Cultura 16/04/2021

Julien Temple: “Es un milagro que Shane MacGowan siga vivo”

El director inglés captura en un premiado documental los triunfos y las miserias del cantante de The Pogues

5 min
El director inglés Julien Temple al Festival de San Sebastián

BarcelonaJulien Temple (Londres, 1953) ha dirigido los documentales definitivos sobre iconos del rock como los Sex Pistols, Ray Davis, Joe Strummer y Keith Richards, pero quizás el reto más grande al cual se ha enfrentado nunca ha sido capturar la grandeza y las miserias de Shane MacGowan, alma de The Pogues y príncipe borracho de la música popular irlandesa. El documental Crock of gold: bebiendo con Shane MacGowan, que se estrena este jueves en cines y en la plataforma Sala Virtual de Cine, celebra la historia, la música y los excesos del cantante sin esconder la resaca y los peajes que se han cobrado en su cuerpo todos los excesos. Un canto emocionante a la cultura irlandesa y a una figura tragicómica galardonado con el premio especial del jurado del Festival de San Sebastián.

Tràiler de 'Crock of gold: bebiendo con Shane MacGowan'

Johnny Depp, productor del documental, ha explicado que conoció Shane MacGowan en los 80, una noche, y que despertó tres días después en otro país sin recordar nada. ¿Usted como lo conoció?

— Fue durante la época punk, en los 70. Yo filmaba a los Sex Pistols y a The Clash y Shane siempre estaba ahí. Cuando Sid Vicious era solo un fan, siempre era el foco de atención de los conciertos, pero cuando se unió a los Sex Pistols dejó un vacío en el público que Shane pasó a ocupar. Siempre que filmaba el público de aquellos conciertos la cámara se concentraba en él, era una figura muy enérgica. Y yo le hice la primera entrevista que concedió, cuando todavía llevaba una cresta punk. Aparece en la película.

No solo tomó el lugar de Sid Vicious entre el público, también se convirtió en una especie de Sid Vicious de la música irlandesa.

— Sí, es cierto. Basó buena parte de su identidad en Sid. Cuando lo oigo hablar me recuerda a él en muchos sentidos. Hubo épocas en las que también imitaba el look de Sid, creo que le habría gustado ser como él más que a nadie.

Shane MacGowan en un concierto de The Pogues

Una cosa que queda clara viendo el documental es que Shane MacGowan odia hacer entrevistas. ¿Cómo lo convenció para participar en el documental?

— Es divertido que lo preguntes, porque yo no le propuse hacer el documental, fue él quien me lo propuso a mí. Yo no estaba seguro de querer hacerlo, sabía que habría que tocar temas dolorosos. Y Shane tiene cierta reputación, no tiene fama de ser un tipo fácil, precisamente. Pero me gusta trabajar con gente difícil. No es una experiencia agradable y siempre es un reto, porque habrá muchos problemas, como no querer hacer entrevistas. Pero compensa: las personas difíciles son sujetos muy interesantes para un documental.

¿Por qué eligió a Johnny Depp, Gerry Adams y Bobby Gillespie como entrevistadores?

— Como Shane no quería hacer entrevistas, tuve que pensar maneras diferentes de hacerlo hablar. Las personas con las cuales habla en el documental no lo entrevistan, en realidad solo conversan. Johnny era una elección obvia porque es un buen amigo de Shane y, además, productor del film. Lo que me gusta de estas conversaciones es que en cada una ves diferentes versiones de Shane: con Johnny Depp ves a dos viejos amigos que son famosos bebiendo juntos, pero con Gerry Adams parece un estudiante mirando con admiración a su héroe, y con Bobbie Gillespie saca su lado más desagradable. Shane puede ser encantador, pero también un malparido, es un hombre contradictorio y con defectos, pero esta es su grandeza.

Sus documentales siempre van más allá de la música. Este es un film sobre MacGowan, pero también sobre Irlanda y su diáspora, y esto no lo podría haber hecho con Bono como protagonista. ¿Por qué funciona tan bien MacGowan como metáfora de Irlanda?

