Coronavirus
Sociedad  /  Salud 03/12/2021

El 75% de los contagios en los centros educativos se dan entre menores no vacunados

Educación y Salud descartan medidas adicionales en las escuelas de cara a Navidad, como por ejemplo más cribajes

4 min
Una docente da hielo hidroalcohólico  a los alumnos, al instituto escuela Miradas de Barcelona

BarcelonaEl 75% de los positivos de covid que se han producido en los últimos diez días en los centros educativos se concentran en menores no vacunados, eminentemente niños de menos de 12 años, que son los únicos que de momento no pueden recibir la vacuna. La secretaria general de Educación, Patrícia Gomà, ha señalado este viernes que el aumento sostenido de los contagios en Catalunya también se reproduce en las escuelas, "que son un reflejo de la comunidad", pero ha querido destacar que solo hay cuatro centros confinados, cuatro guarderías. "Con la elevada tasa de vacunación que tenemos es más difícil tener un centro confinado completamente", ha resumido Gomà.

Ahora mismo el 74% de los jóvenes de 12 a 15 años y el 81,6% de los que tienen entre 16 y 19 años tienen la pauta completa, y la secretaria ha planteado que muchos de los brotes que antes se generaban en las etapas de infantil y secundaria no se están produciendo. En este sentido, ha querido subrayar que mientras que el 31 de octubre del curso pasado había 81.920 alumnos y 3.896 profesores confinados, hoy hay 28.969 y 955, respectivamente. En parte porque los protocolos de aislamiento en caso de contacto estrecho de positivo han cambiado mucho: si se está vacunado, no hay que hacer cuarentena. En estos momentos, hay 134 grupos escolares confinados.

"En cierta manera, a pesar de los quebraderos de cabeza obvios que generan los casos en los niños, nos da una buena noticia a favor de la efectividad de la vacunación", ha valorado la responsable de los programas intersectoriales de salud pública en la infancia y la adolescencia, Laia Asso. También ha descartado que ahora se produzcan brotes más complejos en los centros educativos de forma generalizada, pero ha admitido que en algunos casos sí se observa un número más grandes de positivos cuando hay un caso índice (lo que se considera el origen de un brote) dentro del aula. Esto es lo que hace que haya focos "más llamativos" que otros y, según Asso, se trata de un fenómeno que se explica por el aumento de la transmisión comunitaria y por el hecho de que estos niños, aunque algunos hayan podido pasar la infección y se hayan inmunizado de manera natural, no están protegidos contra el virus.

Sin nuevas medidas por la ómicron

A pesar del repunte de todos los indicadores y de la amenaza de la variante ómicron, por ahora ni el departamento de Educación ni el de Salud se plantean ninguna medida adicional para proteger los centros educativos de cara a Navidad, según han señalado Gomà y Asso. Tampoco ningún cribaje periódico, como se hace en algunos países europeos, donde se hacen tests de antígenos cuando los niños empiezan las vacaciones y cuando vuelven al aula como termómetro de la situación epidemiológica. "En la comunidad educativa se trabaja muy bien y son muy responsables. Más allá del llamamiento a la prudencia y al cumplimiento de las medidas, no planteamos medidas accesorias", ha afirmado Asso.

Tampoco la de un eventual cierre de los centros. "Les escuelas permanecen y permanecerán abiertas porque son seguras", ha insistido Gomà. Con todo, la secretaria general de Educación ha admitido que crecerán los contagios en los centros educativos en las próximas semanas –del mismo modo que en la comunidad– y que habrá que extremar las precauciones ahora que llega el tiempo de las celebraciones de Navidad y de final del trimestre. "Apelamos nuevamente a la prudencia y a cumplir estrictamente las recomendaciones sanitarias. Si se hacen celebraciones de este tipo, mejor en el exterior y con mascarilla, aunque sea al aire libre", ha dicho.

A la espera del ministerio de Sanidad

Tanto Gomà como Asso se han mostrado confiadas en que pronto se podrá avanzar en la campaña de vacunación de estos menores, en concreto de los que tienen entre 5 y 11 años, después de que la Agencia Europea de Medicamentos avalara la eficacia y la seguridad de la vacuna de Pfizer en estas edades. La pelota, han subrayado, está en el tejado del ministerio de Sanidad, y en los próximos días la comisión de Salud Pública (donde hay representantes de Sanidad y de los consejeros de Salud de todas las comunidades autónomas) valorará a qué edades es recomendable iniciar esta estrategia. Después, de acuerdo con el informe que elabore la ponencia de vacunas estatal, se decidirá a partir de qué fecha se puede poner en marcha. La última palabra la tendrá el ministerio que lidera Carolina Darias, que es quien tiene que aprobar definitivamente el uso de Pfizer en estos niños.

Aunque los contagios de covid han crecido de manera generalizada en todos los grupos de edad, los dos colectivos con menos inmunizados son los que presentan las cifras más elevadas los últimos siete días. Por un lado, los más jóvenes de 15 años, que concentran la incidencia acumulada más elevada (261 positivos cada 100.000 habitantes) y, por el otro, la franja que va de los 30 a los 49 años, con 176 infecciones cada 100.000 habitantes. 

"Poco a poco se dan pasos, y no tenemos muchas dudas de que pronto se aprobará [el uso de la vacuna en niños]. Una vez se haga, el punto clave será saber con qué volumen y periodicidad nos llegan las vacunas para poder implantar la estrategia más oportuna y ser tan ágiles como sea posible, como hicimos con el resto de la población", ha afirmado Asso, que ha descartado que haya ningún acuerdo entre Educación y Salud para vacunar en los centros educativos, porque sin obtener la luz verde del ministerio todavía les falta mucha información antes de montar la estrategia. De momento se sabe que a partir del 13 de diciembre llegará el primer envío de Pfizer de 1,3 millones de dosis, que se repartirán de manera proporcional a la población infantil de cada comunidad autónoma.

stats