Cine
Cultura  /  Cine 27/04/2022

El 'Alcarràs' de Carla Simón llena Lleida de vida, cine y payesía

El prestreno en la capital del Segrià reúne a centenares de personas en un entorno decorado para la ocasión

Júlia Peñascal Felís
3 min
Carla Simón y el equipo de 'Alcarràs' a la precias trenza de la película en la Llotja de Lleida.

LleidaUna alfombra verde, cuatro tractores y 380 palés llenos de fruta. "Parece que estemos cosechando en el bancal", asegura una espectadora al ver el photocall del prestreno de la película Alcarràs en Lleida. Un montaje “bestial”, según algunos de los curiosos que acuden a la proyección del film de Carla Simón, flamante ganadora del Oso de Oro en la Berlinale.

Aunque todavía quedan horas para que se inicie el acto, frente a la Llotja de la capital del Segrià ya se reúnen cientos de personas. Amigos, familias y vecinos que esperan con emoción ver esa película que sienten como suya. "Nunca había visto esta plaza tan llena", asegura una de las asistentes. Entre este público expectante se encuentran actores secundarios y extras que participaron en los rodajes y que, meses más tarde, podrán ver su aportación al film. “Vivimos cómo el pueblo se llenaba durante tres días con un ambiente muy festivo. Ahora lo revivimos en este prestreno”, explica Maria Farrera, de Bellvís.

Jesús Vidal también recuerda cómo participó en el primer casting y asegura que, al ser payés, se ve “muy implicado en la película”. “Es mi vida, pero también la de mis padres y la de los nietos. El vínculo es muy fuerte”. Ester Cónsul coincide con él: “Me parece que incluso me emocionaré al verla”.

El público de la Llotja de Lleida antes de la proyección de la película 'Alcarràs'

La gran ovación

Poco a poco, mientras los actores no profesionales se ven rodeados de prensa en el photocall, el público va ocupando la sala Ricard Vinyes de la Llotja, característica por sus paredes llenas de árboles y un techo con formas de hojas. "No puede ir mejor", asegura la directora de la película, Carla Simón, que al entrar en la sala es recibida con una gran ovación.

Dentro de la sala, se apagan las luces y comienza la esperada Alcarràs, con momentos de aplausos, risas y emoción por parte del público. Fuera, miembros de la Escuela de Hostelería y Turismo de Lleida y de Bo de Shalom preparan platos de kilómetro cero con los productos frescos que formaban parte del atrezzo del photocall. Una degustación que, a la salida de la película, los espectadores gozarán. Y así es, mientras comentan, con emoción, cada escena de Alcarràs. No hay otro tema de conversación entre la gente que se reúne a la salida de la Llotja.

La película, que según la mayoría de espectadores muestra la realidad rural de las tierras de Ponent, no ha dejado a nadie indiferente. “Es una representación total de la vida del campesinado”, expresa una espectadora. "Si has vivido la huerta, te toca la fibra porque te hace recordar momentos de la infancia", explica Ruth Baldó. La espectadora también apunta que se ha emocionado al oír el acento leridano, "algo muy poco habitual" en el cine y la televisión. Y de hecho, no es la única. Pepa Mur asegura que “oír que en la película hablan como tú hace que te sientas muy identificada”.

Los actores no profesionales también han sorprendido al público. "No podemos dejar de pensar que, a pesar de ser actores amateurs, son capaces de transmitir todos estos valores", asegura Pep Torres. Otra espectadora lo tiene claro: “Si los actores tan bien lo hacen es porque la pasión del campo no se enseña en dos días. Esto solo puede transmitirlo la gente que lo vive”.

stats