Salud
Sociedad 12/12/2022

Paula Martí i Paula Turon: “Cuando vomité, me sentí como si me hubieran metido un chute de heroína”

Sufren anorexia nerviosa y están en tratamiento en Girona

7 min
marcaINICIONERAddedByNERPaula AddedByNERMartímarcaFINNER y marcaINICIONERAddedByNERPaula AddedByNERTuronmarcaFINNER tienen anorexia nerviosa y están en tratamiento a la Clínica Bofill, en Girona.

GironaLas dos se llaman Paula, sufren anorexia nerviosa y están en tratamiento en el hospital de día de la Clínica Bofill, en Girona, uno de los centros privados especializados en los trastornos de la conducta alimentaria de Catalunya. Han aceptado hacer esta entrevista y dar la cara porque esperan ayudar de este modo a otras jóvenes que estén en su misma situación, y porque quieren denunciar las carencias del sistema público de salud en el tratamiento de estos trastornos. “Los políticos se llenan la boca hablando de salud mental, pero después no le destinan recursos –se quejan–. Hay gente que se están muriendo porque no pueden pagar un tratamiento”. Ellas tienen la suerte de disponer del apoyo económico de sus padres. Físicamente ya están casi recuperadas. Les falta, sin embargo, lo más difícil: dejar de obsesionarse con el cuerpo. 

Paula Martí

Paula Martí

Tiene 22 años y es de Colera. Sufre anorexia desde los 14 años, pero se lo diagnosticaron a los dieciséis. Primero recurrió a la sanidad pública.

¿Recuerdas cómo empezaste a tener este trastorno?

— No es una cosa que pase de hoy para mañana. Empecé el instituto, donde sentía que aquello no era para mí. No me gustaba nada. Además, juego a baloncesto y me comparaba mucho físicamente con otras chicas cuando iba a las competiciones. Ellas estaban delgadas.

O sea, querías ser como ellas.

— Sí. También idolatraba mucho a las modelos de ropa interior de Victoria's Secret. Eran altas, tenían éxito y parecía que todo les fuera bien. Yo también he sido siempre muy alta, mido un metro ochenta, y pensé que yo también quería destacar como ellas.

Y por eso dejaste de comer.

— Fue una cosa gradual. Mi madre me daba un Cacaolat y un bocadillo para la hora del recreo. Un día suprimí el Cacaolat y bebía agua. Después también eliminé el bocadillo y los iba acumulando en bolsas. Después, a la hora de comer o de cenar le decía a mi familia que no tenía hambre y pedía que me pusieran una ración más pequeña. Pero como se fijaron que comía poco, entonces empecé a vomitar.

¿De dónde sacaste la idea de vomitar?

— De internet. Encontré miles de páginas que te daban tips para provocarte el vómito.

¿Recuerdas el primer día que lo hiciste?

— Sí. Mi madre estaba haciendo la siesta y, cuando acabé de comer, cerré la puerta del pasillo y la del baño y lo intenté con todo lo que había aprendido en internet. Pero no lo conseguí y me frustré.

Desististe, entonces.

— No. Por la noche lo volví a intentar después de cenar, y entonces sí que lo conseguí.

¿Cómo te sentiste?

— De puta madre. Como si me hubieran metido un chute de heroína. Pensé que ya tenía la solución: no era necesario dejar de comer y pasar hambre. Solo hacía falta que vomitara lo que comía para no engordar. Solo lo hacía en casa porque no me podía saltar las comidas delante de la familia. Cuando estaba fuera, prefería no comer porque vomitar era muy desagradable.

¿Con qué frecuencia lo hacías?

— Llegué a vomitar cada día prácticamente. Como cantaba un poco en casa que siempre fuera al baño después de comer, cambié de estrategia y vomitaba en la ducha. Con la puerta cerrada y el ruido del agua, no se oye nada. Era el lugar perfecto.

¿Cuando te derivaron a un centro de salud mental infantojuvenil ya estabas en esta situación?

— Sí, y se lo expliqué a la psicóloga porque en aquel momento yo ya era consciente de que vomitar casi cada día no era normal y de que tenía un problema.

¿Qué te dijo la psicóloga?

— Empecé a hacer terapia una vez a la semana, pero continué haciendo la mía: quitaba parte de la comida del plato o les decía a mis padres que iba a comer afuera y después no lo hacía.

¿Y que pasó después?

— Me ingresaron en un hospital de día para menores en Salt.

¿Aquello te sirvió?

— Me sirvió para subir de peso, pero salí de ahí teniendo la misma relación con la comida, que consistía en saltarme comidas, comer cantidades mínimas o vomitar. Entonces, sin embargo, ya había dejado de ser un caso crítico para la sanidad pública y solo tenía visita con la psicóloga una vez al mes. Fui trampeándolo así durante dos años hasta que recaí. En septiembre de 2020 me volvieron a ingresar en un hospital de día en Salt, pero para adultos. Ahí trataban todo tipo de enfermedades mentales y no había un programa específico para trastornos alimentarios. Cuando vi el panorama, dije que no me quedaba.

¿Qué te hizo salir de esta dinámica?

— Sentirme muy infeliz. A mí me parecía todo una mierda, no disfrutaba con nada, no tenía ganas de salir de casa... Pensé: tienes 20 años y ¿qué has hecho en la vida? Por eso decidí buscar un lugar donde realmente me pudieran ayudar, y encontré la Clínica Bofill.

Supongo que en el Hospital de Salt también te querían ayudar.

