President del grupo Focus
Cultura 25/10/2021

Daniel Martínez: "La campaña de los teatros públicos es una absoluta inmoralidad"

7 min

BarcelonaDaniel Martínez es el presidente del Grup Focus, del que forman parte Focus Madrid, el Teatre Romea, el Condal, La Villarroel, el Goya, La Latina y otras empresas del sector de la cultura. Hablamos con él de cultura, de empresa y de política.

Acabamos de vivir el primer fin de semana con aforo completo en la cultura, pero la pandemia ha sido cruel con muchas personas y empresas. ¿Cómo lo ha vivido usted? 

— Muy mal, como todo el mundo que ha estado en esta situación. De repente pasamos al cero absoluto, una situación que ni nos había pasado por la imaginación en el peor de los sueños. Hemos salido adelante bastante bien; hemos tenido una pequeña erosión patrimonial pero la empresa se mantiene entera. Durante los primeros tiempos de la pandemia solo estuvimos dedicados a ver cómo subsistiríamos y si esto nos llevaba a la desaparición. El Grec del 2020 dio la señal de alerta de que se tenían que hacer cosas. Se trataba de resistir y de prepararnos para la salida. Parece que ya estamos en este momento. 

¿Cuántos son hoy en Focus? 

— La nómina media antes de la pandemia era de 394 personas, pero como incluye a artistas no es la misma cuando la actividad no es plena. Este año las recuperaremos todas, incluso algo más porque la actividad ha subido. Durante la pandemia hicimos ahorros, teníamos el dinero de inversión de producción y esto nos ha permitido volver con más fuerza. Hemos salido de la pandemia con la producción más grande de nuestra historia. 

¿La administración hizo lo suficiente? 

— En más o menos medida las administraciones ayudaron. Obviamente había prioridades superiores. En el sector de la cultura hay mártires claros como el mundo de la música y hay gente que ha salido adelante bastante bien como el mundo del libro. El teatro ha tenido la ayuda de las administraciones, quizás no en la medida que hacía falta, pero lo más importante ha sido la ayuda para mantener las plantillas inalterables. Hemos utilizado los ERTE con la seguridad de que esto nos permitía hacer volver a todo el mundo a trabajar. La erosión económica de los trabajadores la hemos preservado prácticamente a cero. 

La campaña pública para reanimar al sector ha levantado polvareda por una cuestión de precios muy bajos. ¿Cuál es su reacción? 

— La reacción que se puede tener ante un escándalo, una insolidaridad del sector público hacia el sector privado y un eufemismo que han utilizado para tapar su falta de público hasta ahora con los espectáculos que habían presentado. Es una absoluta inmoralidad. Estoy siendo duro porque es que estoy muy indignado. Es una competencia desleal como hacía mucho tiempo que no se producía, y que en el fondo culmina en una deriva muy peligrosa del teatro público de Barcelona que dará el toque de alarma para que las instituciones intervengan.  

Este año invertirán seis millones en producción, en conjunto más que los teatros públicos. ¿Qué diferencia su línea de actuación y la pública? 

— Invertiremos seis millones en producción y 17 millones es el presupuesto de funcionamiento de la actividad durante todo el año. El teatro público ha hecho espectáculos que en el teatro privado serían imposibles. No los suficientes; estoy bastante en desacuerdo con las líneas que han seguido hasta ahora, pero tengo mucha esperanza con la nueva directora del TNC. Si el TNC solo puede dedicar aproximadamente un 20% de su presupuesto a actividad, será muy difícil que haga lo que quiere. Pero nosotros con seis millones de euros presentamos veinte producciones propias y ocho coproducciones. Después la actividad cuesta 17 millones, que los tenemos que hacer de taquilla. 

¿Cuáles son los retos de la empresa a sus 35 años?

— La empresa salió con un ánimo de trascendencia empresarial, y esto está por encima de las personas. Hace tiempo que estamos preparando el relevo con la gente de la siguiente generación o más alejada de la nuestra. Ahora hemos creado Àfora y seguramente será un buen refugio para los que no estamos ya para llevar el día a día. 

¿Qué es Àfora? 

—  Es un hub de pensamiento, de actividades parateatrales que nos tienen que permitir participar más en la vida social y cultural en el territorio de nuestra influencia. Claramente es Catalunya, en primer lugar, y Madrid, donde ya estamos presentes. Durante la pandemia yo decía pestes de la distancia social. Ahora ha llegado el momento. Todavía vamos con mascarillas pero fui al teatro el fin de semana y por primera vez había gente que se tocaba con el brazo en la butaca, porque tenemos brazos comunes, con toda naturalidad. Hace 18 meses era imposible. Hay que recuperar este espacio humano, que no es solo físico y que se basa en la inteligencia compartida. 

Àfora también potencia la relación teatral entre Barcelona y Madrid. ¿Qué les aporta este vínculo?

