Barça
Deportes  /  Barça 07/08/2022

El Barça no tiene piedad del Pumas (6-0)

Lewandowski aprovecha el Gamper para marcar su primer gol con la camiseta azulgrana

4 min
Pedri y Gavi, felicitando Robert Lewandowski después del primer gol del Barça

BarcelonaSolo habían pasado diez minutos de partido y el Barça ya había rematado cuatro veces a portería. Tres goles y una pelota al palo. La superioridad azulgrana fue tan grande en el Trofeo Joan Gamper que, si el equipo no llega a levantar el pie del acelerador, el partido habría acabado con una goleada todavía más escandalosa (6-0). Lewandowski, Pedri (2), Dembélé, Aubameyang y Frenkie de Jong fueron los autores de las dianas.

El Pumas, rival que se tuvo que escoger deprisa y corriendo después de que el Roma dejara plantado al Barça, no hizo tambalear en ningún momento la solidez azulgrana. En cambio, el festival de goles y de ocasiones sirvieron para que los más de 83.000 aficionados que fueron al Camp Nou disfrutaran al máximo. Lewandowski se estrenaba como goleador, Pedri hacía una exhibición en medio del campo y en el área rival, y tanto Dembélé como Raphinha desbordaban una vez sí y otra vez también por las bandas respectivas.

El Pumas, un rival muy flojo

El Gamper, tal como lo entiende el presidente Joan Laporta, es un acontecimiento con un triple objetivo. Empezando por presentar el equipo, siguiendo por llenar el estadio y acabando por jugar con un rival de primer nivel que permita examinar al Barça justo antes de que empiece la temporada. El Pumas no cumplió, ni mucho menos, este último punto. El equipo mexicano no estuvo a la altura, ni a nivel técnico ni a nivel táctico. Y, en algunos momentos, también se llegaba a dudar si algunos jugadores estaban en forma. Y eso que en México la liga ya hace siete jornadas que empezó.

La afición tenía ganas de fiesta y Lewandowski se encargó de servir la máxima diversión posible. El polaco convirtió en gol la primera pelota que tocó, recibiendo en el área, recortando al portero y marcando a pesar de quedarse casi sin ángulo. Habrían podido llegar un par más, si no fuera porque el palo, primero, y el portero, después, evitaron sus remates. Pero es que el concurso del fichaje estrella del Barça, de este verano, no se acabó con los remates. Intervino en tres de los otros cuatro goles que se marcaron mientras estaba en el césped. En dos, como asistente principal. Jugó una hora y mereció el premio al Jugador Estrella del torneo.

Lewandowski fue el nombre más mediático del partido a pesar de que no el único protagonista en el césped. Pedri solo disputó la primera mitad, pero tuvo de sobra para demostrar todo su potencial. Un gol y una asistencia, además de una exhibición en el juego de posición, en el control del juego y en la presión. El Pumas no era gran cosa, pero la solidez en medio del campo fue tan grande que impidió que los mexicanos tuvieran muchas ocasiones de peligro. De hecho, solo dos remates entre los tres palos, y los dos resueltos magníficamente por un Ter Stegen que tuvo poco trabajo, pero la que tuvo la paró como en los viejos tiempos.

Para el Pumas, que solo ha ganado uno de los seis partidos que ha disputado en México -ha empatado cinco-, el partido no tenía demasiada historia. Ahora bien, para Xavi era todo lo contrario. El técnico azulgrana veía en el Gamper un último banco de pruebas antes de empezar la competición. No se cansó de dar indicaciones y de seguir con atención un duelo donde hizo que Dembélé y Raphinha, los dos extremos titulares, se intercambiaran las posiciones a lo largo del primer tiempo. Dembélé marcó, con un remate marca de la casa después de una centrada de Raphinha. El brasileño, en cambio, se quedó con la miel en los labios después de enviar una pelota al palo.

Dani Alves, que volvía al Camp Nou con la camiseta del Pumas -el club aprovechó para rendirle homenaje-, no pudo hacer nada para parar el vendaval azulgrana. Tampoco lo ayudaban sus compañeros, que sacaban la pelota de detrás con mucha dificultad y cometían numerosos errores en el fuera de juego. Seis goles son muchos. Ahora bien, la realidad es que el Barça habría podido hacer mucha más sangre. Al final todo fueron abrazos y Alves acabó recibiendo la felicitación de todos los jugadores azulgranas, que además lo mantearon en el círculo central.

Frenkie de Jong se reivindica con un gol en el Gamper

Alves ya no está. Frenkie de Jong, en cambio, está haciendo equilibrios para no tener que marcharse. El centrocampista neerlandés, a quien el club quiere vender por razones económicas, salió en la segunda parte en el lugar de Pedri. Lo hizo más que bien, motivado y con ganas de reivindicarse en un Camp Nou que lo recibió con una ovación. Su terquedad tuvo premio, puesto que fue el autor del sexto gol, en una jugada donde lo hizo todo: recuperar en el medio del campo, encarar al portero y superarlo con un remate ajustado al palo. Unos minutos antes, Aubameyang había sido el encargado de hacer el quinto, rematando en el segundo palo una centrada de Kessie.

Además del estreno de Lewandowski y Raphinha, el Gamper sirvió para que debutaran en el Camp Nou dos de los otros tres fichajes de este verano. Solo se perdió el partido el central Christensen, por unas molestias musculares. Kessie salió al inicio de la segunda parte para mostrar todo su potencial físico en medio del campo, donde pasó por encima de sus rivales. Mientras que Jules Kounde, el último en llegar, jugó los últimos 30 minutos. Eso sí, las circunstancias del partido impidieron que brillara en uno de sus puntos fuertes, la salida de la pelota. En cualquier caso, el central francés lo hizo con el dorsal 23 en la espalda, el que ha llevado hasta ahora Umtiti. Umtiti, a quien el club también quiere vender, no fue ni a la presentación oficial de la plantilla, lo que hace pensar en una salida inminente.

stats