— Porque es un desgraciado, una persona muy imperfecta, pero a la vez ha sobrevivido a dificultades extremas y a una vida trágica. Es un milagro que el Shane siga vivo. En él hay algo que refleja la experiencia irlandesa de llevar 800 años sobreviviendo a la opresión inglesa luchando por la libertad y no rindiéndose a pesar de las derrotas, las masacres, las épocas de hambre. Shane es una metáfora de esta lucha y sus canciones penetran en la conciencia colectiva de Irlanda y en su tradición literaria al nivel de autores como James Joyce, Samuel Beckett y Oscar Wilde. Su uso del inglés es más brillante que el de muchos autores ingleses.

Shane MacGowan, Victoria MacGowan y Johnny Depp

Confieso que me rompió el corazón ver el estado en que está MacGowan, en silla de ruedas y con dificultades para hablar. ¿A usted, que lo conoció cuando era un joven punk lleno de energía, lo afectó ver su aspecto actual?

— Tuve una sensación similar a la tuya. Cuando me dijo de hacer la película lo fui a ver y ya estaba en silla de ruedas, tenía un aspecto terrible. Fue un choque, me recordaba al Sid Vicious de la última época, cuando estaba muy malo. Sabía que mostrar a Shane tendría un efecto parecido en mucha gente, no es fácil de ver. Es como si hubiera consumido su cuerpo y ya no funcionara. Pero por suerte también tiene buenos momentos. Shane tiene la capacidad de ser divertido y encantador cuando quiere. Hay tragedia en él, pero también un cierto triunfo. Es un doble aspecto que está muy presente en su historia, y uno de los motivos principales por los cuales lo admira tanta gente.

¿Él ha visto el documental? ¿Cómo reaccionó?

— Bueno, yo no hice la película esperando que le gustara. Y no he hablado con él desde que me envió a hacer puñetas. Pero uno de mis productores fue a la proyección que hicimos en Dublín para enseñarle el documental y, aparentemente, lloró mucho al final de la película. Y estoy seguro que en parte es por el trauma de contemplar toda tu vida pasar y ver el aspecto que tiene ahora. No tiene que ser nada fácil. No lo sé, él quería que se hiciera el documental y yo no lo podía hacer sin mostrar quién es él hoy, poniendo todas las cosas buenas y las malas y que la gente llegue a sus propias conclusiones. No quiero juzgarlo, sino que la gente lo vea como es, qué ha hecho y qué piensa de sí mismo. Quería celebrar a Shane, pero con todas las cosas buenas y malas que hay en él. He intentado ser honesto. No es un documental histórico, solo mi verdad. Pero luchas una batalla perdida, si buscas la verdad con alguien como Shane MacGowan. No hay nunca una sola manera de ver las cosas con él.

Shane MacGowan

Ha hecho documentales sobre otras estrellas del rock, como Keith Richards, consumidor de alcohol y drogas durante largos periodos. ¿Por qué alguien cómo él consigue salir más o menos intacto y otros como MacGowan pagan un coste tan alto?

— Obviamente, Keith tiene una constitución física muy resistente, increíblemente resistente. Pero Shane también. En realidad, es increíble que no esté muerto. Está hecho un trapo, cierto, pero sigue vivo y su mente está activa. Es difícil saber por qué hay gente que es adicta a las drogas y el alcohol y otros no. Pero creo que la fama es la peor droga de todas. Y creo que tanto Keith como Shane usaron la heroína y el alcohol para diluir la fama y construir un espacio en el cual poder conectar con quien eran, sin toda aquella gente diciéndoles que sí a todo y tratándoles como si fueran dioses. Vivir así es muy malo para cualquiera y la heroína es una buena manera de esparcir la niebla. A la vez, el alcohol ha tenido un efecto positivo en Shane, creativamente. Él mismo dice que algunas de sus mejores canciones no las podría haber escrito sobrio.

No hay ninguna aparición de miembros de The Pogues a la película. ¿Por qué?

— Fue decisión suya. Se lo ofrecimos y declinaron la propuesta. Pero creo que la película es mejor sin ellos, porque nos permite pasar más tiempo con Shane, que es un personaje mucho más fascinante.

stats