Teatro
Cultura 15/11/2021

Imma Colomer: "No tengo glamur ni nada para ser diva"

6 min
Imma Colomer hará 75 años este diciembre

BarcelonaNos encontramos en un café de Gràcia cerca de su casa, donde desde la ventana ve el Teatre Lliure. Imma Colomer (Barcelona, 1946) rememora su extensa carrera sin autocomplacencia ni medallas. Se saca importancia siempre que puede. Dice que los 75 años que hará en diciembre le han pasado volando. "Lo mejor de hacerse mayor es tener salud, y lo peor, perder amigos por el camino". El 7 de diciembre actúa en El Canal con I només jo vaig escapar-ne y ha dirigido Solitud a Stromboli, que está de gira. Este lunes le entregan el premio Butaca Honorífica Anna Lizaran 2021.

Premio honorífico Anna Lizaran. Ustedes eran amigas.

— Como mínimo estuvimos 13 años trabajando juntas, tres con Comediantes [1970-73] y diez en el Teatre Lliure [1976-86]. Después la dirigí en un espectáculo poético. Este es el premio Anna Lizaran, haber podido convivir con ella; hemos sido como hermanas. A veces pienso que no le dije lo suficiente cómo me había impresionado en algunas obras.

Dejó de ser maestra y entró en dos de las compañías más importantes de la historia del teatro catalán. ¿Cómo lo recuerda?

— Fue mi escuela. Con Joan Font aprendimos la performance, la utilización de materiales, la improvisación... Nos lo hacíamos todo, con todas las horas del mundo, aunque yo no viví nunca con ellos. Jugábamos mucho y nos divertíamos. Después nos llamó Fabià Puigserver a Anna, a Fermí Reixach y a mí, y nos gustó lo que nos proponía. Entonces nadie sabía qué sería el Lliure, pero tenían un proyecto muy potente y nos deslumbró. Fabià era un genio; todo lo que tocaba lo convertía en una cosa importante.

¿Allí está la esencia de la actriz que es hoy?

— Totalmente. Es una época de vida extraordinaria, con éxitos y fracasos. Quien iba al Lliure una vez, volvía, sobre todo por aquella proximidad, por puestas en escena muy originales. Fabià se había educado en Polonia y [Lluís] Pasqual viajaba a Italia por Strehler, y se traían las cosas que los emocionaban. Los amigos que nos rodeaban eran amantes de lo que pasaba en Europa; yo fui a ver a Anna a la Escuela Lecoq. Cada obra te llevaba a un mundo y era una sorpresa. Solo empezar, Camí de nit. Fue un bombazo, personal también, descubrir que podías hacer cosas en las que ni habías pensado. Les tres germanes, La bella Helena... Cerré la etapa del Lliure porque no quería repetirme y ya no daba más de mí, también por el bien de la historia del Lliure. Me fui al HB Studio de Nueva York.

Ha tenido una vis cómica potente.

— A mi pesar. Yo he dicho cosas serias y la gente ha estallado de risa, y me ha sabido mal. En la primera obra amateur que hice, de Manuel de Pedrolo, con Carme Elias, yo hacía de muchacha y cuando salí la gente se meó de risa. Me giré por si llevaba la falda arremangada. Supongo que tengo cara de chiste. Quizás lo habría podido aprovechar más, pero es que yo soy muy seria y me gustan las cosas dramáticas.

Ha actuado en los principales teatros catalanes y con grandes títulos. ¿Cómo fue vivir esta profesionalización e institucionalización del teatro?

— Fue más estable y eso vicia un poco. Cuando tienes a alguien que hace el vestuario y a alguien que te peina, cuesta ir atrás. Con Elsa Schneider de Sergi Belbel (1987) me di cuenta que solo me tenía que preocupar por la interpretación y era una satisfacción. Piensas que va seriamente.

En sus espectáculos siempre se ha entregado al equipo. ¿Dónde queda la diva?

