Barça
Deportes  /  Barça 08/12/2022

Sombra de sospecha sobre el hijo de Laporta por supuestas comisiones en fichajes del Barça

La posible intermediación de uno de los hijos del presidente en operaciones de jugadores del Barça iría en contra de la ley del deporte

4 min
Joan Laporta, hablando durante la presentación de Marcos Alonso como nuevo jugador del Barça

BarcelonaEl 1 de febrero del 2022, durante la presentación del informe forensic que se hizo sobre la gestión de la junta directiva de Josep Maria Bartomeu, Joan Laporta anunció transparencia en el delicado tema de las comisiones en las operaciones económicas del Barça. “En el pasado [haciendo referencia a la etapa de Bartomeu], a veces se han pagado comisiones por fichar a un jugador. Si lo hacemos, lo que no haré será disfrazarlo. Lo explicaré. No diré que cuesta 17 millones y después resulta que 40 van al padre [señalando el fichaje de Neymar en la época de Sandro Rosell]”, aseguró Laporta ese día ante los medios de comunicación que había en el Auditori 1899 del Camp Nou. “Si corresponde pagar una comisión impactante, lo explicaré. No lo esconderé”, insistió.

Pero esta voluntad de ser transparente en las comisiones dejó de ponerse en práctica muy pronto. De hecho, solo seis días después, el 7 de febrero, el Barça anunció oficialmente que había cerrado el acuerdo de patrocinio con Spotify. En las negociaciones con la empresa sueca de reproducción de música por streaming tuvo un papel clave un intermediario, Darren Dein, agente del ex futbolista Thierry Henry y el encargado de traer a Cesc Fàbregas en 2011 al Camp Nou. El propio Laporta agradeció públicamente el trabajo hecho por Dein en la asamblea para aprobar este patrocinio que se celebró el 3 de abril. Pero en ningún momento desveló la elevada comisión que se había llevado Dein por los servicios prestados en aquella operación.

Ahora la falta de transparencia en las comisiones ha abierto dudas sobre el papel que está teniendo Guim Laporta, el hijo mediano del presidente del Barça, como representante de jugadores en algunas operaciones que ha hecho últimamente el club azulgrana. El 18 de julio del 2022, Guim Laporta y Raúl Verdú, representante y ex jugador de fútbol, crearon conjuntamente la empresa Top Level Football 77, dedicada a la gestión y representación de futbolistas de cualquier categoría. El propio Verdú ha reconocido a El Confidencial que la empresa representa a un jugador del cadete A del Barça, Marc Bernal, y que participó en el fichaje de Marcos Alonso por el club azulgrana el verano pasado.

De hecho, la agencia de representación del lateral es Lian Sports Group, vinculada al agente Fali Ramadani. “La empresa [Top Level Football 77], en realidad, no está facturando y solo se ha creado para facilitar que Guim y yo podamos cobrar un salario por los servicios que prestamos a Ramadani”, también admite al digital español Verdú, que añade que tiene pendiente cobrar por la intermediación en el fichaje de Alonso por el Barça. En cambio, apunta que, a pesar de que la empresa colaboró en las salidas del Barça de Sergiño Dest y Clemente Lenglet el verano pasado, no cobró.

El Barça niega el incumplimiento de la ley

Esta intermediación por parte de Guillem Laporta podría provocar una violación del código ético del Barça e, incluso, de la ley del deporte de Catalunya, que deja clao que los directivos (en este caso, Joan Laporta lo sería) tienen prohibido lo siguiente: “Contratar por medio de sus empresas, o en nombre de tercero, con la propia entidad deportiva donde se ejerce funciones directivas. Esta prohibición de autocontratación afecta a las empresas de sus cónyuges, personas vinculadas con una relación de convivencia análoga y de sus descendentes o ascendientes”.

La reacción del Barça ante la publicación de esta información fue hacer una investigación exprés por parte del área de compliance que concluyó que "se ha podido constatar que en ningún caso el Sr. Guillem Laporta ha participado en las operaciones de intermediación para los traspasos o cesiones relativos a las operaciones Alonso-Lenglet-Dest (ni ninguna otra)" y que, desde el Barça, "no se ha efectuado nunca ningún pago a Top Level Football 77". Además, sobre las declaraciones de Verdú, el comunicado de la entidad azulgrana explica que, a pesar de que hayan constituido conjuntamente Top Level Football 77, Verdú y Guillem Laporta son autónomos, con independencia el uno del otro, y que el segundo no ha obtenido ningún beneficio, directo o indirecto, del Barça o de algún jugador del club. El comunicado está firmado por el director de compliance, Sergi Atienza, un abogado que ya tenía relación con Joan Laporta antes de ser designado para el cargo en abril a causa de que tiene el despacho en el mismo edificio de la Avinguda Diagonal de Barcelona desde donde el presidente azulgrana dirige el bufete Laporta & Arbós, para el que Atienza había hecho servicios en el pasado.

En cambio, el comunicado no dice nada sobre otro aspecto del caso que puso sobre la mesa el Què t'hi jugues de SER Catalunya: el hecho de que varios representantes explican que Guillem Laporta habría llamado a jugadores del fútbol base del Barça con la intención de captarlos. El ARA ha preguntado por este aspecto a los despachos del club y la respuesta que ha obtenido es que los implicados "lo desmintieron categóricamente". Por otro lado, la pregunta también se ha trasladado a la dirección del fútbol formativo, responsabilidad de José Ramón Alexanco, y al área de compliance. En estos casos, la respuesta ha sido el silencio.

stats