— Tenemos la ventaja de los dos idiomas y podemos tener Madrid como un mercado fundamental. Una de las líneas de Àfora es Platea 618, que son los kilómetros que hay entre Barcelona y Madrid. Queremos establecer una relación personal entre los protagonistas de la actividad teatral. Este lunes empieza con un cenáculo con José Sacristán y una docena de actores y directores catalanes. Hemos creado una editorial y empezamos con un libro del Màrius Serra, y uno de Helena Tornero y Paula Bonet. La semana que viene se dará a conocer el comité de asesores del Primer Congreso Internacional de Espectadores de Teatro, que se celebrará en Barcelona en mayo. Otra línea, La Cinquena Paret, dedicará una sesión a la oratoria y otra al manual del buen candidato. No es humo, es un proyecto que nos apasiona.

Usted es una persona muy implicada socialmente y con fuertes opiniones políticas. Es un catalán nacido en Soria que en los últimos años no lo ha pasado bien, ni aquí ni en Madrid. 

— Es muy difícil pasarlo bien cuando no hay diálogo, cuando no se tiene en cuenta al otro, cuando las mayorías no tienen en cuenta a las minorías. Es un problema democrático solo. Un reforzamiento de la democracia hace que lo pases mejor y esto es lo que confío que esté pasando en estos momentos. 

¿Confía en la mesa de negociación? 

— Confío en todas las mesas de diálogo. No se tenía que salir de aquí. La clave es el diálogo siempre. No conozco ninguna otra medicina para poder llevarnos bien todos. Es la única solución a todos nuestros problemas, si es que tienen solución, porque hay problemas insolubles o que son solubles a largo plazo o son solubles desde otro punto de vista. 

¿Por qué cree que la mayoría de los musicales que estrenan temporada son en castellano? 

— La mayoría de los musicales de gran formato vienen de Madrid. Para los de Madrid, trasladar idiomas significa hacer otro espectáculo, una nueva inversión. Para nosotros no, podemos hacerlo con los mismos actores, tenemos esta ventaja. De siempre el catalán ha sido el idioma prioritario de las productoras catalanas y por supuesto el nuestro. Algunos piensan que hacer espectáculos en castellano es más rentable económicamente. Aquí estoy en desacuerdo. El público va igualmente a los espectáculos, sean en catalán o en castellano. Podría ser cierto si viniera gente de fuera a ver teatro en Barcelona, pero no pasa. 

¿Uno de los deberes es la lengua? 

— Es lógico. Si te acoges a los planes de la Generalitat, que lo considera prioritario, no puedes abstenerte. O estás en el sistema o sales del todo. Nosotros estamos en el sistema, creemos en esto. En el teatro no ha habido nunca el más pequeño problema, la gente tiene suficiente variedad en la cartelera. Pero no traducimos un espectáculo en el que la lengua del autor es castellana, es absurdo. 

Daniel Martínez

Hace 10 años el sector aspiraba a tres millones de espectadores. Estaba cerca, pero vino la crisis de 2008, el 2012 impactó en el teatro y ahora salimos del covid. Hoy tiene la mitad. ¿Cómo prevé salir de esta situación? 

— Es una cuestión de tiempo. La clave ahora es lo atractiva que hagamos la actividad teatral. Por eso no me molestan los musicales, son una atracción de público muy grande. En 2011 llegamos a los dos millones ochocientos mil espectadores. Contábamos que en 2012 llegaríamos a los 3 millones; el teatro era una prioridad en la opción cultural de los catalanes. Ahora hemos caído en picado porque no ha habido posibilidades, pero la temporada que ha empezado yo auguro que irá cerca de los dos millones y medio. Me quedo en 2,3 millones y sería capaz de hacer porra. 

En los últimos seis años, el departamento de Cultura ha tenido siete 'consellers' y un presupuesto inferior al 1%. ¿Qué le dice de la consideración política de la cultura? 

— Una de las pocas cosas buenas que ha supuesto la pandemia ha sido la decisión de considerar la cultura como bien esencial y el compromiso repetido de que el presupuesto se doblaría y llegaría al 2%. Estoy muy optimista al respecto, estamos en un buen momento para confiar en los responsables de las administraciones. 

Históricamente Madrid había mirado a Catalunya como una punta de lanza de la escena. ¿Hoy se ha dado la vuelta a la tortilla? 

— No, pero tenemos menos incidencia. Hay una carencia que se nota, igual que con las compañías históricas. Eran una punta de lanza en la importancia del teatro catalán, inventaron una manera de crear y de representar teatro original de Catalunya. Esto prácticamente ya está fuera de juego. Las productoras de importancia en Catalunya que puedan hacer espectáculos por todo el territorio español se pueden contar con los dedos de las dos manos. Los actores catalanes tienen una presencia importante en Madrid. La gran desgracia es no tener plataformas situadas en nuestro territorio; esto es una falta de riqueza enorme para el mundo de la interpretación. 

¿Faltan plataformas de la industria audiovisual aquí?

— Y cadenas generalistas; solo tenemos una y lo está pasando mal. Es muy difícil ser el ariete de la industria audiovisual porque no tienen dinero. La estructura se les come todo el dinero y esto se tiene que equilibrar con más dinero; no se me ocurrirá nunca que rebajen la estructura. Si se tiene que votar que los teatros públicos tienen que tener más dinero yo voto a favor, siempre que se equilibre con el sector privado.

stats