Barça
Deportes  /  Barça 04/02/2022

Laporta aleja el nuevo Camp Nou de Bartomeu y lo acerca a Foster

IDOM, consultora aportada por la nueva junta, gana peso en relación a Nikken Sekkei

3 min
Espai Barça

BarcelonaUno de los objetivos que tiene la junta directiva de Joan Laporta en los próximos meses es poder mover alguna máquina este verano para empezar la remodelación del Camp Nou, que se pretende que esté finalizada para el 2025. Por este motivo se trabaja para tener una licencia por fases que permita, al menos, hacer las cimentaciones. Además, también se dispondría de una licencia de demolición necesaria para echar a tierra algunas estructuras del estadio azulgrana antes de iniciar la remodelación. Pero desde ahora hasta el verano no habrá tiempo material para conseguir la licencia definitiva de obras. “A menos que la parte política del Ayuntamiento de Barcelona presione a los técnicos para agilizar el proceso”, puntualiza una fuente conocedora del proyecto patrimonial.

La directiva, que es optimista de cara a empezar los trabajos este verano, a pesar de que todavía no ha adjudicado la obra a ninguna constructora, está rehaciendo intensamente el proyecto del Espai Barça que tenía diseñado la junta directiva de Josep Maria Bartomeu. Y esto comportará que cuando se haya concretado la actualización el Ayuntamiento tenga que dar el visto bueno, una tramitación que según los expertos puede comportar bastantes meses. La empresa española IDOM ha cogido mucho peso en esta remodelación del proyecto desde la llegada a la presidencia de Laporta en marzo del 2021. De hecho, IDOM, que también trabaja para la Liga, ya colaboró con Estimem el Barça durante la campaña electoral, preparando las presentaciones del Espai Barça que se hicieron en la sede de la Fábrica Moritz. Además, Ramon Rodríguez, el sustituto de Bill Mannarelli al frente del departamento del Espai Barça, es un extrabajador de IDOM.

IDOM, cada vez con más peso

“IDOM siempre quiso dinamitar el proyecto de Nikken Sekkei (el que aprobó la junta de Bartomeu) porque son muy agresivos comercialmente”, explica al ARA una fuente conocedora de lo que está sucediendo. “Y ahora son los encargados de que el proyecto se vaya asemejando cada vez más al que tenía Laporta durante su primer mandato (el de Norman Foster) y menos al de Sikkei”, añade. Esta empresa ha vivido algunas polémicas en la construcción de otros estadios de la liga española. En el nuevo San Mamés, cuya estructura fue diseñada por IDOM, hubo goteras e incluso inundaciones en noviembre del 2013, solo dos meses después de haberse inaugurado. Una expedición de ejecutivos azulgranas visitó precisamente el estadio vasco, coincidiendo con el último partido de Copa, para observar aspectos de operativa. Por otro lado, en noviembre también hubo goteras importantes en la nueva cubierta del Ciutat de Valencia. Solo un año antes se había finalizado la remodelación del estadio, realizada por IDOM.

Norman Foster y Joan Laporta en la presentación del proyecto en 2007.

Poca experiencia en instalaciones deportivas

Un hecho que preocupa a algunos conocedores del proyecto del Espai Barça es que ahora mismo los principales responsables no tienen experiencia en instalaciones deportivas de primer nivel. Sin ir más lejos, el director del departamento, Ramon Rodríguez, es un ingeniero de caminos especialista, entre otros ámbitos, en el del ferrocarril. Aun así, desde dentro del club informan que su tarea “es de gestor” y más adelante se pueden tomar nuevas decisiones si la situación lo requiere. La mayor parte del resto de trabajadores son project managers (directores de proyecto) que habían trabajado previamente de forma conjunta. 

“En el club hay desconocimiento de cómo funcionan las cosas en la construcción de instalaciones deportivas y desorganización en el departamento del Espai Barça”, sentencia una persona que trabajó allí. “Hay perfiles de empleados repetidos y los problemas se han intentado solucionar contratando cada vez a más personal, hecho que ha comportado un número desorbitado de trabajadores (casi una treintena), y hace años que los empleados jóvenes cobran entre 40.000 y 45.000 euros el año, una cifra que en este sector no consigues hasta que tienes una década de experiencia”, añade. Mientras tanto, varios ejecutivos del club están de viaje para cerrar la financiación de 1.500 millones de euros para el Espai Barça , que el referéndum telemático dio permiso para buscar.

stats