Arte
Cultura  /  Arte 09/05/2022

Así serán las puertas de Jaume Plensa que cerrarán los porches del Liceu

El artista firma también la dirección de la ópera 'Macbeth' de Verdi la temporada que viene

4 min
Jaume Plensa y la maqueta de las puertas del Liceo

BarcelonaJaume Plensa por partida doble en el Gran Teatre del Liceu: con una obra que se quedará allí para siempre y otra que hará temporada el 2022-2023. El artista será el autor de las puertas que cerrarán el vestíbulo histórico del teatro y también el creador de la puesta en escena de una producción del Macbeth de Verdi. 

“Necesitábamos proteger un espacio que se había convertido en difícil, con violencia y poco seguro”, explica el director artístico del Liceu, Víctor Garcia de Gomar, describiendo situaciones como “violaciones, prostitución, gente pinchándose heroína, gente durmiendo porque no tienen ningún otro sitio y no quieren marcharse”. El consorcio había pedido soluciones para proteger este espacio de porches, que da paso al Cercle del Liceu, además del teatro. “En las puertas del paraíso hemos encontrado el infierno”, decía, poéticamente, Garcia de Gomar, que buscó “una respuesta artística” para solucionarlo. Y la respuesta es una obra de arte de Jaume Plensa.

La primera vez que se lo propusieron al escultor, dio la excusa de que no tenía tiempo. “Odio la palabra puerta, todo lo que cierra me pone nervioso”, dice. Pero la parada de la pandemia hizo que se reencontrara con su ciudad y empezó a idear "unes puertas que no parezcan puertas". Al final se trata de tres piezas de 4x4 metros, cóncavas, de solo de 1 centímetro de ancho, que pesan 550 kilos cada una y donde se identifican sus característicos alfabetos. La obra costará 750.000 euros y estará instalada en septiembre para empezar la temporada. ACS será el patrocinador principal y financiará el 50% de la obra; el 15% va a cargo del teatro y el 35% de los fondos europeos Feder. El artista ha renunciado a sus honorarios, para regalar la pieza al teatro por su 175.º aniversario.

Maqueta de cómo serán las puertas desde dentro de Plensa

Plensa ha explicado que quería hacer tres homenajes: “A la diversidad, delante de la Rambla, que es la arteria de la diversidad de Barcelona; a un arquitecto como Gaudí y sus rejas, y a la obra de Miró, que ha marcado el influjo de la calle incluso en los momentos trágicos como el atentado". Por eso la obra, que tendrá el color de “la luz de la luna”, se llama Constelaciones: cuando se levantan las puertas se proyectan unas sombras en el suelo sobre las cuales transitan los visitantes. “Era un desafío muy fuerte, hacerlas. Por la institución, porque adoro la ópera, porque la escultura es muy complicada de esconder y quería que las puertas gustaran”, dice el artista. Jugando con su iconografía más conocida, dice que las puertas serán “el rostro del Liceu”. 

¿Una escultura pública?

Sobre si este será el último regalo a Barcelona –además de la escultura de la cabeza Carmela que hay delante del Palau de la Música– o hay opciones de hacer una gran obra en el litoral, como hace años que ha dicho: "Soy incapaz de responder. Es un mundo que se me escapa. No sé si han invitado a la alcaldesa. Me encantaría. Estaría bien dejar descansar a Gaudí, que está pluriocupado en esta ciudad. Me parece que como generación tendríamos que dejar un legado de cierta importancia, creo que la ciudad se lo merece, nosotros nos lo merecemos", ha dicho. 

Un debut absoluto a la dirección

Jaume Plensa será el artista residente del Liceu en 2022-2023 gracias a las dos piezas y una exposición en la sala de los espejos.  A pesar de que había colaborado como diseñador en obras de La Fura, ahora se estrenará como director escénico junto a la dirección musical del maestro Joan Pons. Sobre el montaje, ha dicho que le hace mucha ilusión, porque Macbeth de Shakespeare es su preferida, "una obra sobre la dualidad de cuerpo y alma, lo visible y lo invisible, el cuerpo y la materia –reflexiona–: con la escultura trabajamos la materia pero pensando con la abstracción". 

Plensa cree que "ha habido un error de aproximación" al texto. "No he querido ver ningún Macbeth porque nunca me han gustado. Hay demasiada sangre, sudor, suciedad". Su apuesta será más estética, como un sueño: "Ahora la ópera se expresa con imágenes contemporáneas, todo el mundo va vestido de taxista. Yo he hecho una ópera mental. Todos hemos sido alguna vez todos los personajes de la pieza", dice. Escénicamente, se verán sus clásicas cabezas de malla en movimiento, también los personajes hechos de alfabetos, incluso saldrán sus ojos proyectados, y el vestuario de los artistas seguirá también este diseño. El artista está tan entusiasmado que ha repetido varias veces que será "inolvidable", "increíble" y "extraordinario".

Jaume Plensa explicando cómo será la obra que diseñará en el Liceu.

El presidente del Liceu, Salvador Alemany, cree que las puertas de Plensa "ennoblecerán la Rambla" porque "el principal artista barcelonés del siglo el XXI dialogará con las puertas del 1874 de Oriol Mestres para siempre". La obra ha recibido el visto bueno de Patrimoni de l'Ajuntament de Barcelona. Plensa ha dicho que hay quien opina que la fachada es "horrorosa", mientras que a él le gusta "y no tocaría ni una coma". Sobre las reformas pendientes, Alemany ha dicho que solo queda cambiar las butacas de la platea este verano: "Este diálogo a la fachada del teatro culmina de manera brillante un proceso que empezaba con la restauración del vestíbulo, el Salón de los Espejos y la escalinata, los vitrales wagnerianos, la marquesina y la iluminación de la fachada", ha dicho el presidente del teatro, que ha destacado el buen momento que pasa el teatro, lejos “de la depresión en que habríamos podido caer” con las dificultades de la pandemia. Mientras tanto, la dirección del teatro está trabajando en el concurso del proyecto arquitectónico del Liceu Mar, que tendría que salir de aquí tres meses.

stats