— Siempre he pensado que los políticos se llenan la boca diciendo que la salud mental es muy importante pero después no le destinan recursos. Yo necesitaba un tratamiento especializado con pautas claras, que me dijeran qué tenía que comer, que no puedo hacer deporte ni mirarme al espejo. Y hacer red con los amigos y los familiares. Aquí, en la Clínica Bofill, todo mi entorno ha estado formado a propósito sobre de qué se me puede hablar y de qué no. Cuando me dieron el alta en el Hospital de Salt, dijeron que llamarían a mis padres y todavía lo estoy esperando.

¿Y de qué no puedes hablar?

— No puedo tener ninguna conversación relacionada con la comida. No puedo saber qué comeré para comer o para cenar. No me puedes hablar de peso ni de tallas. No me puedes decir que estos pantalones me quedan bien. En resumen, no me puedes hacer ningún comentario relacionado con la imagen, el cuerpo o la comida.

¿Cómo estás ahora?

— Muy bien. Con momentos bajos, como cualquier persona normal, pero feliz.

Paula Turon

Paula Turon

Tiene 26 años y es de Llagostera. Empezó a obsesionarse con el cuerpo durante el confinamiento. Está en tratamiento en la Clínica Bofill desde marzo.

Entonces, todo empezó con el confinamiento.

— Sí. Yo estaba viviendo en Londres con mi pareja. Con el confinamiento, empezamos a preparar recetas sanas y a hacer deporte. Empecé a correr porque no estaba cómoda con mi cuerpo, siempre me he comparado.

De momento todo esto suena muy saludable.

— Cuando volví al trabajo, todo el mundo me empezó a decir: “Paula, has adelgazado mucho, qué guapa que estás”. Y ya me enganché a esta idea. Pensé que empezaba a tener un cuerpo que la gente admiraba y cada vez me empecé a exigir más.

¿Qué quieres decir?

— Me apunté a un equipo de correr, y después a un maratón. Y poco a poco dejé de comer. Un día dices: estos frutos secos antes de correr, no hacen falta. Y otro día, otra cosa. Hasta que llega un punto que no entiendes qué es la normalidad. Por ejemplo, mi cerebro se acostumbró a asumir que hacer deporte quería decir correr 100 kilómetros.

Supongo que adelgazaste muchísimo.

— Sí, y también sufrí otros cambios físicos. Trabajaba en una escuela de educación especial con niños con autismo y a la mínima tenía heridas. Si me sentaba en una silla, me salían moratones. Si me apoyaba en una pared, también. Si me ponía un zapato, me salía una llaga que tardaba meses en curarse. Tenía frío constantemente y los dedos morados, tanto de los pies como de las manos, porque no me circulaba la sangre. Siempre estaba cansada, se me caía mucho el pelo y me salió vello por todo el cuerpo, porque es una manera que tiene el cuerpo de protegerse cuando bajas de peso. Se me retiró la regla y a estas alturas todavía no la tengo, a pesar de que ya hace casi un año que estoy en tratamiento.

¿No te dabas cuenta de todos estos cambios físicos?

— Recuerdo un comentario que me hizo una compañera de trabajo el día de Halloween del año pasado. Me dijo que no hacía falta que me disfrazara, porque yo ya iba siempre de esqueleto. Cuando lo oí, tuve un ataque de ansiedad. Pero había otra parte irracional de mí que me decía: ya me gusta, ya me va bien.

¿Y por qué ya te iba bien?

— Yo me quería curar mentalmente, pero no físicamente. Uno de los problemas de las personas con anorexia es que nunca te gusta tu cuerpo, le coges odio. Yo sabía que estaba delgada, pero pensaba que todavía podía bajar algo más de peso. Hay una distorsión de la realidad.

¿En qué sentido te querías curar mentalmente?

— Estaba muy mal. No conectaba con nada, estaba de mal humor. Siempre he tenido mucha comunicación con mi familia, y dejé de llamarlos. Dejé de ir al pub con los amigos. Estaba siempre en casa durmiendo, o solo salía a correr. No me reconozco a mí misma en aquella época. Es como si hubiera ido drogada durante muchos meses.

¿Y cómo saliste de esta adicción?

— Mi familia estaba muy preocupada. Pensaban que tenía un tumor porque yo les decía que sí que comía y, en cambio, no dejaba de perder peso. De hecho, yo decía que quería ganar peso pero no hacía nada para conseguirllo.

¿Cómo acabaste en la Clínica Bofill?

— Vine de Londres por una semana y mis hermanas me trajeron aquí.

¿Por qué no te llevaron a la sanidad pública?

— Creo que hay buenos profesionales en la red pública, pero no hay suficientes recursos. Mi hermana fue a buscar información y le dijeron que había mucha lista de espera.

¿Y te puedes permitir pagar el tratamiento en un centro privado?

— El precio del tratamiento son unos 1.200 euros al mes. Sin el apoyo de mis padres no lo podría pagar. En octubre me puse a estudiar un máster en educación para tener el seguro escolar que me sufrague parte del coste. Preferiría trabajar, pero si lo hiciera solo podría hacer media jornada laboral porque tengo que ir al hospital cada día. Y con el salario de una media jornada no puedo pagar un tratamiento así.

Ahora que llevas meses de tratamiento, ¿qué ha cambiado de tu vida?

— Vuelvo a tener los pies en el suelo. Antes no era yo. Durante muchos meses estuve encerrada en mí misma. Ahora, de repente, me interesa la vida de los demás y ya no le doy tantas vueltas.

stats