Barça
Deportes 04/03/2021

Toni Freixa: "Hay que investigar el Barçagate, pero Laporta espió a directivos"

TONI PADILLA / MARTÍ MOLINA
8 min
Disponible en:

BarcelonaToni Freixa i Martí (Barcelona, 1968) llega optimista al tramo final de las elecciones al Barça. Ex jugador de fútbol amateur y abogado de profesión, lleva dos décadas relacionado con el club, entrando y saliendo de la junta bajo el mandato de tres presidentes diferentes. Ahora, por segunda vez consecutiva aspira a ser él quien dirija el club, tras la decepción de 2015, cuando consiguió menos votos que firmas para ser candidato.

¿Está disfrutando esta campaña extraña, diferente?

— Me habría gustado disfrutarla más, como en 2015, viajando más. Me gusta el cuerpo a cuerpo, hablar... Yo conozco a mucha gente de peñas y del entorno... Ahora es muy frío, todo detrás de una pantalla.

¿Qué diría a aquellos que dicen que los candidatos quieren ser presidentes por sus intereses económicos?

— Yo soy barcelonista desde siempre. De hecho, hemos firmado un documento con los grupos de la grada de animación, puesto que los conocemos de los partidos, de los viajes, de echar la cerveza en la Travessera de les Corts. Nosotros vivimos el Barça. Tenemos el conocimiento del club, no somos unos oportunistas que quieren llegar al club para obtener un rendimiento o unos beneficios.

¿Se presenta por ego?

— No. Ahora bien, no aspiro a ser un presidente desconocido, no. Sería imposible con este cargo y mi manera de hacer. Pero no es ego. Cuando era secretario de la directiva ya era muy feliz. Y si me encuentro personas que me preguntan si ya me lo he pensado bien, viendo lo que les ha pasado al presidente Núñez, a Sandro, ahora al Barto, que ha pasado una noche en el cuartel de los Mossos, les digo :"Sí, y tanto". El Barça es muy importante para mí. Y lo podemos gestionar sin tener que acabar así, a pesar de que el riesgo siempre está. 

Antes del corte de las firmas el ARA le preguntó si serían unas elecciones a dos. ¿Tenía razón usted?

— Yo tenía razón afirmando que pasaría el corte, pero tú tenías razón diciendo que era una carrera de dos favoritos.

¿Y quién cae de la lista?

— Será entre Joan Laporta y yo. Mi sensación, por las informaciones y las percepciones, después de hablar con los socios, es que será entre las dos opciones vistas como más antitéticas.

¿Por qué razón descarta a Font, qué ha pasado?

— Nuestro crecimiento. El socio quiere proteger al Barça, mantenerlo al margen de intereses políticos o mediáticos... Ahora mismo muchos socios me dicen que están asustados, porque tienen la sensación de que se quieren apoderar del club. Y están dispuestos a cualquier cosa. Por ejemplo, el Barçagate vuelve a estar sobre la mesa como primera noticia, cuando ya llevamos meses con esta información. Si es grave lo tienen que decir los tribunales, pero esta semana hemos visto detenciones no acordadas por el juez, por ejemplo. Han detenido al presidente del Barça, lo han hecho pasar la noche en la comisaría cuando estaba citado a declarar en un juzgado de Barcelona y él tiene domicilio en Barcelona... Se tienen que depurar responsabilidades e investigar, pero detecto un cierto nerviosismo.

¿Habla de gente que quiere apoderarse del Barça? ¿Pero existe una candidatura 100% neutral? ¿No es imposible?

— La candidatura 100% fiel al Barça sí que existe, es la nuestra. Claro que dentro de la masa social hay gente de todo tipo, pero no tenemos apoyos ajenos al club. Un poder político es ajeno, una empresa que tenga un medio de comunicación es ajena, un agente de jugadores es ajeno al club. Nos referimos a gente que no tenga que agradecer estos apoyos si llega a la presidencia. Y la prueba es que en los medios nosotros seguimos sin estar... Bien, un poco, puesto que hemos pasado el corte, pero da risa leer artículos donde hablan de encuestas... ¿Qué encuestas? ¡Si no hay ninguna! Quieren diseñar un escenario con un favorito. Para que la gente no vote. O vote a esa candidatura...

