Política Cultural
Cultura 28/04/2021

Museos gratuitos, becas a creadores, la sexta hora artística, una moneda cultural: Barcelona impulsa 100 medidas para que la cultura sea un derecho fundamental

Se invertirán 68,7 millones solo en los dos próximos años

4 min
Una de las actividades de la última Mercè con el sistema de cita previa

BarcelonaQue los ciudadanos tengan acceso a la cultura y que sea un derecho a la altura de los derechos fundamentales, como la sanidad y la educación. Este es el objetivo del ambicioso Plan de Derechos Culturales que ha presentado este miércoles el Ayuntamiento de Barcelona y que incluye 100 medidas concretas para democratizar la cultura. El programa, titulado Fem Cultura, irá acompañado de una inversión de 68,7 millones de euros para desarrollar estas nuevas políticas públicas solo en los próximos dos años. "Con la pandemia hemos oído decir que la cultura es un bien esencial, pero no basta con palabras. Se necesitan presupuestos y acciones concretas y con un horizonte que va más allá de los 2 años", ha afirmado la alcaldesa Ada Colau.

Según el teniente de alcalde Joan Subirats se trata de un cambio de paradigma, puesto que por primera vez se habla de los derechos culturales de los ciudadanos y se plantea como una iniciativa pionera a escala internacional. El plan despliega nueve medidas con el objetivo de que la ciudadanía participe de la cultura ligada a la educación, a las culturas populares, a la creación, tenga acceso a la información, el conocimiento y el patrimonio. Además del alcance de la medida, la singularidad es su transversalidad en diferentes áreas (cultura, educación, tecnología, ciencia, innovación) y el gran número de agentes implicados. 

Este marco teórico, que se desplegará en 9 medidas de gobierno, plantea unas acciones acotadas y tan concretas como por ejemplo: 

  • La implementación de la sexta hora para actividades artísticas en las escuelas públicas 
  • La gratuidad del acceso a las colecciones permanentes de los museos municipales (se está estudiando su viabilidad jurídica y económica y en conversación con las instituciones consorciadas) 
  • Ampliación de los proyectos escolares como En Residència a todas las escuelas e institutos
  • Nuevo programa de becas para creadores (como las que se hicieron excepcionalmente por el covid eliminando los premios Ciutat de Barcelona)
  • Ampliación de 5 a 20 las residencias para artistas 
  • Creación de la Casa de la Música en lo que hasta ahora era Sala Barts (se añadirán actividades diurnas a la explotación privada que se hacía hasta ahora y que seguirá a través de un concurso)
  • Creación de la moneda cultural REC (para bonificar el consumo cultural en función de la renta, los distritos y los sectores, y vincular nuevas equipaciones)
  • Ofrecer bajos de protección oficial para usos culturales, para gestión, para talleres de artistas y exhibición (se destinará un millón de euros para la compra de espacios)
  • Perspectiva de género en todas las políticas, incluido la selección de personal y las becas
  • Ofrecer más música en la calle y, en concreto, en las superislas

Contra la desigualdad

Según Colau y Subirats, igual que la salud y la educación han sido claves para la igualdad en el siglo XX, las políticas culturales lo será en el siglo XXI para garantizar la igualdad de oportunidades de los ciudadanos. Por eso insiste en la necesidad de vincular las prácticas artísticas al sistema educativo o conectar la ciencia con la cultura, para garantizar el derecho a la práctica cultural, además de mejorar la accesibilidad y garantizar la diversidad a la cultura.

Los principios que articulan todo el plan son: diversidad e interculturalidad, "con la lengua catalana como elemento central de cohesión social", ha señalado Dani Granados; perspectiva feminista; transparencia; transversalidad; descentralización y nuevas centralidades; sostenibilidad y cultura metropolitana (considerando no solo los 3,2 millones de habitantes del área metropolitana sino los 5 millones de la región metropolitana). "Entre el 40% y el 70% de acceso a la cultura que se hace en la región metropolitana se hace en la ciudad de Barcelona, por lo tanto hay que reforzar el peso presupuestario que las otras administraciones hacen en cultura, Generalitat, Diputación y Área Metropolitana", señala Subirats, poniendo de ejemplo la bienal Manifesta y el festival Dansa Metropolitana.

De la inversión de 68,7 millones, la mayoría es presupuesto ordinario del Icub, 17,1 millones extraordinarios para el plan y 9,1 de inversión para equipaciones, como el Canòdrom, l'Escocesa, la Casa Verdaguer, la Fabra i Coats y los bajos que se compren. Este dinero se suma a los 9,5 millones que el Ayuntamiento ha destinado al plan de choque cultural a raíz de la pandemia. 

Las 9 medidas y algunas acciones de gobierno son: 

  1. Cultura en los barrios y acción comunitaria
  2. La programación de Distrito Cultural se eleva a 32 centros cívicos y se añaden las artes visuales además de artes escénicas.
  3. La Mercè pasará de 7 espacios a 30 espacios de la ciudad
  4. Crecimiento del programa Cultura Viva
  5. Cultura de base y sectores culturales
  6. Derecho a las condiciones dignas: acceso a bajos de protección oficial para gestión y creación cultural
  7. Plan de residencias, que pasan de 5 a 20, para conectar Barcelona en el mundo con los intercambios de artistas
  8. Consolidar un programa de becas a los creadores, para que las subvenciones lleguen a estructuras consolidadas
  9. Desplegar la bienal Manifesta de creación contemporánea desde ahora al 2024
  10. Culturas populares y tradicionales
  11. Reconocimiento como espacio de cohesión social y nuevos recursos
  12. Coherencia normativa a los barrios para facilitar esta actividad
  13. Reconocimiento de culturas minorizadas como lo pueblo gitano
  14. Cultura y educación
  15. Sexta hora artística en las escuelas públicas a través de programas específicos, a pesar de que no es competencia municipal (ahora ya existe el Temps d'Art que trabaja en esta línea). Subirats señala que todas las concertadas tienen sexta hora, mientras que las públicas solo cuando está vinculado a necesidades educativas especiales. "Tenemos la voluntad política y esperamos que a la Generalitat le interese", ha apuntado.
  16. Nuevas propuestas extraescolares
  17. Ampliar el programa En Residència a todos los institutos de la ciudad
  18. Cultura feminista
  19. Protocolo de acoso sexual
  20. Apuesta por la paridad
  21. Cultura y espacio público
  22. Programación en las superislas de Barcelona, como se está haciendo en la Rambla con la radio en el quiosco de floristas
  23. De 18 puntos de música en Ciutat Vella a más de 40 a toda la ciudad
  24. Apuesta por el arte urbano con reglamentación y una nueva equipación, El Cilindre d'Horta
  25. Cultura y derechos digitales
  26. El Canòdrom como epicentro para el impulso de los derechos culturales
  27. Programa de Archivos Abiertos
  28. Alfabetización digital
  29. Actualización del sistema de museos 
  30. Nueva política de precios que contemple el horizonte vinculado a la gratuidad de los museos municipales vinculado al carné de bibliotecas
  31. Bibliotecas
  32. Más allá del acceso, incorporar la práctica cultural
stats