Apuntes en caliente
Deportes 11/02/2021

Bofetada de realidad a seis días del PSG: los apuntes en caliente del Sevilla-Barça

La capacidad de reacción exhibida por los de Koeman en las últimas semanas se queda corta en el cuerpo a cuerpo con grandes rivales

2 min
Umtiti, a Sánchez Pizjuán.

BarcelonaPrueba no superada. Más allá de las bajas en defensa, de la sobredosis de prórrogas en enero y de la infernal carga de partidos, la derrota en el Pizjuán pone al Barça en su sitio. Es cierto que los azulgranas han mejorado gracias a la reimplantación del 4-3-3 y al regreso de una versión notable de Messi, pero siguen lejos del nivel que se necesita para dominar los grandes escenarios. Perder 2-0 contra el Sevilla no solo pone la Copa cuesta arriba, sino que demuestra que la capacidad de reacción exhibida por los de Koeman en las últimas semanas queda corta en el cuerpo a cuerpo con rivales de primer orden. El equipo no ha superado la prueba a seis días de recibir al PSG en la Champions. Que no le pase nada.

Poesía entre centrales. Monchi lo ha vuelto a hacer. El director deportivo del Sevilla no se equivocaba cuando decidió apostar 25 millones de euros (la cifra más alta de la historia del club) por Koundé. Un año y medio después de su presentación, el central francés ha duplicado su valor y figura en la agenda de los grandes de Europa. Con 22 años y un peinado de artista de la Motown, domina todas las facetas en defensa y gasta un atrevimiento que asusta cuando se suma al ataque. Koundé cotiza al alza en el mercado de centrales mientras que Umtiti, a quien retrató con un túnel antes de marcar el 1-0, lo hace a la baja cada vez que juega. El contraste fue doloroso.

La mili de Pedri. Monchi acertó con Koundé y Planes lo hizo con Pedri, titular indiscutible en el Barça de Koeman. El repertorio del canario ilumina el futuro del club. Le sobran recursos con la pelota en los pies, Messi lo tiene como socio de cabecera y muestra suficiente resistencia y disciplina para ayudar en tareas defensivas. Un 10 para su aportación, con solo 18 añitos, a un equipo en construcción. Pero la falta de experiencia, es normal, se le nota cuando tiene que asumir responsabilidades contra equipos tan bien armados como el Sevilla. Bravo por la insistencia de Koeman en la defensa del talento. Lástima que el holandés no sea tan generoso con el de Riqui Puig.

La huella de Mateu Lahoz. A pesar del 2-0 final, el Barça se acercó a menudo a la portería de Bono, que destacó con tres intervenciones de mérito a Messi. El argentino no pudo ampliar sus guarismos contra el Sevilla, el equipo al que más veces ha batido en su carrera. Ahora bien, podría haber tenido una oportunidad de oro para hacerlo si Mateu Lahoz hubiera revisado en el VAR una acción en la que Suso agarró por la camiseta a Jordi Alba en el límite del área. El árbitro valenciano pitó la infracción fuera, pero Koeman y los jugadores, apresurados para remontar, le pidieron que comprobara las imágenes por si había decidido bien. No les hizo caso. Y era penal.

stats