es ponerlo en práctica. Pronto publicaremos herramientas digitales para que la gente pueda implicarse. Hemos puesto en marcha 26 granjas de algas en varios países para estudiar si pueden capturar elCO 2 del agua: sí que lo hacen y a la vez proporcionan un nuevo mantenimiento a comunidades locales. El 70% de las granjas las llevan mujeres que se están ganando la vida con esto. También trabajamos con el chef Michelin Ángel León, de Cádiz, que ha desarrollado un arroz marino que es una manera fantástica de recuperar la posidonia.

Recuperar toda la vida perdida en 2050 suena muy optimista.

— Yo no lo era, hasta que hablé con Duarte. Y desde entonces llevamos tres años trabajando en las soluciones. Los océanos tienen una extraordinaria capacidad de regeneración, más que la tierra, y estamos viviendo un momento único en el tiempo en el que tenemos la tecnología para hacerlo y la voluntad de la población: las generaciones jóvenes están protestando en las calles, y esto no pasaba antes. Mi abuelo acostumbraba a decir que había podido hacer todo lo que hizo porque era el momento adecuado, justo se acababa de inventar la televisión y nadie más hacía submarinismo. Ahora yo creo que es también nuestro momento único en el tiempo. No desistiremos.

stats