Seguramente se trata de encuestas internas de candidaturas que llegan a los medios...

— Yo no las he visto. Si fueran reales, estarían a la vista de todo el mundo. Nosotros tenemos nuestra encuesta, la de hablar con los socios. Y nos dice que podemos ganar.

Por lo tanto, niega tener que devolver favores si gana. Niega tener apoyos y avales vinculados a empresarios o partidos políticos...

— Absolutamente. Tanto en 2015 como ahora. Yo soy el que soy, siempre independiente. Estuve junto a tres presidentes diferentes, a pesar de que quieran relacionarme solo con dos. Soy el que soy, acompañado por barcelonistas que solo piensan en lo mejor para el club.

¿Le preocupa que el socio pueda relacionarlo con el mandato de Bartomeu?

— Se está haciendo. La intención de este entorno perverso es hacerme pasar por continuista, atribuirme la condición de responsable de lo que ha pasado en el club después del 2015, cuando Bartomeu me cesó como secretario y me presenté a unas elecciones con una lista diferente de la suya. Pero abiertamente en las radios, en los diarios, alguna gente dice sin complejos que soy continuista para manipular la opinión pública. El Barça está en peligro, se quieren apoderar de él.

¿A quién puede beneficiar el voto por correo? ¿Tiene miedo de que el domingo vote poca gente?

— Ni idea de quién podría ser beneficiado por el voto por correo. Confio en que el socio votará. Al socio le preocupa el club. Hay restricciones, cierto. De hecho, sorprende que el Govern de la Generalitat diga ahora que el socio no se puede saltar el confinamiento municipal para votar, cuando en el voto de censura sí que se podía hecho. Todo esto el socio lo ve.

¿Se puede mantener un Barça catalanista sin hacer política?

— El Govern hace política y el Barça hace país. Se hace barcelonismo con el deporte, la cultura, la lengua... pero sin los intereses de los partidos políticos. Hay que tener una relación cordial con el Govern, pero son cosas diferentes.

¿Hay que cambiar la manera de mandar en el club? El sumario del caso Barçagate habla de prácticas muy graves, de un Barça atrapado por los conflictos personales.

— No es una manera adecuada de mandar, pero es una manera de hacer que se repite. A finales del mandato de Laporta también hubo un caso de espionaje, con Método 3 espiando a directivos, políticos, a mí mismo... Incluso se espiaron a chicas. Digámoslo así, sin entrar en detalles de quién eran. Todo con dinero del club. Es una práctica que hay que eliminar del todo. Con nosotros no pasaría. Solo pensaremos en lo mejor para el club, no en otros intereses.

Pero, por ejemplo, su relación con Laporta es muy mala...

— Yo quiero ser el presidente de todos los culés, así que contaría con Laporta para lo que haga falta, puesto que es un activo de la historia reciente del barcelonismo. Hay que abandonar la política de trincheras. Todo ello es un triste reflejo del que nos pasa. Invito a mirar un tuit mío en el que digo que quiero defender al club y recibo 1.400 insultos. Y esto no lo organiza el Barçagate, pero alguien lo ha organizado.

Toni Freixa durante la entrevista con el ARA

¿Se puede acabar con los ismos?

— Sí. A mucha gente le sorprende. Deben de ser los mismos sorprendidos cuando digo que soy nuñista y cruyffista. Ha sido uno de los hits de la campaña. El entorno ve un ismo como una trinchera. Para mí no, los dos son referentes. De hecho, uno fichó al otro. Y Cruyff es la persona más decisiva a nivel futbolístico de nuestra historia. Una cosa diferente es el grupo de presión de los que se han apoderado de su figura y te dan un carné para decir si puedes ser cruyffista o no. No lo quiero, ese carné, pero sí que quiero sus ideas de fútbol. Por eso forma parte del proyecto en Lluís Carreras, cruyffista de pura cepa. Yo mismo fui entrenado por Albert Benaiges y Laureano Ruiz. Fui un futbolista amateur normalillo, pero el fútbol es una de mis pasiones y soy el único de los tres candidatos que realmente cree en él. Yo lo he vivido con fundamentos, los otros no. Conmigo, el Barça recuperará el estilo de una manera irrenunciable. Y se aplicaría a toda La Masía inmediatamente, sin tener que hacer una gran revolución trayendo a 25 ejecutivos como hacen otros.