— Soy la antidiva. No tengo glamur ni nada para ser diva y acostumbran a tomarme el pelo cuando negocio precios. Hace mucho tiempo que estoy trabajando y he trabajado en lugares emblemáticos, eso sí. Mi tesoro es todo lo que he vivido, aquellos años 70 y 80 que fueron convulsos en todos los sentidos y después el asentamiento. Por las ganas de participar, en algunos casos he hecho papeles pequeños, y no se me han caído los anillos. Cuando trabajo, suelo empatizar y entenderme con todo el mundo. Me lo he pasado muy bien con muchos directores, Belbel, Albertí, Pau Miró, lo que decía Pasqual era muy interesante; yo disfruto cuando la persona me enriquece. Jérôme Savary era terrible y estupendo; yo alucinaba pepinos, aquello era un peliculón. Con Gabriel Calderón sufrí porque no lo entendía, cazaba moscas, pero era apasionante. También hay algunos de los que no he aprendido nada y no volvería a trabajar con ellos.

Imma Colomer en la obra 'Talking heads'.

Se dice que cuesta encontrar papeles para actrices mayores, pero en los últimos años usted ha trabajado mucho: Talking heads, I només jo vaig escapar-ne, Un dia qualsevol, Qui bones obres farà...

— Mucho no. He trabajado. Cuesta encontrar trabajo. Hay más papeles para jóvenes, pero ahora es cuando tienes más sabiduría y tienes ganas de saborearlo mejor. A los 50, a los 60, o a mi edad, que de aquí unos días cumpliré 75, puedo decir que hace tiempo que me cuesta encontrar papeles. Últimamente se habla de gente mayor y encuentro que está bien, porque la mitad de la población es mayor y es gente con energía y vida, y son los que llenan el teatro.

En 2005 llega la Dora de Ventdelplà y no sé si es como un huracán, que parece que se lleve 30 años de carrera.

— Los seriales tienen una potencia increíble, te hacen llegar a todas partes. Ya me había pasado con Digui, digui... y Laberint d'ombres, pero Ventdelplà cuajó mucho. Es agradable que te conozcan y piensas que así te tendrán en cuenta y te darán más trabajo.

¿Ha sufrido por eso?

— Yo he aprendido a vivir con poco. En casa éramos once hermanos, con Comediantes no teníamos ni un duro..., pero cuando tienes una criatura es cuando sufres. Por eso me enrollé la manta a la cabeza y pensé en hacer proyectos de dirección, de poco dinero. Y ya no espero que me llamen.

¿Cuando aparecen sus problemas de salud?

— Tengo temblor esencial. Esto empezó hacia el final de Ventdelplà, cuando cumplí 60 años. Cuando empezó era más leve, pero fue un golpe duro. Por eso ya no quiero hacer televisión. Me han ofrecido hacer de madre que tiene esta enfermedad, pero ahora no me apetece, quizás algún día lo haga. Esto también reforzó más que me pasara a la dirección, porque este es mi mundo y me apasiona.

Pero no ha dejado la interpretación.

— Agradezco a los directores que me han dado trabajo, porque te puedes hundir, y yo no tengo ningunas ganas. Yo estoy bien, estoy bien, pero es eso, que tiemblo.

¿De dónde le viene?

— Puede ser por estrés o genético. De estrés he tenido lo que quieras, sobre todo haciendo televisión. Y tengo a algún familiar que lo tiene, pero no mis padres ni mis hermanos. Me sabe mal por mi hija y mi familia, que me tienen que ver así. También es que no me medico, porque son medicamentos muy fuertes y puedes perder la memoria o el equilibrio, y digo: "Que me quede como estoy". Lo tienes que encajar.

¿La presión estética la ha sufrido, como mujer?

— Y tanto, sobre todo al principio. Yo no tenía el estilo de belleza del momento. Recibes desprecio, es insultante.

¿Qué le ha costado la interpretación?

— Me habría gustado tener más hijos, para que mi hija no fuera hija única, pero era todo tan incierto... Mi pareja también es músico y yo aprendía tanto haciendo teatro... Eso sí, emocionalmente se tiene que saber gestionar. Hay altibajos psicológicos y económicos. Vives momentos dolorosos en los que no sale lo que querrías, pero esto es parte del oficio. Yo he estado un año sin trabajo. Tiene costes, sí, como que te lo puedas creer mucho, que yo nunca me lo he creído, pero ¡tiene tantos beneficios!

Ha ganado unos cuantos premios (el Gonzalo Pérez de Olaguer, el de la Crítica, Margarita Xirgu, el Ciutat de Barcelona, la Cruz de Sant Jordi...). ¿Se siente estimada y reconocida?

— Mucho. Creo que ha influido que tengo el temblor y ven que es un obstáculo. Pero es gratificante. Y también pienso: "¿Pero yo qué he hecho y qué puedo hacer por esta gente?"

stats