Derechos Sociales
Sociedad 09/03/2022

Alfonso Lara Montero: "Nos tenemos que preparar para una nueva oleada migratoria de madres con hijos"

4 min
Alfonso Lara Montero es el director ejecutivo del European Social Nieto work

BarcelonaPrimero la pandemia y ahora la crisis en Ucrania. El tercer sector social en Europa se ve obligado repensarse –y digitalizarse– a marchas forzadas para atender a todo el mundo que lo necesita. Y Alfonso Lara Montero lo ha explicado incluso en el Mobile World Congress (MWC). Es el director de la European Social Network, una red de referencia europea que agrupa a los principales responsables de los servicios sociales en el continente. Ha aterrizado en Barcelona de la mano del m4Social, de la Mesa del Tercer Sector Social de Catalunya, y atiende al ARA mientras sobrevuela el gran interrogante de cómo atender a las personas refugiadas de la guerra en Ucrania.

¿Cuál es la consecuencia social que más costará de gestionar del conflicto en Ucrania?

— Las oleadas migratorias, porque, como ya ha pasado otras veces, pueden llevar los servicios sociales al límite. Nos tenemos que preparar para recibir una nueva oleada, ahora sobre todo con un perfil de madres con hijos. Esto obligará a los servicios sociales a adaptarse rápidamente, tanto por el número de personas como por su perfil. La Unión Europea ha aprobado que sean atendidas, es cierto, pero de forma temporal y sin determinar criterios objetivos. Paralelamente, en Ucrania el trabajo social no se reguló hasta el 2004, es un sector muy nuevo, y no está lo bastante desarrollado como para asumir todas las personas que habrá que atender en el país mismo. Tendremos que poner el foco en la salud mental, los traumas, y en los espacios de acogida. 

En otras oleadas hemos constatado que la acogida cuesta...

— De hecho, ahora mismo tenemos un problema de sinhogarismo creciente en todo Europa y solo en una semana de conflicto ya se habla de un millón de desplazados en Ucrania. Se tiene que planificar y monitorizar constantemente la situación, sobre todo por parte de las administraciones públicas.

¿Y qué es lo mejor que puede hacer un ciudadano para ayudar?

— Se lo planteo de otro modo. ¿Qué tiene que hacer la administración pública para garantizar que los ciudadanos que quieren ayudar lo hagan de la mejor manera posible? Y este es el problema. La administración responde de manera fragmentada. No se puede acoger sin plantear un plan de inclusión social: la respuesta tiene que ser coordinada. Las muestras de solidaridad son loables y muy necesarias, pero la administración, como coordinador, tiene que facilitar que se haga de manera organizada. Es lo mismo que pasó con el covid: mucha gente quiso ayudar, pero no hubo buena coordinación.

¿Tiene la sensación de que ante una emergencia la respuesta de los gobiernos siempre es improvisada?

— Hay que tener en cuenta que estamos ante situaciones extremadamente complejas. Pero sí que creo que las administraciones tendrían que ser más ágiles, como mínimo para planificar las consecuencias de estas situaciones. Y tienen el deber de coordinar las diferentes iniciativas y de darles medios. 

También hacen falta recursos. En Catalunya la patronal del tercer sector denuncia constantemente la infrafinanciación. 

— En Catalunya, en España y en Europa en general. Los servicios sociales están infravalorados y, por lo tanto, infrafinanciados. Si comparamos la situación del sector salud con el de los servicios sociales, la diferencia es enorme. Por eso, cuando hablamos de coordinación, muchas veces hablamos de un trasvase de recursos de sanidad a servicios sociales. Para garantizar el equilibrio y la coordinación. La población todavía percibe los servicios sociales como una ayuda a colectivos muy concretos, y esto es erróneo. Cualquiera puede necesitarlos.

Este conflicto se suma al rastro de desigualdades que ha dejado la pandemia. ¿Quién está sufriendo más estas desigualdades?

— Las personas que ya utilizaban los servicios sociales, porque se quedaron sin esta ayuda de un día para otro, y los jóvenes más vulnerables. Muchas familias no tenían los recursos suficientes, por ejemplo, para llevar a cabo la educación online. Los trabajadores de protección de la infancia también dejaron de hacer visitas a las familias y los casos de violencia aumentaron. Otro gran grupo que ha sufrido mucho son las personas que perdieron el trabajo; muchos acabaron pidiendo ayuda por primera vez.

¿Y las personas que vivían en residencias?

— También, dramático. El exceso de mortalidad en Europa creció entre un 33% en Alemania y un 66% en España. Como consecuencia ahora se plantean nuevos modelos de cuidados o la humanización de las residencias. Con todo, se hace evidente que en España y Catalunya hacen falta agencias gubernamentales públicas de inspección de la calidad para mejorar los servicios, como ya tienen otros países.

¿La renta básica universal (RBU) ayudaría en este contexto?

— Sí, pero no solo. Los planes piloto de la RBU demuestran que mejora la salud mental, pero no son concluyentes en cambios en la inserción laboral ni en la inclusión social. Hace falta un planteamiento más integral. Si queremos poner a la persona en el centro tenemos que tener claro que quizás hay que dejar de lado el tema territorial. A las personas les interesa recibir los recursos, que muchas veces son de emergencia, y no tanto qué administración se los proporciona. Y las administraciones, en cambio, sí que lo ven en clave territorial y de competencias. Y sobre todo hay que agilizar y digitalizar los procesos. Se tiene que conseguir que haya interoperabilidad entre las diferentes administraciones.

¿El tercer sector está soportando el peso del estado del bienestar?

— La administración pública lo que tiene que hacer es garantizar los derechos, pero el que los provean gobiernos o entidades es indiferente.

stats