Ha sido el único candidato que ha defendido vender activos como parte de la empresa Barçacorporate...

— Estos activos no son los esenciales, como pueden serlo el patrimonio o los jugadores. Es una línea de negocio creada en 2015 para hacer crecer los ingresos. Y una opción es tener un socio para hacerlo juntos. El mundo audiovisual es un sector que hay que trabajar. Y hemos seleccionado un buen inversor que quiere ser nuestro socio.

Y de paso llegaría dinero para fichar a tres jugadores de primer nivel. Y no hablamos de Eric García...

— Esta inversión, sumada a la reestructuración de la deuda y la rebaja de la masa salarial, nos permitiría fichar a tres jugadores de aquellos que siempre ha fichado el Barça. Sabemos quién son. Pero no diremos los nombres hasta la rueda de prensa para anunciar su fichaje. Eric García será jugador del Barça durante muchos años, pero no sería uno de estos nombres. Pero llegará, ya hemos hablado con Ivan de Peña.

Laporta dice que, con él de presidente, Messi se quedaría. Pero que usted no se lleva bien.

— Habla desde el desconocimiento más absoluto. No digo que su parte sea cierta, pero tendré que ser yo quien diga qué relación tengo con los Messi. Estoy seguro que la conversación porque se quede irá bien.

¿Si un candidato dijera que Messi tiene que marchar esto le restaría votos? Todo el mundo dice que se tiene que quedar.

— Hay tres aspectos. A nivel futbolístico, es evidente que queremos que siga con nosotros. Después hay que saber su voluntad y, en tercer lugar, las condiciones contractuales, que serán aquellas que el club se pueda permitir. Si sus condiciones no nos las podemos permitir, marcharía por este motivo. Pero estoy seguro que no será un grave problema. Messi es barcelonista y conoce la realidad del club.

El otro nombre de las elecciones es Xavi. Dice que ha hablado con él y que no quiere ser director deportivo. ¿Le extraña su silencio?

— El quiere ser entrenador, no quiere estar dentro de un despacho. Nosotros le dijimos que queremos que entre en el club la próxima temporada entrenando al Barça B, como hicieron Guardiola o Luis Enrique. Creemos que sería bueno para Xavi y para los jugadores del filial, que disfrutarían de una gran experiencia antes de dar el salto al primer equipo. Su silencio no me extraña, ya lo preveía. Nosotros hemos hablado con todo el mundo, te podría decir más nombres. Y nunca les hemos pedido nada públicamente. Si el nombre de Xavi sale es porque está muy presente en la campaña y había que decir que yo también he hablado. De hecho, los nombres que han salido, Xavi y Jordi Cruyff, han hecho comunicados para decir que no están en la campaña, que están trabajando en Doha y China.

¿Se ha hablado poco de economía en campaña justo cuando más se tendría que hacer?

— En parte, el proyecto económico está relacionado con el deportivo. Los ingresos llegan si la gestión deportiva es excelente. No puedes traer a ningún gurú económico para salvar el club sin gente que mande a nivel deportivo con buen criterio. La deuda la puedes devolver si tienes dinero y tienes tiempo. No tenemos ningún mensaje catastrofista, el Barça ofrece credibilidad al mercado. De hecho, Goldmans Sachs quiere prestar 815 millones para hacer el Espacio Barça sin ninguna garantía, por lo tanto, confía en el club.

¿Cómo imagina el estadio cuando puedan volver los hinchas?

— Queremos un estadio con más animación, más barcelonista. Nos hace falta encontrar un equilibrio entre un estadio barcelonista y un recinto que dé dinero, puesto que el campo no está siempre lleno. Usaremos el asiento libre, pero no lo queremos incentivar. Hay que animar a la gente que vaya al campo, de hecho.

Si gana, ¿cómo imagina el primer día?

— Conozco bien el club. Conozco las oficinas y me reuniría con el director general para saber las primeras decisiones que hay que tomar, puesto que la gestora no ha podido hacer mucha cosa, porque recibió cartas con amenazas de querellas. Así que hay que ir por trabajo, visitar la ciudad deportiva, el Palau... y hablar con todo el mundo.

stats