Música
Cultura  /  Música 22/05/2022

Luna Ki: "Lo quiero ser todo en la vida: hombre, mujer, dios, semidiós"

Cantante, publica el disco 'CL34N'

5 min
Luna Ki en una fotografía hecha en Barcelona la semana pasada

BarcelonaLuna Ki (Barcelona, 1999) empezó a cantar para abocar en la música todo el dolor, la incomprensión y el desprecio que sufría durante la adolescencia. Después de hacer el bachillerato en la Escola Massana, se marchó a Madrid para estudiar moda, pero no se sentía a gusto y lo abandonó. Tenía 19 años y vivía en un sótano con Khaled, del grupo Pxxr Gvng. Aquel piso se convirtió en la sede del underground y del trap de Madrid; era un after constante y quedó destrozado. Entonces volvió a casa solo con un USB con canciones grabadas. "No podía mirar a mis padres a la cara. Había dejado la universidad y tenía una deuda de mil euros por el piso", explica la artista. Después de insistir e insistir, su padre, el publicista Ginés Górriz, accedió a darle 15 euros para publicar en internet su primera canción. Y de ahí, al éxito: Luna Ki lanzó su primer tema, Septiembre, el 2018, se dio a conocer por todas partes y hace unos meses estuvo a punto de competir en el Benidorm Fest con Voy a morir. Ahora publica su primer disco, CL34N (Sony), y el 27 de mayo pasará por la Sala Apolo de Barcelona para presentarlo.

Empezaste a cantar de manera profesional a raíz de la muerte del rapero Lil Peep.

— Todos mis referentes estaban muertos o eran gente muy sensible que lo estaba pasando mal: Britney Spears, Amy Winehouse, Michael Jackson, Kurt Cobain. En Lil Peep me veía reflejada, su música era triste y pesimista. En su primera gira los fans seguíamos cada día dónde iba, cómo se levantaba, siempre se estaba tomando pastillas y lo enseñaba en las redes sociales. Sufrió una sobredosis y murió. Yo hacía segundo de bachillerato y entré en depresión. Había consumido medicamentos porque me los habían recetado, había vivido esto de ir al hospital con el brazo sangrando después de un intento de suicidio y me habían enviado a casa con unas pastillas con las cuales me podía suicidar. La muerte de Lil Peep fue muy importante para mí para saber con qué estaba jugando, para poner un antes y un después y querer completar lo que él nunca pudo hacer.

En tus canciones hablas del acoso escolar y reivindicas la diferencia.

— Siempre he querido vestir diferente, dejar huella, llamar la atención. Con la música siento que he encontrado mi lugar, tengo un altavoz y ayudo a mucha gente. Me sirve para canalizar lo que me pasa sin sentirme tan frustrada con el mundo como antes. Vivimos en una sociedad en que mandan los adultos, que desprecian la niñez y la adolescencia; en que un profesor puede estar destrozando a un niño y quizás nadie lo evita. Las épocas más lúcidas de mi vida, con más madurez mental, fueron mis 13, 14, 15 años, pero los sufrí mucho y fui despreciada tanto dentro como fuera de casa.

La diferencia a menudo provoca rechazo. ¿Cómo lo gestionas?

— Siempre he molestado a la gente y he recibido desprecio por ser como soy. Si estoy cantando en el Palau Sant Jordi no creo que sea una mala persona, pero siempre habrá una parte que lo criticará. De hecho, me gusta leer las críticas. Algunas están fuera de lugar y pertenecen a este 90% de gente que no cambia el mundo, solo hacen que siga siendo igual, copian patrones y educan a sus hijos del mismo modo. Pero también hay una parte de la sociedad que la intenta cambiar, que va a terapia, que ayuda.

¿Con qué género te identificas?

— Durante 18 años he sido una mujer muy feminista y lo digo con orgullo. He sufrido abusos, desprecio, sexualización en el hogar desde que soy una niña. Vengo de una familia de latinos mucho menos progresista. Que yo enseñe un pecho en casa es una locura. Por eso he estado a primera fila de las manifestaciones feministas con los pechos afuera. Me cansé de todo lo que había sufrido, no estoy de acuerdo con todo el que el género significa hoy en día. Creo en una sociedad bisexual en la que el género no es importante a la hora de presentarse al mundo.

Luna Ki en una fotografía hecha en Barcelona la semana pasada

En cierto modo, rechazas parte de tu feminidad. ¿Por qué?

— Fui a preguntar para hacerme una mastectomía y el médico tuvo el morro de decirme: "¿Pero por qué? Si tus pechos son muy bonitos". Se supone que toda la naturaleza femenina se tiene que conservar. El problema empieza cuando salgo a la calle y me miran como me miran. No puedo más. Todo esto viene de un sufrimiento de mujer, a pesar de que no me siento un hombre. Hay un punto de empoderamiento y de provocación. Cuando te presentas con un pene las cosas son muy diferentes. Esto mío es filosófico, no es solo que tenga disforia. Con 15 años estaba preguntando cómo podía dejar de ser civil, porque quería ser un animal.

Hace unos meses publicaste en Instagram una imagen con una prótesis de un pene que generó mucha polémica.

— Quiero ser diferente, y por eso me hice la foto con la prótesis. Aquella imagen marcó el momento de más bullying de mi vida. Es una prótesis que se pone cualquier chico trans, y la única diferencia entre un chico trans y yo es que no he tenido la valentía de quitarme los pechos y que llevo el pelo largo. En mi música hablo en masculino. He estado con una lesbiana y con una chica hetero, ¿entonces qué soy? Y si estoy con un chico gay, ¿qué soy? Hay una fantasía en los hombres que se me han acercado por el hecho de que yo tenga pene, me lo han dicho muchas veces. Lo quiero ser todo, en la vida: hombre, mujer, dios, semidiós, amigo, enemigo.

Todas tus canciones son con autotune. Esto hizo que dejaras de participar en el Benidorm Fest . ¿Qué piensas de la gente que se opone a esta herramienta musical?

— Decir que no al autotune es como decir a una persona con síndrome de Down que no puede desfilar en una pasarela porque no es bella. Significa excluir una parte de la música del concurso. Ellos se lo pierden. Lo que me importa es cómo se han hecho las cosas en el Benidorm Fest, las consecuencias psicológicas y de malestar que hemos sufrido yo y mi equipo, el poco tacto que se ha tenido y el silencio que nos han pedido.

¿A qué te refieres, cuando hablas de silencio?

— Me dijeron que no podía usar el autotune porque Europa lo rechazaba. Lo acepté, pero después resulta que fue el Benidorm Fest quien decidió que yo no actuara. Ni estaba en las normas ni nada. Se lo inventaron. Me echaron cinco días antes del festival. Me pusieron en una situación muy complicada, me había planteado hacer la versión acústica, había trabajado en ello. El Benidorm Fest ha sido un fenómeno televisivo, y me ha sorprendido cómo hemos crecido todos, pero también pienso que se han utilizado a seis personas conocidas como altavoz para que el festival fuera relevante.

stats