Arte
Cultura 21/04/2022

El latido de los canales da vida al pabellón catalán de la Bienal de Arte de Venecia

La artista Lara Fluxà hace circular el agua por dentro de sus obras

4 min
El comisario de 'Limo', Oriol Fontdevila y el artista Lara Fluxà al pabellón catalán de la Bienal de Venecia

VeneciaLos participantes en la 59.ª Bienal de Arte de Venecia parecen haberse sacado la espina de los dos años de virtualidad y dominio de las pantallas que conllevó la pandemia de covid. Ahora muchos de los pabellones y espacios están llenos de instalaciones gigantescas y que en algunos casos solo tienen sentido en Venecia. Entre estas hay que destacar Llim de Lara Fluxà, la representante de Catalunya y las Islas Baleares, con el impulso del Institut Ramon Llull, dentro de los Eventi collaterali. Las trece familias de piezas de vidrio que constituyen la obra, a las que Fluxà denomina cuerpos, forman un “organismo” que se extiende por todo el espacio de la sede catalanobalear, los Cantieri Navali, y se nutren del agua del canal. El agua entra dentro del edificio a través de unas cañerías cuando la marea está alta y más adelante es expulsada. El proceso se repite dos veces al día. “Es un organismo que se alimenta a través del agua de Venecia y se ve afectado por el entorno. Es como un organismo sin cuerpo”, explica Fluxà. 

En paralelo al agua, otras piezas contienen un líquido que parece leche, evocador de un alimento primordial que también las nutre, y otras aceite de motor usado, reflejo de los “residuos de la sociedad de consumo”. A pesar de que esta referencia y el problema de los barros que amenazan la estabilidad de Venecia hacen pensar que Llim es sobre todo una instalación ambientalista, el comisario del proyecto, Oriol Fontdevila, asegura que su funcionamiento es sobre todo “oníríco”. Y como Lara Fluxà también apunta que la “viscosidad” es otro elemento importante de Llim, la instalación hace pensar en las otras muchas obras abstractas vistas en toda la Bienal que se caracterizan por las formas orgánicas y fluidas, y que parecen surgidas de un universo de ciencia ficción. La inauguración de la obra ha contado con la presencia de la consellera de Cultura, Natàlia Garriga, y la directora general de Cultura del gobierno de las Islas Baleares, Catalina Solivellas. El presupuesto de la participación catalanobalear en esta Bienal ha sido de 425.000 euros, 225.000 de los cuales se han destinado a la producción de la obra.

Una "retrospectiva encubierta" de Ignasi Aballí

También es impactante la visita al pabellón español de Ignasi Aballí. El espacio se ha transformado del todo porque han instalado una versión del mismo pabellón inclinado diez grados, para corregirlo y alinearlo con los vecinos. Este año se cumple el centenario de la participación española en la Bienal y dentro del pabellón da la sensación de encontrarnos en una escultura gigantesca llena de espacios imposibles y rincones insólitos, pero solo es el comienzo: la comisaria, la crítica Bea Espejo, y Aballí han trabajado juntos desde hace 25 años y se nota. Espejo conoce la obra de Aballí con profundidad y ha convertido el pabellón, titulado Corrección, en “una retrospectiva encubierta”, porque reúne muchas de las preocupaciones del artista desde los años 90, como por ejemplo trabajar con las ideas de error y derroche, los estudios del color y los conceptos antagónicos con los que le gusta jugar, como por ejemplo que el pabellón está recto y a la vez girado, vacío y lleno, y se puede estar adentro y afuera al mismo tiempo.

El pabellón español de Ignasi Aballí, 'Corrección'

El pabellón español es también una representación oficial “a contracorriente”, como dice Ignasi Aballí, que recomienda una visita más detenida por el espacio. Más allá de esto, hay una reflexión sobre compararse con el otro, uno de los complejos del carácter español, que considera mejor todo lo que viene de fuera, y una reflexión sobre la convivencia, porque el pabellón está compuesto de dos estructuras en tensión: “Dos arquitecturas que conviven: la original pierde espacio y se genera un espacio con una cierta tensión para que la nueva arquitectura no quepa entera”, explica Espejo. Además de Aballí, la presencia de artistas catalanes en Venecia la completan Remedios Varo y Josefa Tolrà en la exposición central, La leche de los sueños; Sixe Paredes en otro de los Eventi collaterali, With hands signs grow, en el Palazzo Dio, y Antoni Muntadas, que fuera de la Bienal expone en la Galleria Michela Rizzo en la isla de la Giudecca.

Intervenir en la historia de los edificios

Ignasi Aballí explica que con su intervención ha tocado “la memoria” del pabellón español. También lo ha hecho la artista del pabellón alemán: Maria Eichhorn ha hecho un agujero en el suelo de la sala central y ha sacado el enlucido de las paredes en diferentes puntos para revelar detalles del pabellón original de 1909 que quedó escondido por una reforma de 1938 de inspiración fascista.

El pabellón alemán de la artista Maria Eichhorn

Cerca, las colas en el pabellón francés y en el británico eran cada vez más largas. En el francés, el artista de origen argelino Zineb Sedira ha recreado en varias instalaciones decorados de películas como La batalla de Argel de Gillo Pontecorvo, Las manos libres de Saadi Yacef y El extranjero de Luchino Visconti, y presenta la película propia Los sueños no tienen títulos en un pequeño cine inspirado en Jean Vigo de Gennevilliers. “En mi nuevo proyecto era importante recordar que en Francia y particularmente en Italia los directores coprodujeron películas que apoyaban y transmitían ideas desarrolladas en el Tercer Mundo” –explica Zineb Sedira–. Creo que estas coproducciones forman parte de las manifestaciones más importantes de solidaridad de aquel momento y ahora intento reavivarlas”.

En cuanto al pabellón británico, Sonia Boyce se rinde a la experimentación y la improvisación de un grupo de cantantes (Jacqui Dankworth, Poppy Ajudha, Sofia Jernberg y Tanita Tikaram). Feeling her way es una mezcla de vídeoarte, escultura e instalaciones con la que el artista reivindica el poder de la colaboración, la libertad y la fuerza de estas mujeres.

stats